Creando un modelo de desarrollo independiente

El 2008 refleja un importante crecimiento en la economía venezolana

Muchos economistas defensores del modelo neoliberal, apostaron varias décadas a la desaparición de los modelos progresistas o socialistas, aupados en el fracaso del denominado socialismo real. Nadie vislumbraba que en la década del 90, en el mismo siglo XX, se podía hablar de modelos independientes o socialistas. Hoy en el siglo XXI, varios países en América Latina, apuestan a un sistema de características socialistas.

El gobierno bolivariano del presidente Hugo Chávez está transitando una experiencia socialista en Venezuela, en lo que podríamos definir como un proceso de cambios de las viejas relaciones económicas, en el marco de una sociedad capitalista. Donde coexisten nuevas iniciativas de propiedad, donde nuevamente se han nacionalizado industrias estratégicas, como la empresa petrolera (PDVSA), una de las empresas siderúrgicas del Orinoco (SIDOR), La compañía telefónica nacional (CANTV), la electricidad (ELECTRICIDAD DE CARACAS) y ahora las empresas productoras de Cemento.

En ese proceso de cambios han surgido importantes iniciativas, como ha sido derivar parte de las ganancias de la renta petrolera hacia el desarrollo de la economía, la vivienda, la salud y la educación. Lo que ha permitido el desarrollo de cooperativas, empresas sociales, crecimiento del modelo de Barrio Adentro (atención medica directa en las comunidades), y mantener un equilibrio salarial en Venezuela, con un aumento del mismo del 10% anual.

Algunos indicadores económicos muestran un crecimiento

Nos parece muy importante reflejar los datos suministrados por el Banco Central de Venezuela (BCV), que reflejan un importante crecimiento económico.

- El Producto Interno Bruto (PIB): A precios constantes registró un crecimiento de 7,1% en el segundo trimestre de 2008 respecto del igual período de 2007. Este crecimiento, que es significativamente superior al 4,9% experimentado en el primer trimestre de 2008, determina una expansión de 6,0% en el primer semestre del año y evidencia el comportamiento favorable y sostenido que se ha observado por diecinueve trimestres consecutivos. El crecimiento de la demanda agregada interna estuvo impulsado por sus diferentes componentes, entre los que es importante resaltar la recuperación de la inversión bruta fija, especialmente en lo que corresponde a la de origen nacional (10,7%), en particular la construcción (13,5%) y maquinarias y equipos (4,4%).

- Actividades económicas: El comportamiento favorable de la actividad económica en el segundo trimestre se sustentó tanto en la actividad no petrolera, al crecer en 7,8%, como en la petrolera, para la que se registró un aumento de 3,2% en el Valor Agregado Bruto (VAB).

- Actividad petrolera: El resultado favorable de la actividad petrolera en el segundo trimestre obedece, principalmente, al incremento de la producción de crudos, tanto por la estatal petrolera como por parte de las empresas mixtas, destacándose el aumento del volumen de ventas externas.

- Actividades no petroleras: Entre las principales actividades que contribuyeron al crecimiento del valor agregado no petrolero destacan: las comunicaciones (24,6%), la construcción (11,7%), los servicios comunitarios, sociales y personales (9,4%), el comercio (8,9%), los servicios de transporte (6,5%), la industria manufacturera (4,5%) y el sector agrícola (3,9%). El resultado reseñado en la actividad no petrolera fue estimulado por la mayor demanda agregada interna, tanto en gastos de consumo como de inversión, favorecida por la ejecución del plan de inversiones públicas y privadas, la continuación de la recuperación del ingreso familiar, el mayor nivel de empleo y la consolidación de los programas sociales del gobierno a nivel nacional.

- Industria manufacturera: La industria manufacturera privada continuó su ritmo expansivo por decimonoveno trimestre consecutivo al reflejar un aumento de 4,6%, determinado fundamentalmente por las evoluciones favorables en: fabricación de prendas de vestir (21,0%); papel (19,4%); minerales no metálicos (8,9%); productos de madera (8,1%); alimentos, bebidas y tabaco (7,1%); fabricación de caucho y plástico (5,6%); edición e impresión (4,8%) y fabricación de sustancias y productos químicos (1,4%).

- La industria alimenticia: Este sector continuó realizando esfuerzos significativos para atender la creciente demanda interna. En tal sentido, se deben destacar los crecimientos experimentados en la casi totalidad de las ramas que la conforman, entre las que se destacan: elaboración de aceites y grasas (10,8%); productos de panadería (10,1%), producción, procesamiento y conservación de carnes y derivados (8,8%) y la elaboración de otros productos alimenticios (17,2%).

- Construcción: La actividad de la construcción registró un repunte en el segundo trimestre, mostrando una variación de 11,7%, derivado de los aumentos de 1,5% en la construcción demandada por el sector público y de 23,2% en la demandada por el sector privado. El comportamiento favorable de la construcción pública se vio impulsada por el crecimiento de 9,7% correspondiente a las empresas petroleras. En el sector privado el crecimiento observado obedece a la ejecución de viviendas (18,8%) y de obras no residenciales (28,3%), principalmente destinadas a la actividad industrial, al comercio y a los servicios.

- Comercio: El valor agregado de la actividad comercial registró una variación de 8,9% en el período reseñado, como resultado del incremento en la oferta de bienes transables de origen nacional e importado.

- Valoración del BCV: Finalmente se debe señalar que los resultados favorables obtenidos en el trimestre se producen en un entorno internacional volátil, complejo y marcado por la incertidumbre. Dado este entorno, el Banco Central de Venezuela en coordinación con el Ejecutivo Nacional, continuará adelantando acciones de política en los ámbitos monetario, financiero y cambiario, tendientes a garantizar el desenvolvimiento favorable de la economía, contribuyendo de esta forma al bienestar de los hogares venezolanos.

El análisis económico del BCV refleja importantes avances

Pese a los argumentos pesimistas o mal intencionados de la oposición, la economía venezolana sigue creciendo, y se siguen desarrollando los planes sociales. Las nuevas leyes tienden a superar varios vicios de la llamada IV República, donde muchos descontroles permitían niveles de corrupción, e incumplimientos en la construcción de empresas o viviendas.

Uno de los problemas en la construcción del socialismo real, fue el exagerado centralismo, la burocracia partidaria, que sustituyo a las estructuras populares en las decisiones políticas y económicas del país. Hoy se debe apostar al desarrollo de los Consejos Comunales, a la creación de un poder popular, que sea el sostén de la nueva sociedad socialista.

diegojolivera@gmail.com