Venezuela construye alianza estratégica con Rusia y China

Antes de su salida a la gira que lo llevó por Cuba, China, Rusia y Portugal, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, adelantó su intención de forjar una alianza estratégica con Rusia en todos los terrenos, incluido el comercial, para contrarrestar la presión estadounidense en Venezuela y en Latinoamérica.

En su visita a China, Chávez concretó la firma de 26 nuevos convenios, la ampliación de un fondo de inversiones común, y recibió la propuesta del presidente de China, Hu Jintao, de iniciar un mecanismo de cooperación y acercamiento entre el Partido Comunista chino y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a fin de fortalecer relaciones entre ambos países.
Entre estos convenios figura la renovación del Fondo Pesado Mixto Venezuela-China, suscrito hace poco más de un año con seis millones de dólares, cuatro por China y dos por Venezuela, con un plazo de tres años para su inversión en proyectos de desarrollo.
El nuevo convenio renueva el Fondo por otros seis mil millones de dólares antes de cumplido el plazo, por lo que el fondo sube a 12 mil millones de dólares. Con recursos del Fondo se están desarrollando más de 100 proyectos en Venezuela que van desde cultivos y asesoramiento agrícola hasta fábrica de computadoras bolivarianas, de celulares y obras de infraestructura.
El intercambio comercial entre Venezuela y China que en el año 2000 no llegaba a los 200 millones de dólares ha trepado este año a los 10 mil millones de dólares, según datos oficiales.
“Este mecanismo estratégico de financiamiento fortalece el desarrollo nacional, y no impone ningún tipo de condiciones que lesione la soberanía venezolana, tal y como lo hacía el Fondo Monetario Internacional (FMI), un Fondo que está desapareciendo del sistema global y que era un explotador de los pueblos del mundo”, subrayó el presidente Chávez al explicar esos acuerdos.
Además Chávez constató la instalación del sátélite Simón Bolivar en un cohete chino que lo lanzará al espacio el primero de noviembre, en una órbita cedida por Uruguay y que independizará a Venezuela en sus comunicaciones satelitales.

Consorcio petrolero con Rusia
Después de su visita a China, Chávez arribó a Moscú con una agenda más amplia, donde sobresalía la firma de acuerdos petroleros, la colaboración en armamento y la realización de ejercicios militares conjuntos.
Entre las propuestas a concretar, el presidente Chávez dijo que se dió inicio a la conformación de un consorcio petrolero de beneficios binacionales.
Indicó que por Rusia, participarán en el consorcio las empresas Gaspron, Lukoil y TNK mientras que la estatal petrolera PDVSA representará al Estado venezolano. “Este consorcio va a ser el más grande consorcio petrolero de este planeta”, sentenció el Chávez. Recalcó que la puesta en marcha del mismo también implica la transferencia tecnológica e industrial, para el desarrollo de la energía en Venezuela.
Antes de comenzar su gira Chávez adelantó su deseo de forjar una alianza estratégica con Rusia en todos los terrenos, incluido el comercial, para contrarrestar la presión estadounidense en Venezuela y en Latinoamérica, en general.
Paralelamente a los acuerdos comerciales, la cooperación militar se ha incrementado entre ambos países, como lo demuestra el hecho de que ambas partes gestionen la realización de ejercicios navales conjuntos en el mar del Caribe, antes de finales de este año.
Según fuentes castrenses rusas, en las maniobras tomarían parte el crucero nuclear Piotr Veliki (Pedro el Grande) y la fragata antisubmarinos ‘Admiral (Almirante) Chabanenko’”, además de un buque de salvamento y un barco cisterna.
La pasada semana, el viceprimer ministro ruso, Ígor Sechin, selló en Caracas un acuerdo con las autoridades venezolanas por el que la compañía de gas rusa Gazprom obtuvo una participación de 15% en el yacimiento del Delta Caribe Oriental.
Venezuela ha adquirido en los últimos años, 24 cazabombarderos Sukhoi-30MK2, medio centenar de helicópteros de distintos tipos y cien mil fusiles Kaláshnikov AK-103.