Sindicato de Periodista del Paraguay SPP

SPP insta a luchar unidos contra la narcopolítica y la impunidad

El asesinato de Magdaleno Silva, de su hijo Fernando, así como de Félix e Isaac Peña, “muestran nuevamente la brutalidad de las organizaciones criminales que operan en diversas regiones del país”, dice. En Yby-yau, del 2000 al 2006, habían muerto y desaparecido unas 50 personas.

El Sindicato de Periodistas del Paraguay sostiene que otra víctima de estos horrendos hechos es el periodista Ángel Cabañas, que lucha por su vida a estas horas y cuya recuperación anhelamos. “Estos ataques constituyen un nuevo y radical llamado a que el pueblo se movilice de manera unitaria a fin de derrotar este modelo genocida”.
Recuerda que integrantes de pueblos originarios, dirigentes campesinos, periodistas, dirigentes partidarios, educadores, pobladores de varias comunidades, entre otros, fueron blanco de los brutales ataques de las bandas criminales, “al amparo de la impunidad, principal aliada de los asesinatos”.

Tan solo en Yvy Yaú, departamento de Concepción, fueron más de 50 muertes que quedaron impunes entre el 2000 y el 2006. “Esto saltó a la luz mediante la valentía de los habitantes de esta localidad en el marco del reclamo de la aparición con vida del periodista Enrique Galeano, actualmente protegido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)”.

Precisamente, “fue Silva uno de los principales sospechosos de la desaparición de Galeano. Al ex diputado colorado también se lo implicó en otros casos que costaron la vida a dirigentes de su agrupación partidaria”.

“El horror recrudece en el país. No es una situación aislada. Es recurrente. Y siguen esperando justicia, entre otros, Carlos Raúl Artaza, Fausto Gabriel Alcaraz, Edgar Fernández, Pablo Medina, Antonia Almada y Gerardo Servián”. Por ellos, y por tantos otros inocentes compatriotas, desde el Sindicato de Periodistas del Paraguay, “instamos a levantar con firmeza las banderas de basta de crímenes e impunidad”.

Cree el SPP que a este régimen de terror en las diversas comunidades del país “solo se lo derrotará con movilizaciones masivas de parte del pueblo. Las fuerzas criminales inficionadas en los diversos ámbitos del Estado y con fuerte protección política están envalentonadas. Y ante ello, las respuestas deben ser contundentes, convocando a marchas multitudinarias, huelga general incluida”.

Aliente a revertir “este cuadro de desolación que azota a diversas regiones del país. Y solo la presión popular organizada podrá forzar a que las oficinas públicas cumplan con su obligación de salvaguardar vidas. Sin justicia no habrá paz”.
Fuente: Ea.py