México

Alerta roja por la siembra de 2.5 millones de hectáreas de maíz transgénico

Cuando el presidente Peña Nieto, el 21 de enero desde el municipio de Santa Margarita (Chiapas), lanzó su cruzada contra el hambre, difícilmente podía pensar que apenas dos días después otro tipo de hambre pudiera constituir una molestia quizás mayor: el 23 de enero, algunos integrantes de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA) iniciaron un ayuno colectivo contra la siembra de maíz transgénico. “Un acto de mortificación voluntaria (…) para denunciar el enorme atropello que significaría la aprobación de la siembra de maíz transgénico en México y demandar que el gobierno federal considere los intereses de los campesinos y productores mexicanos por encima del poder de las empresas trasnacionales” . Porque la lucha contra los transgénicos no es una simple “cuestión agrícola” y tampoco es sólo una “cuestión mexicana”. En las palabras del jurado del Tribunal Permanente de los Pueblos , “los ejemplos de ataques al maíz y a la soberanía alimentaría (…) ponen en evidencia un ataque sistemático y estructural a la cultura, identidad y futuro de los pueblos de México”. Pero no se trata únicamente de México, pues para los campesinos y la población rural de América Latina, Asia y África el maíz es ya una de las principales fuentes de subsistencia y países como Lesotho, Zambia y Malawi tienen el porcentaje de consumo de maíz per cápita más alto del mundo .

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad en México (Conabio) ya había dictaminado que las solicitudes de las corporaciones fueran rechazadas . En 2009, la misma Conabio publicó un estudio sobre el origen y la diversificación del maíz concluyendo que la totalidad del territorio de México es centro de origen del maíz . Una contradicción frontal con el mapa publicado por el gobierno mexicano que establece que las áreas de siembra de transgénicos quedan fuera de los centros de origen y que, según un informe del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (Ceccam), “no es científicamente correcto y fue diseñado para justificar las plantaciones de las transnacionales” .

A pesar de las solicitudes de la población y de la carta que la Vía Campesina, GRAIN y el Grupo ETC dirigieron a la FAO y al Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) pidiendo que intervengan a favor de la seguridad alimentaria global , el gobierno de Calderón eliminó la obligación de seguir las recomendaciones de las instituciones encargadas y de consultar el Instituto Nacional de Ecología . A principios de diciembre, el nuevo Secretario de Medio Ambiente del gobierno de Peña Nieto, Juan José Guerra, declaró que la decisión sobre los transgénicos era “una decisión técnica” y que consultaría con científicos. ¿Cuáles científicos?, nos preguntamos. Obviamente, ninguno de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), ni de los dos mil setecientos expertos que en noviembre firmaron un llamado contra el maíz transgénico .

El hecho es que la cuestión del maíz transgénico es un asunto importante y delicado, sobre todo porque la mayoría de las tierras destinadas a su cultivo se encuentran en el Norte del país, este Norte que desde hace años nos presentan como un Far West de asesinatos y narcotráfico. Pero tan malo no debe de ser si “seis de diez hectáreas de tierra vendidas en el mercado se encuentran en nueve estados del Norte” .

En este sentido, el reporte escrito por Héctor Manuel Robles Berlanga acerca de la venta de tierras en México resulta muy interesante porque, aunque concluya que el fenómeno de acaparamiento de tierras no existe en el país, subraya que “si miramos a las ventas de tierras juntas con los contratos de usufructo, de dominio pleno y con la formación de compañías comerciales, se obtiene la cifra de 11.553.000 hectáreas de tierra (…) Una cifra para nada insignificante, pues representa el 6.5 por ciento del área rural y el 36.7 por ciento de la tierra cultivable en el país” .

Es decir, el acaparamiento de tierras en México no se ve, pero se practica. Y si se suman a los beneficios de la venta de productos transgénicos las regalías para las semillas, las tecnologías y los plaguicidas (que ya patentaron Monsanto, Syngenta y DuPont) y sobre todo el negocio de tierras en los estados confinantes con Estados Unidos, se entiende mucho mejor porque el tamaño de los intereses en juego es el mismo que el de los riesgos: enorme.

La sociedad civil sigue manifestando su rechazo a las políticas gubernamentales, la huelga de hambre se concluyó el 1 de febrero con una mega-marcha organizada por la UNORCA y La Vía Campesina y el jueves 7, en la Facultad de Ciencias de la UNAM, tuvo lugar un debate público donde Antonio Turrent, presidente de la UCCS, exigió nuevamente al gobierno de Peña Nieto que evitara la siembra de maíz transgénico en el norte del país y revocara los permisos otorgados con fines experimentales de ese cultivo a cielo abierto. Pues la contaminación de las variedades nativas y criollas por el polen transgénico no es un riesgo sino un hecho .

En el encuentro también se presentaron los estudios más reciente de la Universidad de Caen en Francia donde se analizaron los efectos sobre la salud en ratas alimentadas con un maíz transgénico durante dos años: “todos los grupos tratados murieron dos-tres veces más… y con mayor rapidez”. Y a quienes opinan que no está demostrado que las consecuencias serían las mismas sobre los seres humanos se podría responder que, dada la movilización internacional en contra de los transgénicos, parece que los consumidores no quieren averiguarlo.

La amenaza de la siembra de 2.5 millones de hectáreas de maíz transgénico en México sigue siendo real e inminente. Si este proyecto se vuelve realidad, uno de los más esenciales bienes comunes de la humanidad, el maíz, será “privatizado”, los que lo defienden serán eliminados y los que sobreviven gracias a su cultivo serán envenenados. Quedan los que pensaban que sólo era un problema mexicano. Ellos también serán envenenados, pero no recibirán su veneno gratis en el marco de un plan en contra del hambre sino que lo pagarán dos veces más caro, cuando en su rica mesa añadirán a su rica ensalada el delicioso maíz “orgánico” mexicano, versión empresarial contaminada de lo que antes era naturalmente común.

ref/
1 “Carta al pueblo y gobierno de México: Manifiesto del Maíz: NO al Maíz transgénico”, Carta de la Unión Nacional de Organisaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), disponible en http://viacampesina.org/es/index.php/temas-principales-mainmenu-27/biodiversidad-y-recursos-gencos-mainmenu-37/1591-mexico-huelga-de-hambre-contra-el-maiz-trangenico
2 El Tribunal Permanente de los Pueblos - Capítulo México se inauguró públicamente en octubre de 2011 y tiene una serie de audiencias temáticas hasta 2014: guerra sucia, impunidad y falta de acceso a la justicia; feminicidios y violencia de género; migración y desplazamiento forzado; violencia contra las y los trabajadores; violencia contra el maíz, la soberanía alimentaria y la autonomía; devastación ambiental y derechos de los pueblos; desinformación, censura y violencia contra comunicadores.
3 Alfred W. Crosby, revisión de James C. McCann, Maize and Grace: Africa’s Encounter with a New World Crop, 1500-2000 en Technology and Culture, Vol. 47, No. 1, Enero 2006, pp. 190‐191.
4 “La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad en México (Conabio) había dictaminado que las solicitudes de las compañías fueran rechazadas, sobre la base de los riesgos para la biodiversidad en el centro de origen y debido a que consideró que la coexistencia de variedades campesinas con maíz transgénico es imposible”. Fuente: Grupo ETC, Boletín informativo, Jueves 13 de diciembre de 2012 - www.etcgroup.org
5 Kato, T.A. et al., “Origen y diversificación del maíz: una revisión analítica,” Universidad Nacional Autónoma de México, omisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México, 2009, disponible en http://www.biodiversidad.gob.mx/genes/pdf/Origen%20del%20MaizUv.pdf
6 Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, proyecto “Centros de origen y diversificación”, disponible en http://www.biodiversidad.gob.mx/v_ingles/genes/centers_origin/centers_origin.html
7Sobre la manipulación gubernamental para negar que todo México es centro de origen del maíz, ver el documento de Ceccam “La determinación de los centros de origen y diversidad genética del maíz”, Mexico, 2012, disponible en: http://www.ceccam.org/publicaciones?page=1.
8 Ibid.

9 La Via Campesina, GRAIN, Grupo ETC, “Maíz transgénico en centro de origen. Carta abierta al CBD y a la FAO,” 29 Novembre 2012, disponible en http://viacampesina.org/es/
10 “Hasta antes del término de la administración de Calderón, los permisos para la liberación de cultivos transgénicos eran otorgados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), en consulta con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que a su vez tenía la obligación de seguir los dictámenes del Instituto Nacional de Ecología (INE), de la Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio) y de la Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). El gobierno de Calderón eliminó la obligación de decidir de acuerdo a las recomendaciones de las tres instituciones (borrando la palabra “vinculante” de la regulación), eliminando además la referencia a consultar al Instituto Nacional de Ecología”. Fuente: Grupo ETC, Boletín informativo, Jueves 13 de diciembre de 2012 - www.etcgroup.org
Para información más detallada véase: Diario Oficial de la Federación, 26 de noviembre de 2012, “Decreto por el que se expide el Reglamento Interior de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.” El cambio está en el artículo 27 - XVII. Una comparación con la versión anterior se puede consultar en el boletín de prensa de Greenpeace, nota número 3.
Disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5279128&fecha=26/11/2012
11Véase también UCCS, European Network of Scientists for Social and Environmental Responsibility (ENSSER), International Network of Engineers and Scientists for Global Responsibility (INES), Third World Network y Grain, “GM Maize in Mexico: An irreversible path away from agricultural biodiversity, farmer livelihoods and the right to food within the center of origin of maize,” noviembre de 2012, disponible en: http://www.ensser.org/developing-responsible-approaches-to-risk-assessment/gm-maize-in-mexico/.
12 Robles Berlanga, Héctor Manuel, “(Trans)national agribusiness capital and land market dynamics in Mexico”, Canadian Journal of Development Studies/Revue canadienne d’études du développement, Vol. 33, No. 4, 529–551, December 2012
13 “In analysing information from each of these areas individually, it would appear that the circulation of land is a marginal phenomenon. However, if we look at land sales together with contracts involving usufruct, dominio pleno (freehold) and the formation of commercial companies, we come up with 11,553,000 hectares of land. This is far from insignificant, as it represents 6.5 per cent of the rural land area and 36.7 per cent of the cultivated land in the country”, in Robles Berlanga, Héctor Manuel, “(Trans)national agribusiness capital and land market dynamics in Mexico”, Canadian Journal of Development Studies/Revue canadienne d’études du développement, Vol. 33, No. 4, 529–551, December 2012. Traducción del inglés por el autor.
14 La Vía Campesina “México, mega marcha contra el maíz transgénico”, http://www.viacampesina.org/es/index.php/temas-principales-mainmenu-27/biodiversidad-y-recursos-gencos-mainmenu-37/1613-mexico-mega-marcha-contra-el-maiz-transgenico
15 “Extrañamiento dirigido al Presidente de la República Mexicana”, México, D. F., 29 de septiembre, 2009.
Disponible en http://www.unionccs.net/doc/g/sciencetrmaize_es
16 Eric Séralini et al., “Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food and Chemical Toxicology”, 2012. Disponible en http://dx.doi.org/10.1016/j.fct.2012.08.005