Las encuestas le dan una clara ventaja en las eleccionesen de hoy

La izquierda sueca se perfila favorita

La izquierda sueca es gran favorita para recuperar el poder en las elecciones de hoy, tras ocho años de un gobierno derechista con políticas neoliberales. Los sondeos difundidos en las últimas horas coinciden en señalar una clara ventaja de 6 a 7 puntos del bloque opositor frente a la gubernamental Alianza por Suecia (centroderecha).

La mayor parte de los sondeos apunta a un desplome del conservador Partido Moderado del primer ministro, Fredrik Reinfeldt, y a un triunfo socialdemócrata del ex sindicalista Kjell Stefan Lofven, que podría ser mellado en parte por el ascenso del xenófobo Demócratas de Suecia (DS), potencial tercera fuerza en el nuevo Parlamento.

Uno de los temas en disputa es la gestión privada de servicios públicos, que trajo grandes beneficios para las empresas, pero tuvo malos efectos en las prestaciones. El otro tema es el alza del desempleo pese a las reducciones de impuestos. El Instituto Nacional de Investigación Económica afirma que se necesitan subas fiscales por 10.873 millones de euros antes de 2018 para que no empeore la calidad del sistema de bienestar, pero tanto el centroizquierda y como el centroderecha rechazan la idea aludiendo a que empeoraría la competitividad y perjudicaría la economía y el empleo.

El centroizquierda apuesta a impulsar la ocupación juvenil con contratos de aprendices y mayor formación, para que Suecia sea en 2020 el país con el índice de desempleo más bajo de la UE. En cuanto a los servicios públicos, un sondeo del instituto SOM, vinculado con la Universidad de Gotemburgo, señala que tras ocho años de privatización de su gestión, más del 70 por ciento de la población está a favor de impedir que las empresas privadas puedan sacar beneficios de ella.

Sin embargo, sólo el Partido de la Izquierda defiende una prohibición total, aunque admite la participación de cooperativas, mientras que la Alianza y los socialdemócratas abogan por endurecer el control y los requisitos de acceso a las compañías.

La Alianza por Suecia, gobernante desde 2006, llegó al poder con un discurso casi xenófobo, centrando su campaña en el empleo y la gestión privada de los trenes, la sanidad y la educación. El primer ministro Reinfeldt, que no llega a los 50 años, es la referencia histórica de la derecha en Suecia tras sus 8 años en el poder y su condición de primer líder conservador que revalidó el triunfo, hace cuatro años.

Como resultado final de ocho años de neoliberalismo, un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Europeo (OCDE) apunta a Suecia como el país miembro en el que más aumentó la pobreza relativa en las últimas décadas, mientras datos oficiales muestran que el 40 por ciento de los jóvenes de entre 20 y 25 años en áreas suburbanas no estudia ni trabaja.

fuente.http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-255282-2014-09-14.html