Argentina

Reflexiones sobre un “Hundimiento” !

La Prefectura Naval Argentina en un acto de supuesta defensa de la soberanía territorial argentina hundió a cañonazos a un pesquero de bandera china que estaba operando en la zona económica exclusiva de nuestro territorio (las famosas 200 millas náuticas, que justamente fue Juan Perón y el Presidente Harry Truman de Estados Unidos que las declararon e impusieron en los años 50 del siglo pasado).

Mientras se trataba el sainete de la entrega sin escrúpulo por parte de la llamada clase política, de la soberanía argentina, que viene sin solución de continuidad desde abril de 1976 -cuando un agente del cipayaje local José Alfredo Martínez de Hoz declaro solemnemente que venía a cambiar la matriz productiva, económica y financiera, del territorio al sur del continente suramericano que opera bajo el nombre de República Argentina-.

Con una votación en diputados (que está integrado por una mayoría de personajes que desde hace años se reciclan o bien en las Cámaras, o bien en cargos creados Ad hoc y que conforman una nueva oligarquia politica argentina desde el pomposamente llamado regreso de la democracia y que han votado en muchos casos contradictoriamente , eso sí, siempre de acuerdo con el oficialismo de turno para continuar estando dentro del presupuesto nacional), con la cual definitivamente “nos” rendimos al capital rufián/financiero internacional (festejado por los mass medios de comunicación de argentina y los dominados culturalmente por un sistemas de ideas caducas y demode). Me hizo recordar una declaraciones de Perón que vi recientemente en el estreno en Córdoba, de: “El Legado Estratégico de Juan Perón” del director Pino Solanas, donde el último estadista de la argentina decía aproximadamente: “que si había un nuevo golpe militar, los argentinos quedaran tan derrotados y confundidos que elegirán a sus propios verdugos para que los gobiernen”. Vaya si tuvo razón.

Decía que mientras se trataba la derogación a las leyes para acceder a las exigencias de un juez menor de EEUU. La Prefectura Naval Argentina en un acto de supuesta defensa de la soberanía territorial argentina hundió a cañonazos a un pesquero de bandera china que estaba operando en la zona económica exclusiva de nuestro territorio (las famosas 200 millas náuticas, que justamente fue Juan Perón y el Presidente Harry Truman de Estados Unidos que las declararon e impusieron en los años 50 del siglo pasado). El diario La Nación le dio una importante cobertura al tema, pero secundaria, porque lo primero era el “arreglo” con los fondos buitres. Y allí en ese diario (ideológicamente identificado con los intereses de la potencia norteamericana históricamente) nos notificamos que era el tercer “incidente” con pesqueros chinos, todos bajo la actual administración del gobierno de la alianza que encabeza el partido PRO ( que lleva 100 días); como sabemos las actuales conducciones de la FFAA y de FFSS no tienen autonomía para poder realizar un acto como el descripto, que nos pone ante una crisis diplomática con una potencia global, sin la autorización del Ministerio de Seguridad de la Nación, organismo conducido por un inefable político, de los denominados (4×4), porque sirven a distintas administraciones, su currículo así lo confirma, pues han pasado desde integrar conducciones guerrilleras en los 70 a ser ex PJ, ex Aliancista y muchos otros ex, pero en lo que siempre ha sido coherente es en su subordinación a las políticas regionales dictadas por los gobiernos de Washington, me refiero a la Sra. Patricia Bullrich.

Pues bien decía, que esta funcionaria seguramente dictó la orden de intervenir a Prefectura con el pesquero que operaba supuestamente en aguas territoriales argentina, - y ello nuevamente me retrotrae a la época de Martínez de Hoz cuando se entregaba el patrimonio nacional y se nos endeudaba sin beneficio de inventario. Pero los militares de entonces, con el argumento de la defensa de la soberanía territorial, casi nos llevan a una guerra regional con nuestro vecino Chile que fue frenada por la intervención del Papa (JPII), y su negociador el Cardenal Samoré- y es seguro que el Presidente de la Nación Ing Mauricio Macri debería estar informado de esta decisión. Y esto nos lleva a concluir que en esta nueva era de las “relaciones” argentinas de “volver al mundo” (al occidental, y ya poco cristiano), es que se inscribe esta decisión. También es importante destacar, que no observamos la misma voluntad y decisión de controlar las flotas pesqueras que desde hace años depreda nuestros mares con autorización de la administración Kelper de las Islas Malvinas (pareciera que la política de control de nuestros mares, no contienen este punto por parte del gobierno nacional). Y también nos lleva a concluir que estamos, ante un realineamiento Geopolitico claro y directo con los intereses de la potencia norteamericana, que en su repliegue EE.UU. está nuevamente tratando de tener su patio trasero y a suramerica bajo su control estricto, para operar en el nuevo orden mundial multipolar y donde el tándem China/Rusia no debe tener ni bases ni influencia. (será parte de las negociaciones reservadas que tendrán el encuentro Obama/ Macri, cuando visite nuestro territorio).

El problema es que este tipo de realineamientos de tipo saltibanca como ha sido nuestra política exterior desde el retorno de la democracia, NO está en línea con nuestros interese permanentes como Nación, y debemos recordar que prácticamente el único comprador de nuestros productos (commodities) es justamente China y me pregunto en voz alta qué pasaría si el Gobierno Chino nos aplica sanciones ahora que ha reducido sus compras de materias primas y alimentos a la argentina. En síntesis debemos entender que esta zona del sur del continente con las últimas acciones se profundiza hacia a un modelo neo colonial para lo cual no nos hace falta ni Servicio Exterior, ni FFAA, ni inteligencia y que además nuestra economía es administrada por los grupos transnacionales financieros y depredadores de recursos naturales, lo que nos lleva a concluir que bajo una dictadura y luego bajo un sistema demoliberal (pomposamente llamado democracia) este territorio está controlado y bien controlado por los poderes del llamado “mundo” occidental.

Lic. Carlos Pereyra Mele
Director de Dossier Geopolitico