En Suecia hablan de discriminación y derechos de diversidad sexual en Bolivia

Las activistas bolivianas; Araceli Aranda y Abigail Condori, de dos organizaciones ideales que trabajan en las ciudades de La Paz y El Alto, a la conclusión de su visita a Suecia y a manera de despedida efectuaron también una visita a la Embajada de Bolivia en Estocolmo, donde fueron recibidas por la cónsul general; Isidora Coria.
Foto:Elias Duhalde

A la diplomático manifestaron que la presencia de ambas por invitación de la solidaridad sueca, permitió mostrar en diferentes actos a los jóvenes latino y suecos los avances del proceso político social y cultural de Bolivia.

A principios de octubre en tres principales ciudades de Suecia se exhibió el corto metraje documental “Ruddy Christina”, de la nóvel cineasta sueca Denise Berg, que retrata la vida del joven gay, en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, a su vez sede del gobierno de Bolivia.

En ese mismo marco la activista boliviana Araceli Aranda, invitada por la Asociación sueca de cooperación internacional Svalorna, (golondrinas), dictó una conferencia sobre el respeto a los derechos humanos de la diversidad sexual en Bolivia.

Aranda explicó al público que en Bolivia hoy se están dando muchos cambios en diferentes niveleS y hay un avance social muy importante.
“El desafío de toda la sociedad, de todas las personas, puede ser población adulta y juvenil, es apuntar a los cambios para mejorar y acortar las brechas de desigualdad”, apuntó.

Según la filosofía del Vivir Bien, promovida por el presidente boliviano Evo Morales, busca la felicidad a partir del respecto y en armonía con la Pachamama o Madre Tierra.

Es “por eso que buscamos tener cada día una vida mucho más justa, más solidaria y más equitativa con enfoque de género es lo óptimo que se busca construir”, remarcó al respecto.

Araceli Aranda pertenece a la Red Nacional de Trabajadoras de la Información y Comunicación, una entidad ideal que opera en la ciudad de La Paz, y su conversatorio en asociaciones latinoamericanas y centros educativos de Estocolmo, Gotemburgo, Malmö y otras ciudades suecas; explicó que hablar de la diversidad sexual en Bolivia, es en la actualidad un tema de permanente discusión.

En la proyección de Ruddy Christina, el joven boliviano de El Alto, que reconoce su comportamiento e identidad transgénero, cuenta que es víctima permanente de la discriminación social.

“Nadie quiere sentarse en el micro a mi lado y todos murmuran que soy un maricón”, relata el principal protagonista del film.

Además dice que en su propio entorno familia también es rechazado.

Araceli Aranda abordó con mucha soltura el tema para absolver las diversas preguntas del público.

“Bolivia no es la misma de hace 10 años, los jóvenes de hoy son protagonistas de un cambio en el país”, menciona a tiempo de subrayar que en la calle, en la escuela y en el hogar se ha roto el mito de la sexualidad, el miedo y el tabú de lo que significan las relaciones sexuales entre los jóvenes, y eso dijo que es “un claro avance en Bolivia”.

Además mencionó también que antes había una especie de un manto oscuro para hablar de la población lésbico-gay-bisexual-transgénero, que realmente hasta este momento se tenía muy pero muy criticado en círculos ultraconservadores de la sociedad boliviana.

La respuesta de Araceli Aranda a la pregunta de ¿cuáles son los prejuicios más visibles que podría mencionar?, formulada por un compatriota boliviano, pareció muy esclarecedora cuando ella explica las más variadas formas y actitudes discriminatorias contra una persona con orientación sexual distinta.

“Todavía existen barreras en nuestro país. Puede ser en la familia donde la familia de plano no entiende del todo qué implica ser gay, lesbiana, bisexual, transexual, intersexual y es una primera barrera con la cual la persona tiene que ir lidiando. De la misma manera todavía en la sociedad existe discriminación hacia las personas que tienen una orientación sexual distinta. En efecto incluso existe, por ejemplo, muertes denunciadas registradas por esta situación de homofobia, son asesinatos que todavía no tienen sentencia, hay organizaciones que justamente dentro del programa Suma Thakhi II van haciendo énfasis y un trabajo muy importante para estas temáticas”, relata.

“Quiero también informarles que desde el trabajo de lo que es el programa Suma Thakhi II, es un programa de promoción social apoyado justamente por Svalorna, Suecia y tiene como objetivo la reducción de la discriminación de adolecentes y jóvenes en torno a sus derechos sexuales y a la violencia basada en identidad de género. Nuestro trabajo está orientado en ese sentido juntamente con diferentes organizaciones de jóvenes de la cual también la Red ADA, entidad de la que yo soy parte activa. Nuestra misión es justamente abordar la temática sobre las diversidad sexual de la cual somos parte todas las personas”, ilustra.

Y agrega que se apunta visibilizar a todas las personas con orientación sexual distinta que tienen también sus derechos y posibilidades de proyectar su vida evitando lo que es la discriminación.

El video elaborado por Denise Berg enfoca esa temática de la cual es importante hablar de la orientación sexual.

Según Aranda una orientación que permite ser libre.

“No sólo para las personas jóvenes sino para todas las personas porque todos tenemos derecho a ser libres, expresar cuál es nuestra sexualidad, nuestra orientación sexual sin ser afectados por una situación de vulneración de derechos por ello”, dijo.

Consultada en torno a la existencia de una legislación que la diversidad sexual debe ser aceptada o rechazada por la sociedad, Araceli Aranda deja en claro que la Constitución vigente desde 2009 tiene un avance en cuanto a lo que son las normativas puesto que se visibiliza como una población muy importante a las diversidades sexuales.

Ella sostiene firmemente que es importante abordar y hablar sobre lo que son los derechos sexuales.

“Porque son los derechos más humanos que tenemos las personas. Si hacemos una pequeña comparación, antes no se hablaba mucho sobre estos temas, los padres, los abuelos no abordaban estos temas. Y la educación en las unidades educativas solamente se abocaban o se limitaban a mencionar cuáles son las partes de los aparatos reproductivos femenino y masculino, sin dar mayor información. Hoy podemos ver que la sexualidad es mucho más, la sexualidad es proyectar tu vida desde tu cuerpo, desde el hecho de sentir placer, de buscar placer. Placer no solamente a nivel coital sino placer desde expresar tus ideas, tus emociones, entonces tu erotismo y es en ese sentido que es importante, hablar sobre estas temáticas que hacen y realmente son parte de cada una de las personas, sea con orientación sexual distinta, porque todas las personas, los heterosexuales, bisexuales, gays, lesbianas, somos las diversidades sexuales», complementó.

En este acápite estimó que la sociedad boliviana tiene hoy un concepto más amplio, porque hoy si se habla entre otras cosas como del aborto, de los anticonceptivos para evitar embarazos indeseados.

Mencionó asimismo a los movimientos que buscan derribar barreras y dificultades, para conseguir instrumentos dirigidos a la protección y defensa de los derechos humanos de la diversidad sexual.

“Para todo ello justamente existen manifestaciones muy importantes como es el 17 de mayo donde muchas personas se dan cita para marchar contra la homofobia, lesbofobia y transfobia. Y también el 28 de junio que es Día del Orgullo Gay donde se reivindican los derechos justamente de las personas con orientación sexual diferente. Son avances, sin embargo falta aun trabajar y es justamente desde la voz de los jóvenes, de los reporteros y reporteras comunitarias y de todas las organizaciones juveniles, culturales por ejemplo como ALBOR, CDC, los Brigadistas Stop, Justamente organizaciones como CISTAC que van cuestionando lo que es el machismo en Bolivia que se está trabajando y dando mucho protagonismo a la participación de los jóvenes allá en mi país”, concluyó.