En una entrevista concedida a un matutino guatemalteco, se refirió a asuntos como la pena de muerte, el fortalecimiento de la justicia, revisión de los contratos de explotación minera, mantener los programas sociales y asumir una actitud firme en el combate a la desnutrición.

Rigoberta Menchú se refiere a temas polémicos

 La candidata de la izquierda guatemalteca, Rigoberta Menchú libra una febril batalla en busca de los votos que el 11 de septiembre le aseguren su presencia en la segunda vuelta electoral.

Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz y candidata presidencial del izquierdista Frente Amplio de Guatemala, una alianza de tres organizaciones políticas que profesan dicha tendencia y varios sectores representativos de la sociedad civil, en una entrevista concedida a la reportera Suseth Casasola, del diario Siglo 21, se refirió a temas polémicos en la sociedad guatemalteca.

Así, expresa que no apoyará la aplicación de la pena de muerte; dotará de mayores recursos al Ministerio Pública y promoverá la eficiencia institucional del Organismo Judicial. También se declara partidaria de revisar los contratos de concesiones mineras y asumir una actitud firme en el combate al calentamiento global. Además, ofrece centrar esfuerzos en la lucha contra la desnutrición y, ante todo, en contra de la impunidad.

1. ¿Si o no a la aplicación de la pena de muerte?No. En el gobierno del Frente Amplio jamás diría sí a la pena de muerte. Sin embargo, sí creemos en la pena máxima de prisión y también creemos que es necesario incrementar la investigación criminal.

Considero que la pena de muerte no reduce los niveles de criminalidad. Imagínese a cuántos tendríamos que fusilar en este país para que la pena de muerte sea una salida a la impunidad y a la falta de justicia que enfrentamos.

La pena de muerte no va a resolver todo. Es un show publicitario de la vida humana. En Guatemala, si además del ajuste de cuentas en la calle se agrega la pena de muerte, sería una visión muy atrasada de cómo aplicar la justicia. Si por algo me respeta el mundo es por decir no a la muerte; a mí no me gustaría jamás que se le haga a alguien lo que me hicieron a mí. Mataron a mi familia y aún así no apoyaría la pena de muerte.

Con mi equipo de trabajo estamos a favor de la lucha contra la impunidad, pero sin interferir en las decisiones que se toman en el sistema legal.

2. ¿Cuáles son las dos medidas urgentes que tomará para fortalecer la justicia?

Primero, el presupuesto es muy importante en el tema de investigación criminal para fortalecer al Ministerio Público (MP). Segundo, promover que las instituciones sean eficientes, así como resguardar su total independencia, porque en Guatemala terminan los políticos justiciando la política y politizando la justicia; son vicios desde hace muchos años.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) es una conquista de nosotros. La CICIG ha jugado un papel importante, pero hay que modificar nuestro sistema de justicia. Hacerlo que no tolere la impunidad, que agarre un vuelo de credibilidad máxima. Llegará un día en que nosotros mismos necesitaremos agenciarnos de un sistema de justicia en el que demos experiencia a otros países.

Yo no encabezaría una depuración, porque tengo que respetar la independencia de la justicia, no subordinar jueces, ni que los diputados vayan a subordinarlos; yo no me meto en los asuntos de deliberación de justicia, sólo si soy querellante. Un presidente debe respetar la independencia de poderes y que no arregle nada en un café. Nosotros vamos a encabezar la lucha contra la impunidad, pero sin dictaminar en nombre del sistema legal.

3. ¿Impulsará su gobierno proyectos de minería, explotación petrolera o hidroeléctrica?
Lo primero que haremos es revisar los contratos firmados. Hay muchos términos que se hicieron ocultos, entre familias, vamos a prohibir, por dignidad universal, de cara al calentamiento global y a la contaminación, la explotación minera a cielo abierto porque ha sido dañina en todo el mundo. Muchas empresas son expulsadas de países donde no las quieren y nos las mandan a nosotros porque somos muy generosos y somos un paraíso. Yo no voy a apoyar un desarrollo en detrimento de la vida.

Las hidroeléctricas tenemos que revisarlas cuidadosamente; podemos traer una cantidad de nuevos conocimientos sin perder de vista que los guatemaltecos generemos nuestras propias fuentes. Vamos a revisar los efectos y no vamos a permitir que las empresas sean juez y parte; tenemos que crear una comunidad científica guatemalteca.

Llamaría a los fondos internacionales para que nos ayuden a hacer un país viable, que responda a todo lo que implica el calentamiento global. La Universidad de San Carlos debe potenciar la investigación científica porque tiene la capacidad para hacerlo.

4. ¿Qué proyectos de la llamada Cohesión Social seguirán en su gobierno y por qué?
Vamos a evaluar sus impactos. Por ejemplo, cuánto se ha gastado y cuáles son sus incidencias reales en la sociedad. Junto a esto, se reorientará y se fortalecerá cada programa en su institucionalidad. La idea es que el primer damo (su esposo) no esté metiendo la mano en los dineros del Estado para gastarlo. Considero que estos programas tienen que tener respaldo jurídico fuera de la politización, porque ya en el Congreso están pactando eso, pero ¿a costa de qué? ¿Sobre qué base están sacando la Ley si no hay evaluación? Creemos que la beneficencia para atender la pobreza es generar la dependencia crónica.

Hay formas de impulsar esas asistencias, pero promoviendo una sostenibilidad desde el aprendizaje, la productividad. Yo no estoy a favor de que al pobre hay que darle todos los días y para siempre; hay que sacar a nuestra gente de la pobreza con capacitación.

Se debe priorizar la desnutrición crónica, porque no podemos negar que hay hambruna en Guatemala. Sin embargo, eso nos indica que hay que producir. Se ha demostrado que los niños que no comen no rendirán jamás en la escuela y nosotros lo hemos visto directamente; hay que buscarle una solución, pero no de dependencia. Si queremos hablar de seguridad alimentaria, no podemos dar pan para que engorden, sino necesitamos producir suficientes alimentos.

(* Extractos de la entrevista)