Congreso de Perú derogó leyes que facilitaban privatización de tierras

23.Ago.2008    América Latina

Luego de un intenso debate y en una sola votación, el Congreso de Perú derogó este viernes dos decretos legislativos que facilitaban la venta a particulares de terrenos comunales y nativos, y que atentaban contra los derechos ancestrales de los pueblos indígenas sobre la propiedad de las tierras.

Los decretos se derogaron con 69 votos a favor y 30 en contra durante un corto debate realizado en la sede del Parlamento en Lima.

El resultado fue el desenlace de una movilización iniciada el 9 de agosto por 65 etnias indígenas, mediante ocupaciones de instalaciones petroleras, carreteras y otros puntos, ante lo cual el Gobierno decretó estado de emergencia y movilizó militares y policías, con el argumento de que las protestas formaban parte de un “complot” para derrocarlo.

“Los pueblos del Perú, indígenas o no, hemos demostrado una vez más que es posible reivindicar nuestros derechos a la vida, a la dignidad y por un desarrollo sostenible duradero”, indicó el líder indígena Alberto Pizango.

En rueda de prensa, Pizango expresó su satisfacción y agregó que la anulación de la llamada Ley de la Selva es “una gran alegría de los 65 pueblos indígenas en la Amazonía” porque vieron hecha realidad una reivindicación muy justa.

Derrota para el Gobierno

La decisión del Legislativo fue considerada una gran derrota para el presidente peruano, Alan García, quien había señalado que la nulidad de las leyes sería un “gravísimo error histórico”.

Según García, de no aprobarse la ley se mantendría a los pueblos indígenas “en la miseria”, dado que sus tierras son muy atractivas para la explotación de hidrocarburos.

Pizango enfatizó que la derogatoria “no hubiera sido posible sin que los pueblos no hubieran puesto su valentía al realizar una movilización que iniciaron el 9 de agosto” y que incluyó la toma de estaciones petroleras y bloqueo de caminos.

“Ganó el Perú, ganó la razón y no la imposición de muchos de los decretos leyes que atentaron con los pueblos amazónicos y también con la sociedad nacional”, reiteró el presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), el mayor gremio indígena del país.

El líder instó al Poder Ejecutivo a participar en la conformación de una comisión que permita desarrollar políticas públicas coherentes con la diversidad cultural del país.

Pizango anunció la instalación de una mesa de diálogo con el Congreso para tratar las demandas de los indígenas, que exigen respeto a sus derechos, a la tierra y al entorno, y rechazan la actividad depredatoria de las transnacionales, sobre todo las petroleras.