“Por una política europea independiente”

Conferencia internacional en París sobre las relaciones
entre Venezuela y Europa

Con la presencia de más de dos centenares de asistentes y la participación entre los expositores de un grupo personalidades políticas, sindicales e intectuales europeas y venezolanas, tuvo lugar en París el pasado sábado 25 en la Maison de l`Amérique Latine la conferencia internacional “En apoyo de la democracia y el progreso social en América Latina. Venezuela: por una política europea independiente”.
En horas de la tarde estuvo presente Nicolás Maduro, ministro de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela acompañado del embajador en Francia jesús Arnaldo Pérez. El canciller Maduro quien se encontraba de visita oficial a España hizo una breve escala en París para participar en el cierre del evento.
En la parte inicial de la conferencia el ex-presidente portugués Mário Soares y actual presidente de honor de la Internacional Socialista, “esta es una crisis anunciada” dijo refiriéndose a la actual crisis capitalista que abarca todos los planos y que en su opinión exigía una respuesta social diferente que pasa por la reformulación de la ONU y una visión multilateralista de las relaciones entre las naciones, que tenga en cuenta la nueva realidad emergente de América Latina con países como Venezuela y Brasil quienes impulsan decisiones estratégicas por primera vez sin la ingerencia de Estados Unidos. Soares advirtió sobre el futuro de Europa hoy en manos de crecientes fuerzas de derecha y con una izquierda dividida y muy debilitada en muchos países del continente, que debe reponerse y articularse para poder enfrentar con nuevas soluciones las consecuencias sociales de la crisis más grande del capitalismo a nivel global.

Por su parte Maurice Lemoine, actual jefe de redacción de Le Monde Diplomatique se refirió a la actual situación de Venezuela cuando se están ya casi cumpliendo 10 años de revolución bolivariana bajo el liderazgo del presidente Hugo Chávez, y los importantes avances y conquistas -que por encima de dificultades y errores- ha sabido priorizar soluciones para las necesidades de los más desposeídos como nunca antes en la historia de ese país. Para Alexander Main analista estadounidense de política latinoamerica, Washington desde muy temprano advirtió qué tipo de proceso se iniciaba con el chavismo y de la necesidad de neutralizarlo mediante la ayuda y financiamiento a los partidos de oposición, planes concretos de desestablización y no menos la orquestación de apoyos políticos y propagandísticos en Europa buscando aislar al joven proceso de cambios en Venezuela.

En la mayoria de las intervenciones de la conferencia, estuvo presente como marco la crisis financiera y el hecho que la misma tenía como epicentro a Estados Unidos, quien tras la disolución de los países del campo socialista asumió el papel de única potencia líder económica, política y militarmente y a su irrisistible declive. Muchas de las intervenciones aludieron a la posiblidad única que tiene Europa de iniciar una política independiente de lo dictado por Washington y no menos en relación a su relación con América Latina.

En su intervención, Samuel Moncada embajador de Venezuela en Londres, criticó que un grupo exclusivo de sólo 20 países vayan a reunirse en nombre de todos para reconstruir el capitalismo, “es hora de acabar con esas prácticas, y hay que terminar también con organismos como el Fondo Monetario a quien en estos días no se le ha sentido la voz, después de que propició todo este desquicio a nivel internacional” concluyó.

Ignacio Ramonet, quien preside la asociación “Mémorie des luttes” una de las entidades organizadoras y a quien le correspondió dirigir la conferencia, recordó que fue Reagan quien había introducido el concepto de que “el Estado no es la solución, es el problema” y que todos los principios rectores del capitalismo neoliberal “que parecían principios científicos inamovibles” se han desmoronado, los que puso al poder financiero políticos por encima del poder político y que sostuvo que el mercado se autocorregía (en sus crisis). “Es la hora de los ciudadanos y es una oportunidad que no se presenta todos los días” señaló Ramonet y agregó que se inicia potro tiempo diferente junto al declive objetivo de Estados Unidos como única potencia hegemónica.
En estas primeras intervenciones participaron además, el diputado laborista británico Colin Burgon; el senador socialista francés Jean-Luc Mélenchon; Marco Consolo de Rifondazione comunista; Stavros Evagorou del gobernante Partido Comunista de Chipre; Maren Kaminski de la dirección del partido alemán Die Linke; Sébastien Ville de la LCR de Francia; Jack Fath del Partido Comunista francés y Céline Delforge, diputada regional de los Verdes por Bruselas. También intervinieron Raúl Morodo, ex-embajador español en Venezuela; Maximilien Arvelaiz, consejero diplomático del presidente Hugo Chávez y Miguel Angel Martínez, eurodiputado socialista español y vice presidente del Parlamento Europeo, quien integra además el grupo de parlamentarios solidarios con Cuba y con Venezuela en la Unión Europea. Martínez fue muy crítico en su alocución al papel de sus colegas de izquierda europeos en la Unión Europea en relación una actitud política poco ofensiva contra las fuerzas de derecha. En ese sentido el europdiputado usó como ejemplo el hecho reciente de cómo 51 eurodiputados derechistas en un total de 785 parlamentarios fraguaron una resolución en contra Venezuela con motivo de las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes, quienes supieron mediante la difusión en los medios hacerla pasar como expresión mayoritaria de la UE, siendo que representaba sólo un 6,5 % . “¿Dónde está la izquierda europea? Una izquierda a que le está pasando por delante lo que acontece en América Latina” se preguntó Martínez y agregó: “Yo no estoy de acuerdo de que son sólo las presiones de Estados Unidos las que han hecho perder independencia a Europa, aquí hay fuerzas de derecha europeas propias que son capaces de políticas hostiles contra Venezuela y Cuba y que no necesitan que les presione nadie”.

Seis talleres temáticos sobre Venezuela y la Unión Europea
En horas de la tarde con la participación de ponentes europeos y de Venezuela se llevaron a cabo seis talleres especializados. Uno de ellos dedicado a “Las políticas medioambientales y la lucha contra el cambio climático” dirigido por Alain Lipietz, eurodiputado y con la participación de Alfredo Maggiorani del Ministerio de Medio Ambiente de Venezuela y Ana Elisa Osorio ex-ministro de Medio Ambiente venezolana. El taller “Los derechos de los trabajadores y la justicia social” presidido por Catherine Gégout de la Asociación France-Amérique latine y la participación de Lilí Rincón del sindicato de las industria química-farmacéutica de Venezuela, Orlando Pérez, presidente del principal sindicato de la enseñanza venezolano (SINAFUM) y Jesús Vargas presidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) de Venezuela. Otro tema de análisis fue el de “Una sociedad libre que rechaza las discriminaciones” dirigido por Louis Weber y con la participación Gladys Requena del Instituto Nacional de la Mujer de Venezuela y Aloha Nuñez dirigente indígena venezolana; el tema educativo fue analizado por el taller “La democratización de la educación y la participación de los jóvenes” dirigido por Jean-Baptiste Prévost, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF) donde participaron además Jorge Amorín y Jacqueline Montes de los jóvenes del PSUV y miembros de REUNA de Venezuela; el tema de la información en y fuera de Venezuela fue abordado por un taller dirigido por Jacques Rosselin, director del semanario Vendredi sobre “Las respuestas a la guerra mediática y el desarrollo de los medios alternativos” con la participación de los periodistas Thierry Deronne, vice presidente de VIVE TV y Gabriel Gil director de Catia Tv y fundador de ALBA TV ambos de Venezuela, y Pepe Viñoles jefe de redacción del semanario Liberación de Suecia. Por último un taller dirigido por Hilda Cabrera responsable para América Latina en Secours catholique con la participación de Carlos Ron consejero de la dirección de relaciones internacionales de la presidencia de la República de Venezuela y Emma ortega representante campesina venezolana analizó el tema “Por un mundo multipolar, la acción en favor de la integración latinoamericana”.

Luego de escucharse los resultados del trabajo de los talleres, el periodista Bernard Cassen director general de Le Monde Diplomatique, directivo de Mémoire des luttes y uno de los fundadores del Foro Social Mundial tuvo a su cargo las conclusiones finales de la conferencia internacional de París.

Canciller Maduro: Una crisis que impone nuevas respuestas
El canciller venezolano, Nicolás Maduro, cerrando la conferencia expresó que la crisis financiera internacional sobrepasa la respuesta del capitalismo del norte y deberá contar con la posición común que adoptarán los países del sur.

Maduro remarcó que no debe existir un debate excluyente sobre la nueva arquitectura financiera que se requiere y sí espacios en los cuales se puedan expresar todas las regiones.
“Pareciera que en el norte algunos confían en una cumbre con Bush para resolver el problema. Sin embargo, se trata de la enfermedad letal de la médula que sustenta el cuerpo del capitalismo mundial y requiere de medidas contundentes”, anotó.

Creemos que la situación marcha a una velocidad y fuerza tal, que nadie tiene la capacidad de llevarle el ritmo. Se necesitan deliberaciones profundas para diseñar nuevas instituciones, argumentó. Maduro se congratuló de la participación aquí en el foro de figuras como el ex presidente portugués Mário Soares, del español Miguel Angel Martínez, vicepresidente del Parlamento Europeo, entre otros.

“El encuentro demuestra el interés en el viejo continente por Venezuela, por lo que ocurre en América Latina como ejemplo de que en verdad otro mundo es posible”, destacó.

Apreció la discusión en el evento parisino del asunto de la crisis financiera y recordó que durante décadas la exigencia de Fidel Castro por acabar con el intercambio desigual y con la deuda externa cobra ahora enorme vigencia.

“Hay cosas como las dichas por Fidel Castro durante mucho tiempo y otras advertencias más recientes que manifestó el presidente Hugo Chávez que sonaban descabelladas a ciertos oídos y ahora se convierten en hechos incuestionables”, indicó.

El canciller Maduro expresó que en el umbral de la cumbre de los 20 que se efectuará el 15 de noviembre, flotan en el ambiente varias interrogantes, entre ellas la regulación de las finanzas y de la pertinencia del propio capitalismo.

“¿Es el capitalismo el sistema económico que va a permitir un plantea de justicia, paz y equidad?. Nosotros creemos que se impone un socialismo de nuevo tipo, capaz de responder a las expectativas de las mayorías de nuestro planeta”. Al finalizar Nicolás Maduro exhortó a la asistentes a comenzar a preparar la conmemoración el próximo año, cuando se cumplan los 10 años de existencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela y que “felizmente coinciden con el 50 aniversario de la Revolución Cubana, porque sin revolución en Cuba no hubiera habido revolución en Venezuela” concluyó el canciller venezolano.

Esta conferencia internacional es la segunda sobre este tema que se realiza en Europa. En noviembre de 2007 una similar tuvo por sede Londres con el decidido apoyo de Ken Livingstone, ex-alcalde laborista y también como ahora de la organización Labour Friends of Venezuela. En esta ocasión la conferencia de París fue organizada por la asociación por Mémoire des luttes que preside el periodista y escritor Ignacio Ramonet, en colaboración con Venezuela Information Centre de Londres y del grupo parlamentario laborista de amigos de Venezuela y el apoyo de la Embajada de Venezuela en Francia.