Presidentes Chávez y Correa coinciden que unidad es primordial para Suramérica

29.Oct.2008    América Latina

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa, coincidieron al señalar que la unidad de los países de América del Sur es primordial para el desarrollo de las naciones y sus pueblos e instaron a instrumentar a la brevedad el Banco del Sur, tras la reunión efectuada este martes en la ciudad ecuatoriana de Puyo.

En rueda de prensa los mandatarios de ambas naciones señalaron que de haberse llevado a cabo la constitución de instituciones como el Banco y Fondo Estratégico del Sur las naciones suramericanas estuvieran mucho más fortalecidas ante la crisis de la economía capitalista que se desarrolló en Estados Unidos.
En este sentido el gobernante ecuatoriano indicó: “Si hubiésemos constituido el Banco del Sur, nuestras economías pudieran haber enfrentado con mucha más fuerza esta crisis y además tendríamos una mayor fortaleza para llevar a cabo las inversiones necesarias para el desarrollo de nuestros países”.
En consecuencia, instó a los mandatarios de la región a realizar las gestiones necesarias para concretar la unidad que permita la constitución de los organismos e instituciones que fomenten el desarrollo y la independencia de los países de Suramérica.
“Dijimos que el sueño de Bolívar en el siglo 21 era ver una gran nación latinoamericana, hoy más que nunca nuestro países deben buscar esa integración como la mejor forma de enfrentar esta crisis para agrandar los mercados y dejar de depender de los EEUU”. “La integración produce sinergias y fortalezas” subrayó Correa.
Por su parte, el jefe de Estado venezolano lamentó que no se hubiera concretado la creación del Banco del Sur, el cual consideró hubiera incrementado la organización y la capacidad de respuesta de la región a la caída de la economía capitalista del mundo desarrollado.
De igual manera, destacó que el gobierno que preside seguirá impulsando los mecanismos que conduzcan a la unidad de los países de la región suramericana y resaltó que Venezuela no cesará en su objetivo de una Latinoamérica unida y libre.
Los presidentes Chávez y Correa acordaron durante una reunión previa la creación de un fondo binacional Ecuador-Venezuela que servirá para el financiamiento de obras y proyectos que impulsen el desarrollo de ambas naciones.

Cumbre del Mercosur
para enfrentar la crisis
La reunión extraordinaria del Mercosur dio inicio este martes en la capital brasileña, con el objetivo de analizar y tratar de mitigar los efectos de la crisis financiera internacional en el bloque.
La cita comenzó con una reunión informal de los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía, además de los presidentes de los bancos centrales de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, a quienes se sumaron sus pares de Venezuela, que se encuentra en proceso de incorporación al Mercosur como integrante pleno. La reunión será ampliada a los representantes de los países asociados al bloque: Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Bolivia.
La intención es promover un debate sobre los aspectos de la crisis en cada país y analizar posibles medidas para atenuar sus efectos en la región.
El Canciller brasileño Celso Amorim dijo que el encuentro permitirá “acordar un mecanismo para respuestas, si no coordinadas, por lo menos con transparencia para que no haya sorpresas”. Brasil quiere además evitar que la crisis mundial de lugar a una ola proteccionista en los países sudamericanos, lo que según Amorim sería un camino equivocado de responder a los desafíos de la situación actual.
Un comunicado divulgado al final del encuentro realizado en el Palacio de Itamaraty, pone de manifiesto el consenso entre los países del bloque sobre la necesidad de una “reforma profunda de la arquitectura financiera internacional”. Según el documento, es necesario establecer en el ámbito global “instrumentos que permitan respuestas concretas, inmediatas y más adecuadas” a la coyuntura global.
Los presidentes de los bancos centrales del Mercosur mantuvieron un encuentro en el que explicaron las medidas aplicadas en sus respectivos países para reducir los efectos del colapso bursátil y crediticio global.
Brasil presentó la ayuda otorgada a sus bancos como un “modelo de acción” que podrían adoptar otras naciones” del bloque.
Por su parte, el Canciller venezolano, Nicolás Maduro, propuso la construcción de todo un “sistema financiero del sur” que incluya no sólo el Banco del Sur sino también una moneda común sudamericana y un fondo que administre parte de las reservas internacionales de los países de la región.