El corrupto más poderoso de Brasil

Brasil llega al fin de octubre muy parecido a como estaba cuando el mes empezó: prácticamente paralizado. La verdad es que desde enero, cuando Dilma Rousseff inició su segundo mandato presidencial, se pasaron once meses de un gobierno confuso y desarticulado, sufriendo todo tipo de chantaje por parte de sus pretendidos aliados en el Congreso.

El clima golpista llevado a cabo por políticos del oposicionista PSDB derrotado, en octubre de 2014, por cuarta vez consecutiva en su intento de volver a la Presidencia de la República permanece sólido, y todo el poder está concentrado en manos de un sólo hombre, Eduardo Cunha, que preside la Cámara de Diputados. Hasta cuándo, nadie sabe: la Justicia le muerde los talones. Pero mientras tanto, es el todopoderoso de ocasión.

De él depende, acorde a la legislación, aceptar o no un pedido de juicio político a la presidente Dilma Rousseff. Fueron enviados a Diputados 28 pedidos. Cunha rechazó veinte.

De los ocho que todavía están en sus manos, uno tiene pleno respaldo de los partidos de oposición, con Aécio Neves, el playboy provinciano derrotado por Dilma, a la cabeza.

Maestro de maestros cuando de chantaje se trata, Eduardo Cunha hace oscilar su péndulo. Una mañana insinúa que podrá aceptar el pedido de impeachment presidencial, y a la mañana siguiente dice que hay que estudiar mejor la documentación. Es decir, se acerca a la oposición para luego matizar sus intenciones junto al gobierno.

Mientras, el resultado de la impasse vivida en Brasilia se hace visible. El tan mencionado “ajuste fiscal” anunciado por el gobierno, y que en marzo determinaba un superávit fiscal de 66 mil millones de reales –unos 17 mil millones de dólares–, fue reducido en agosto para ocho mil 700 millones (en dólares, unos dos mil 300 millones). Ahora, a fines de octubre, el gobierno reconoce que, en realidad, habrá en 20015 un déficit de proporciones siderales: 50 mil millones de reales (unos 13 mil millones de dólares).

La retracción del PIB, que en marzo era calculada en 0,7 por ciento, fue revisada en agosto para 2 por ciento. Esta semana el equipo económico de Dilma admite que será de 3 por ciento, y anticipa que en 2016 también habrá recesión.

Otro problema sin salida es la inflación. Si en marzo se preveía 7,9 por ciento este año, en agosto ya se reconocía que alcanzaría 9,3 por ciento. A fines de octubre, se sabe que en la mejor de las hipótesis será de 9,8 por ciento.

En los últimos doce meses fueron cerrados un millón 200 mil puestos de trabajo. En septiembre, y a raíz de la fuerte desaceleración de la economía, la recaudación fiscal ha sido la peor en 5 años.

Estas son algunas de las consecuencias de la parálisis que alcanza al país. Y como gestor de esa parálisis está Eduardo Cunha, diputado por Río de Janeiro, denunciado por corrupción, lavado de dinero, evasión fiscal e intento de obstruir la Justicia.

En la noche del jueves 22 de octubre el Superior Tribunal Federal ordenó la repatriación de dos millones y medio de dólares que las autoridades suizas habían incautado en dos cuentas mantenidas por Cunha y su mujer en el banco donde él dice que jamás tuvo cuenta (eran al menos cuatro; otras dos él mismo cerró cuando estalló en Brasil el escándalo de corrupción en la Petrobras, en que está hundido hasta el cuello).

La verdad verdadera es que el noble parlamentario está lejos de ser un neófito en las artes de delinquir. Sus antecedentes como corrupto remontan hace veinte años, cuando presidió la Telerj, la compañía telefónica estatal del estado de Río de Janeiro. Luego anduvo en otros puestos públicos, y no hay un solo, un único caso, en que al salir no haya dejado un rastro contundente de escándalos.

Lo más curioso es leer el análisis de su perfil de inversionista del banco Merrill Lynch en Suiza. Está escrito que se trata de un hombre que hizo fortuna por invertir en el sector inmobiliario, bien como en el de energía. Es descrito como el empresario que implantó la telefonía móvil en Brasil.

Vaya ironía. En el fondo, el analista tiene razón. Fue como gestor de la empresa estatal de viviendas populares que Cunha incorporó millones desviados a sus cuentas secretas en el exterior. Fue manipulando fondos de jubilación del sector eléctrico que se hizo con un gordo par de millones más. Y fue como presidente de una operadora estatal de telefonía que fortaleció su patrimonio. Solamente de lo desviado en Petrobras al menos cinco millones de dólares fueron a parar a sus cuentas suizas.

¿Será el único parlamentario corrupto? De ninguna manera. Los hay por doquier. Ahora mismo el veinte por ciento de la Cámara y diez por ciento del Senado están bajo investigación.

Ocurre que ninguno tiene el poder de, con una sola firma –la suya– determinar un juicio político a la presidenta de la Nación.

Cunha tiene sus días contados como presidente de la Cámara de Diputados, y lo sabe. Todos saben.

Lo que nadie sabe es hasta qué punto él está dispuesto a seguir destrozando el país. Obscuro parlamentario hasta febrero pasado, dedicado a distribuir favores a otras nulidades como él, de la noche a la mañana se hizo presidente de sus pares. Se creyó impune para siempre.

Al descubrir que no, decidió dejar claro quién tiene el poder. Las mismas manos que robaron pueden mantener el país paralizado por el tiempo que él –o la Justicia– determine.