La unidad continental de América Latina ante las políticas injerencistas

Derecha fascista de la MUD apoya decreto de Obama contra Venezuela

El pueblo venezolano y el gobierno del presidente Nicolás Maduro, enfrentan un poderoso escenario de injerencia externa, desarrollada por los grupos de poder de EEUU, los que son apoyados por la ultraderecha venezolana, estos sectores golpistas y violentos, han buscado durante 16 años, los caminos de la violencia.

Los intentos de golpe de estado, paro empresarial y petrolero, guerras económicas, generando decenas de muertos, destrucción de la infraestructura de las empresas del estado, como sabotajes a las líneas eléctricas, en una guerra sostenida por el apoyo financiero, de entidades de EEUU, como la USAID, como acciones de la Central de Inteligencia de América (CIA).
Todos estos hechos, son invisibles para la presa privada nacional e internacional, porque niegan la verdad, solo crean matrices anti gobierno venezolano, omiten los hechos, para crear falsos “líderes democráticos”, como Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina, como Henrique Capriles, que de democráticos no tienen nada, han sido los impulsores, junto al diputado Julio Borges, de todas las intentonas desestabilizadoras en estos 16 años de gobierno bolivariano. La actitud de los otros sectores, de la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de una manera hipócrita, niegan su participación en los actos de violencia, pero condenan la detención de los terroristas, apoyan las marchas de estudiantes violentas, que son dirigidas por grupos violentos, paramilitares y delincuentes, su discurso es antidemocrático, al no condenar la violencia y la guerra económica.
Derecha fascista de la MUD apoya decreto de Obama contra Venezuela
Esta visión de la derecha venezolana, que es recibida por las derechas de los parlamentos de Europa, muestra la cara más retrograda de la crisis de los pueblos del viejo continente, que han derivado en millones de desempleados, sin vivienda, sin seguro de salud, sin emergencias públicas, con pensiones reducidas, pero esta realidad, es producto de las políticas neoliberales, con ajustes macroeconómicos, que solo benefician a los bancos, financieras, monopolios y multimillonarios, esta es la respuesta que busca la MUD.
Pero lo más lamentable de este sector de oposición, es el apoyo al decreto imperial de EEUU, la respuesta de la mayoría de la derecha acepta las sanciones, también apuestas a una invasión de EEUU, porque esencialmente son anti bolivarianos, como parte de la oligarquía criolla, que llevaron al destierro al Libertador, también son visceralmente anti chavistas, como ahora enfocan su ataque al presidente Nicolás Maduro. Para estos sectores no hay Patria, no hay soberanía, no existe el bicentenario de la independencia, solo buscan la sumisión de Venezuela, al imperio estadounidense, a las trasnacionales, como en la cuarta república, que privatizaron las empresas de Comunicaciones, Electricidad, Empresas del Orinoco, y ya tenían listo la privatización de PDVSA, la petrolera venezolana.
El gobierno de Maduro y el pueblo apuestan a la defensa de la Patria
Hemos desarrollado una análisis de la derecha, para dar a conocer al enemigo interno, ante esta realidad patética de estos grupos burgueses, surge la respuesta del gobierno bolivariano, donde el mandatario venezolano, convoca al pueblo y a los militares a la unidad, cívico militar, para defender la revolución, la Patria, que está amenazada por la mayor potencia militar del mundo. No es un invento del gobierno las injerencias externas, son una realidad tajante, no hay peor ciego que él no quiera ver, los golpes y la guerra económica, no son un invento chavista, las colas motivos de sorpresa de los expresidente de la derecha, invitado por la MUD, son originarios de las colas en Chile, de las campañas de EEUU, pero el pago a los bachaqueros, para hacer esas colas, son parte del plan fascista.
La respuesta del pueblo al llamado a defender a Venezuela, fue fortalecida con 30 mil nuevos milicianos, que se incorporan a los batallones populares, las millones de firmas de ciudadanos en las plazas Bolívar de cada Estado y Pueblo, son parte del compromiso de los bolivarianos, como otros sectores populares, que han entendido, que la derecha es parte de la agresión.
Las maniobras que se realizan con los cuerpos militares, junto al pueblo organizado, son ejemplo del compromiso de la sociedad venezolana, ante el peligro de una intervención externa, ya sea de paramilitares, mercenarios, como punta de lanza de la agresión, como un falso atentado a un navío de EEUU, como a la embajada de esta nación, para crear una declaración de guerra. No podemos olvidar las falsas armas químicas en Irak, el barco hundido en Viet Nam, el Pearl Harbor en Japón, ejemplos de falsos positivos, que aparecen confirmados en documentos desclasificados en EEUU, que muestran una vez más la vileza del imperio estadounidense,
La unidad continental de América Latina ante las políticas injerencistas
Hoy como decía una consigna revolucionaria “la causa de los pueblos no admite, ninguna demora”, la defensa de Venezuela, pasa a ser el objetivo principal de la unidad continental, pensar que la agresión de Obama, es solo a esta nación, es olvidarse de los fondos Buitres y las acciones desestabilizadoras en Argentina, los intentos desestabilizadores en Brasil, buscando la salida de Dilma, son partes de la misma estrategia. Las recientes declaraciones del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de que las marchas violentas en su país, son un plan de la CIA, también los continuos ataques a Bolivia, acusándolo de exportador de Coca, marcan una peligrosa tendencia hacia la injerencia continental.
Esta realidad no es un invento, de políticos o líderes de izquierda, está comprobado por casi dos siglos por intervenciones de EEUU, desde la invasión a México, quitándole más del 40 por ciento de su territorio. La realidad de nuestros pueblos, han estado sustentados en las ideas de “divide y vencerás”, así se logró balcanizar a las naciones de América Latina, dividir la Gran Colombia, separar a Panamá de esta alianza, transformar a América Central y el Caribe, como factorías del multinacionales de EEUU y Europa, la misma dependencia del Caricom a Inglaterra y ahora Estados Unidos, están siendo explotados y marginados.
Hoy América Latina ha avanzado en la multilateralidad los acuerdos Alcanzados, en UNASUR, ALBA, CELAC, han marcado importantes avances, el acuerdo de que nuestro Continente sea una zona de Paz, ha permitido que los conflictos sean resueltos por el dialogo. El reciente apoyo de todos los miembros de UNASUR, ALBA, como el Movimiento No Alineados, junto a Rusia y China, entre otros, muestra una unidad mundial, hacia la agresión a Venezuela, mostrando el repudio al decreto imperial.
La necesidad de que estas declaraciones, se vuelvan acciones concretas de apoyo, hoy no se puede negociar ingenuamente con EEUU, ellos entienden la fuerza, ya sea diplomática o militar, ya tienen un plan establecido, para intentar dividir en la Cumbre de las Américas, a sus socios a parte de Canadá, algunas debilidades de países latinoamericanos, será presionados por Obama y su funcionario de choque. Ante esta realidad solo la unidad nos hará fuertes, se debe fortalecer la unidad, crear un bloque ante la injerencia, porque si atacan a Venezuela, mañana seguirán otras naciones, no olvidarse las décadas del 60 al 90 del Siglo XX, donde se sumió a nuestro continentes en golpes militares, en miles de muertos, torturados, como a la peor crisis económica, producto de los acuerdos y el paquete económico del FMI y el Banco Mundial. Solo la unidad de los pueblos y sus gobiernos, serán la garantía de un continente de paz y desarrollo social, económico para nuestro Continente.

diegojolivera@gmail.com

Publicación Barómetro