La vendetta y pecado de Venezuela es ser un país petrolero e impulsor del Socialismo del siglo 21

En lo que va de este medio siglo de rompimiento de relaciones entre EE.UU y Cuba; el “enemigo necesario” inventado -en Latinoamérica- por todos los gobiernos de EE.UU. contra su modelo económico estadounidense -el capitalismo- ha sido Cuba. Claro que éste enemigo tenía que ver más con una disputa discursiva sobre lo que Cuba antagónicamente representa como modelo de organización socioeconómico, que es el Socialismo; y el que los EE.UU refractariamente representa. Y cuando digo una disputa discursiva es porque la dificultad que Cuba ha tenido, y tiene aún, ha sido y es que no es país poseedor de grandes recursos naturales.

Es por ello que luego del restablecimiento de relaciones entre ambos países; y sobre todo después que los países que conforman el ALBA, que tienen una polarizada posición a las políticas estadounidenses; son principalmente: Venezuela y Bolivia. Es en ése entendido que ese enemigo necesario inventado por el imperio, es sobre todo Venezuela. Bolivia, si bien es contrario a las políticas como al modelo que encarna EE.UU, no es ése “enemigo necesario” inventado para sus intereses. Vale decir Bolivia no es poseedor de los recursos petrolíferos que tiene Venezuela, que es a lo que al capitalismo como modelo económico le interesa poseer, y al imperialismo como su forma violenta le interesa imponerse, adueñarse, apropiarse.

Fue en ese sentido que el presidente Evo Morales hace poco afirmó que la caída del precio del petróleo, era una agresión a Venezuela y Rusia. Y no falta a la verdad, toda vez que el año pasado, fueron esos dos países -poseedores de grandes reservas de petróleo- los que atravesaron crisis de gobernabilidad, como fue a inicios del 2014, cuando la derecha venezolana se lanzó a “calentar las calles” para la caída del gobierno de Maduro. Algo similar sucedió subversivamente en Ucrania y Crimea contra el gobierno de Vladimir Putín.

Y es que lógicamente que al no lograr que por vía de la violencia y la subversión no sucumba Venezuela -el caso por ahora a tratar- se vino la otra estrategia que es el del estrangulamiento, expresada en la rebaja del precio del petróleo, despues que los EE.UU y sus aliados árabes sacaran al mercado ingentes cantidades de crudo para tirar abajo precios del petróleo, y afectar así la economía venezolana.

Claro que la compleja coyuntura que afecta a Venezuela en cuanto a una baja de sus ingresos, tiene también como objetivo horadar aquella tarea pendiente que tiene Venezuela, y que es el legado del comandante Hugo Chávez, que es la construcción del Socialismo del Siglo 21, por lo que el objetivo es de también de orden político, a parte de económico.

Pero además que el rol del actual presidente Nicolás Maduro, y ex canciller de Venezuela con el gobierno de Chávez el ha permitido tejer escenario de alianzas con varios otros países, configurando un Ordenamiento en Latinoamérica que ha puesto en alerta a los EE.UU, como es el caso del ALBA, UNASUR, CELAC, y hasta la propia OEA, antes un “ministerio de colonia” de los EE.UU.

Consiguientemente se comprende que EE.UU al dar ese inesperado paso que dio restableciendo relaciones con Cuba, estaba pragmáticamente también “inventando un enemigo”, el cual al haber fracasado intentando infructuosamente derrocar la Revolución Cubana, ha puesto en la mira a la Bolivariana.

__._,_.___