Chile

La muerte de un gran represor: fuertes críticas en Chile

La muerte de uno de los mayores represores de la dictadura en Chile, Manuel Contreras, provoca hoy reacciones de ira y repudio por parte de la mayoría de los ciudadanos.

El Gobierno chileno subrayó que “anoche murió uno de los personajes más oscuros de nuestra historia, responsable de crímenes y graves violaciones a los derechos humanos en nuestro país”.

Cumplía 40 condenas por delitos como secuestros calificados, homicidios calificados, asociación ilícita y apremios ilegítimos, entre otros, que suman 520 años de presidio, y fue denunciado como torturador sádico.

Fue notorio entre otras cosas por concebir los atentados al ex ministro Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert, en Argentina; y al ex canciller Orlando Letelier y su asistente Ronni Moffitt en Estados Unidos.

La administración de Michelle Bachelet expresó que “el violador de derechos humanos falleció privado de libertad (…) “llevándose información valiosa para saber la verdad y hacer justicia respecto del horror cometido por la dictadura”.

Es el momento para reafirmar nuestro compromiso con el pleno respeto y vigencia por los derechos humanos, remarcó.

Por su parte, el Partido Comunista de Chile (PCCh), emitió un extenso comunicado para subrayar la figura deleznable del antiguo jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), hombre de confianza de Augusto Pinochet (1973-1990).

“Artífice del genocidio de miles de chilenas y chilenos. Cruel y despiadado perseguidor de las direcciones y militantes del Partido Comunista de Chile”, anotó.

Fue además el creador de los montajes que buscaron no sólo legitimar sus crímenes, sino que también marcar a los militantes de izquierda como un punto negro en la historia de Chile, detalló el texto del PCCh.

Puntualizó que pese a los cientos de procesos y condenas en su contra, Contreras falleció como General de la República en retiro, sin reconocer ninguno de sus crímenes, llevándose consigo información fundamental para lograr verdad y justicia.

De acuerdo al Código de Justicia Militar, Manuel Contreras debe ser despojado de su investidura de general, apostilló. Al mismo tiempo la organización hizo un llamado urgente para que tanto las instituciones civiles como miliares pongan fin al encubrimiento y a la impunidad que impide conocer la verdad.

Contreras, considerado el peor asesino de Chile en la historia, fue el máximo exponente de los pactos de silencio del Ejército, afirmó la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD).

Lorena Pizarro, presidenta de la AFDD, precisó que el silencio se dio “con la anuencia de quienes aceptaron la creación de cárceles especiales para los violadores de derechos humanos, por quienes se han negado a degradarlos (…)”.

“Murió en una sofisticada impunidad que no le impidió reunirse con sus familiares ni amistades y asistido por abogados costeados mediante descuentos por planillas (formularios) a funcionarios de las Fuerzas Armadas (chilenas)”, denunció.

En una dura carta abierta dirigida a Humberto Oviedo Arriagada, Comandante en Jefe del Ejército de Chile, la Agrupación de Familiares de Ejecutados Político (AFEP) exigieron la degradación inmediata de Contreras.

Como familiares de asesinados por este ex militar, exigimos que a Manuel Contreras se le degrade “AHORA”, y no se le rinda ningún tipo de honores en respeto a la memoria de nuestros seres queridos, por la dignidad de nuestro país (…), dijo.

En el texto, que hace referencia al Caso Quemados al pedir justicia para Carmen Gloria Quintana, víctima sobreviviente, y Rodrigo Rojas, asesinado en 1986, la AFEP clama por una actitud vertical de los militares actuales.

“Señor Oviedo, usted debe cumplir ahora con esta deuda pendiente con la sociedad, y con las víctimas del terrorismo de Estado”, sentenció.

Prensa Latina