A no pedir volver atrás, es la crisis del sistema por ser insostenible

El orden mundial entró en la zona de colapso, no hay salida con los comportamientos actuales.

En Europa y Estados Unidos se están produciendo fuertes protestas de millones que ya sufren el decrecimiento en sus medios de vida. Un sector mayoritario con temor se apega a los que aún manejan los instrumentos económicos, políticos, militares, mediáticos, para impedir la caída en un futuro desconocido.
La idea engañosa que ordenan difundir los magnates de las corporaciones y sus gobiernos, adoptada con esperanza por demasiados, es que habrá una recuperación aunque puede tardar unos años, un decenio…
En realidad hay que dialogar con la gente en la base social que se trata de un final y que se requiere su lucha para definir lo que sigue.
El petróleo se agota. Las reservas mundiales de metales están en declive, “El cobre, el zinc, el oro y el uranio figuran entre los principales metales cuyas reservas mundiales parecen en vía de agotamiento”, “Para la gran mayoría de los elementos, las reservas se sitúan entre 39 y 60 años”.[1] Hay una competencia de productores que no encuentran suficientes compradores. Los mares se empobrecen. El cambio climático va en vías de acelerarse. El problema de alimentos se complica por la falta de tierras de cultivo y el aumento de la población. Más de mil millones de habitantes son pobres. El número de ancianos aumenta sobrepasando al de las personas en edad de trabajar. Existe una preparación generalizada para la guerra incluyendo la nuclear.
Estudiando el presente y su porvenir autores predicen un decrecimiento estructural de la producción y el consumo con consecuencias de sufrimiento, inestabilidad, violencia, caos. La fase inicial de esa crisis ya se da en Estados Unidos, Europa, China.
“El prestigioso economista estadounidense Robert Gordon de Northwest University (EE.UU.) cree que las economías occidentales están a punto de iniciar la “great reversal”, la gran marcha atrás. El crecimiento robusto que ha trasformado el mundo desde los albores del capitalismo en el siglo XVIII ya no va a ser posible. ”Antes del 1750 no había crecimiento en el mundo y el crecimiento registrado en los últimos 250 años puede que fuese un periodo único en la historia de la humanidad”, sostiene en un informe publicado en agosto. […] crece un consenso de que Europa y sobre toda las economías post burbuja como España así como EE y EEUU inician ya una larga fase de estancamiento del PIB. Es decir, que estamos a punto de entrar en territorio incógnita en el desarrollo de nuestras sociedades orientados solo por Serge Latouche o Tim Jackson. Pero hay un país que tiene ya dos décadas de experiencia del bajo crecimiento: Japón. El PIB japonés alcanzó su máximo histórico a mediados de los años noventa y jamás ha vuelto a recuperarlo tras años de crecimiento raquítico o decrecimiento En los últimos 20 años la tasa media de crecimiento anual en Japón no llega al 1%…”[2]

Estados Unidos y sus socios europeos han preparado desde hace tiempo una estrategia para este momento y los que siguen. Es la dominación planetaria utilizando todos los medios para lograr su acomodo particular en esas difíciles condiciones. Warren Buffett, la tercera fortuna del mundo, escribió “Hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando.”[3]

Es urgente comprender la crisis actual como el colapso de esta civilización, que no se debe esperar una recuperación duradera del sistema porque la continuidad del crecimiento de la economía y el consumo ahora es imposible.

Especialmente la juventud debe considerar que vendrá el fascismo de los años treinta del siglo 20. Que son ellos los que tienen que colocar su fuerza tras el proyecto alternativo, solidario, planificado, mundial, socialista ecológico. Construir la vida frugal pacífica para todas las especies y medio ambientes.

No hay otra elección sino entre la brutalidad de los megaempresarios occidentales acompañados por los capitalistas locales y la justicia para todos los pueblos.

Sería una falta política muy grave que miles de millones de personas no lleguen a percibir lo que ve claramente Warren Buffett.

Referencia
1 Crisis de materiales Rarefacción de los metales: mañana, el “Peak Everything”, Matthieu Auzanneau, http://rebelion.org/noticia.php?id=158043
2 Japón Vida en Tokio sin crecimiento, Andy Robinson, http://rebelion.org/noticia.php?id=158043
3 Citado por Susan George en entrevista de Paco Cerdá.

Contacto romulo.pardo@gmail.com
www.malpublicados.blogspot.com