SurAmericaPress

Imprimir
Brasil

Catinga literaria y política

Bruno Peron Loureiro :: 17.01.14

La identidad del brasilero también se entiende a partir de las relaciones entre la antropología y la ecología. Tres procesos migratorios aclaran particularmente mi punto:

1) El de los bandeirantes y su ansia de colonizar el interior del país
2) El de los candangos y su trabajo a favor de la construcción de Brasilia como la nueva capital monumental del Brasil
3) El de los sertaneros y su lucha contra un ecosistema indómito en el Nordeste brasilero.

Discurro entre los últimos brevemente a fin de escrutar las particularidades de la naturaleza nordestina. Ningún bioma (conjunto de ecosistemas en un área terrestre) es tan inherente al Brasil como la Catinga, que solo existe en este país. Es una formación vegetal que caracteriza a los estados nordestinos y el Norte de Minas Gerais.

La Catinga es un bioma donde existen pocas lluvias, un suelo seco con formaciones de arbustos y cactus. En él está el escenario de las ramas retorcidas. Ocupa el 11% del territorio brasilero, según la información de 2013 proporcionada por la página web del Ministerio del Medio Ambiente (http://www.mma.gov.br/biomas/caatinga). De la misma manera las mayores dificultades de la Catinga –por cierto también de los otros desiertos brasileros– ha sido la de la preservación ambiental y del uso de los recursos del suelo (en agricultura y agropecuaria).

Otro problema considerable en el debate político brasilero es que la Catinga comprende una región que sufre por la falta de agua. De esta forma se piensa que la esperanza de los habitantes del área afectada por la sequía es el desvío del cauce del Río San Francisco para regar bocas y suelos sedientos. El “río de la integración nacional” tiene una extensión de 2.800 kilómetros, nace en Minas Gerais y atraviesa los Estados de Bahía, Sergipe, Alagoas y Pernambuco.

Sin embargo esta obra de transposición es bastante controversial, por un lado debido a los perjuicios que causará a los sertaneros que ya disponen de irrigación por el río y la demandan como fuente de supervivencia. Por otro, la Catinga sería explotada como un área fértil para la economía, y así se desfigurará un poco más el bioma auténticamente brasilero.

Siendo así el Estado brasilero intenta legitimar el poblamiento de áreas inhóspitas (como es el sertão nordestino) y que deberían ser de preservación ambiental y de desarrollo científico (áreas urbanas de la región Norte) en un país donde existe abundancia de tierras fértiles. En lugar de eternizar la pobreza de aquellas y deforestar éstas para construir distritos industriales, los esfuerzos podrían volverse a la maximización de la calidad de vida en el litoral nordestino y la recolocación de habitantes de las áreas inhóspitas hacia otras donde no se tendría que desviar ríos ni realizar otras obras dispendiosas.

La Catinga podría explorarse como un área de preservación ambiental, investigación científica, complejo turístico y de entrenamiento militar. Con todo, estos ejemplos no agotan lo que es posible hacer para que Brasil tenga integración nacional sin el gasto en obras gigantescas y la manutención de personas donde éstas no deberían vivir. Así se piensa que en mejorar en la práctica la calidad de vida en la región nordeste.

Mientras tanto, la interpretación de la Catinga expuesta, evidencia que una de las prácticas del Estado brasilero es repartir a la gente en cualquier lugar (o dejar que esto suceda) tal como se esparcen las semillas en una plantación. El territorio se ha ido integrando a través de su poblamiento, como se hizo con la “zona franca” de Manaos y como se repite en el escenario de Vidas Secas del escritor Graciliano Ramos. En su libro, Ramos lamenta la degradación de las familias sertaneras por la aspereza del sertão nordestino.

El brasilero no huye de los desafíos. Acepta enfrentar los retos que impone la ecología a su entendimiento antropológico. La Catinga tiene algo de literario y de político. La situación ideal es que todos los brasileros tengan condiciones para vivir bien, sin depender del Estado, pero para alcanzarla muchos pelean por su espacio dentro de esa integración nacional.

http://www.brunoperon.com.br
Publicación Barómetro 13-01-14


http://suramericapress.com :: Versión para imprimir