Chile

Arremetida empresarial con Bachelet

El equipo de gobierno de la Nueva Mayoría enfrentan ya de lleno al poder real de la sociedad chilena: los grandes empresarios y las transnacionales.

Estos ya esbozaron hace meses, pese a sus hipócritas declaraciones de buena voluntad, su estrategia de no permitir ningún cambio sustantivo en la estructura socio económica. El enfrentamiento es ya sin concesiones, La ´yegua madre de la reacción chilena´ (diario El Mercurio), además del diario La Segunda, la Tercera, Diario Financiero y prácticamente todos los canales de Televisión están marcando y golpeando minuto a minuto la línea de una oposición frontal a toda reforma. Ni qué decir, qué harían si se estuvieran planteando cambios estructurales profundos. Han desvirtuado, frente a la llamada opinión pública, la Reforma Educacional y esperan ahora liquidar la reforma Tributaria; una de las fórmulas destinadas a financiar los ejes centrales del programa de gobierno y de paso sacar al Ministro de Hacienda, asesinando su imagen. Al igual que lo hacen con el Ministro del Interior y lo hicieron con el Ministro de Educación. Emplean para esto todos sus recursos ideológicos y financieros. Ya los hombres de Washington, pescados grandes, Piñera y Lagos, salieron con todo a contener y desprestigiar cualquier cambio en el estado de cosas.

En su edición del día domingo 21 de abril 2014 del diario El Mercurio, independiente (o anexo) a los lloriqueos de semana santa y la sorprendente noticia de canonización de los últimos Papas (que entre otras cosas ampararon y callaron los temas de corrupción y pedofilia en el mundo) Eliodoro Matte y uno de los serviles de la dictadura de ayer y hoy empleado de la oligarquía, Hernán Buchi, esbozaron lo que venía. El primero obviamente es uno de los que manda en este país junto a Angelini, Paulman, Lucksic. Matte, es cabeza de una familia que al 2013 alcanzó, según la revista Forbes, una fortuna de US $ 3.700 millones. Es además presidente del Consejo Directivo del influyente y reaccionario Centro de Estudios Públicos (CEP). Hombre de Iglesia, recordado por su lobby en el Poder Judicial como parte de la defensa cerrada que hizo del cura pedófilo Karadima pagando junto a otros empresarios la defensa legal del “santito” como llamaba a su insano guía espiritual. Ahora este paladín de la moral y las buenas costumbres, para enfrentar al gobierno convocó a 10 miembros de la oligarquía productiva financiera que aportaron en partes iguales (democráticos ellos) a un fondo de 50 millones de dólares destinados a potenciar la CEP. [i] Mecenas modernos en un “acto inédito, sin ningún beneficio tributario”… crean por arte de magia (pues ni se le pasa por la mente que su filantropía está sustentada en la plusvalía extraída del trabajo ajeno) un fondo que se espera que “sea el comienzo de una cultura de filantropía como pasa en Estados Unidos y Europa”. Los resultados: este fondo es el que paga en parte, la manada de corifeos que se mueven al unísono para atacar todo lo que signifique transformación real de la sociedad chilena. Van por el aplastamiento del gobierno si no se somete a sus dictados. Y ya sabemos los alzamientos militares y el crimen serán, si se persiste, sus últimos recursos. ¿Alguien lo ha olvidado?

Así Don Eliodoro dio en su oportunidad la voz de alarma: “ Nuestras convicciones están siendo cuestionadas y por eso hay que defenderlas con convicción y evidencias, no bastan los eslógans .” Y ¿cuáles son las convicciones que estaban siendo cuestionadas? : La primera fue naturalmente la de que en el país había una visión cada vez más generalizada de que la derecha no tiene nada bueno que ofrecerle al conjunto del país, de que el neoliberalismo y la economía de mercado sólo ha contribuido a acrecentar las desigualdades y el endeudamiento masivo de los chilenos y chilenas.

La segunda es que el país ha cambiado: la plebe ha salido a las calles junto a los estudiantes y esto pone en cuestión todo el sistema y por lo tanto debe levantarse el andamiaje de contención, incluyendo la siempre gravitante mano del imperialismo.

Ya el embajador Michael Hammer en una reunión con empresarios le manda un mensaje al gobierno sobre “que hay que tener reglas claras y que es necesario consultar a todas las partes interesadas”. [ii]

En este escenario y usando un lenguaje más directo, el gurú económico del empresariado chileno, y sirviente de la dictadura genocida Hernán Büchi, declara sin medias tintas que hay que detener a “los que no le dan oportunidad al crecimiento y si mayor poder al Estado ”. Amenazó con que “ la reforma Tributaria nos hará a todos más pobres y más desiguales ”. Como si ya Chile, bajo las fórmulas neoliberales, no fuera uno de los países con peor distribución del ingreso del mundo y donde el sector privado maneja el 80 % de la economía chilena. A este compás se ha levantado toda “la inteligencia” con que cuenta la derecha. Lo hacen como desinteresados quijotes, no en defensa de sus intereses sino enarbolando a la fantasmagórica “clase media”. Clase media que uno no sabe si se trata de los empleados públicos, los dueños de pequeños negocios que trabajan de sol a sol y/o los que se creían compadres del poder financiero y que terminan viviendo miserablemente en los edificios de las Condes después de “combatir” toda su vida al comunismo, o simples trabajadores corroídos por el arribismo y el desclasamiento que les inocula el modelo y defienden de pronto en aras de lo que ellos creen, por ejemplo, una mejor educación. Así enarbolando lo que creen sus intereses,se convierten en aliados de los gestores y lucradores de la educación, que de pasada retiran 170 millones de dólares al año, gracias a platas del estado. (En una doble exanción, los bolsillos de los padres y los bolsillos del Estado) dándose la gran vida mientras los padres “pelan el ajo” tras una mejor educación para sus hijos.

Dicen y repiten a coro que el gobierno dañará a la clase media que han reducido el debate a su mínima expresión, siendo que tienen el control de casi todos los medios de comunicación,desde donde distorsionan con toda la boca que tienen, las medidas que el gobierno pretende aplicar y que tampoco son, para que vamos a decir una cosa por otra, los prolegómenos de la revolución. Estos profitadores de la más feroz de las dictaduras vividas por los chilenos se han convertido por arte de magia en los más rimbombantes defensores de la libertad de los ciudadanos y del ideal democrático. Obviamente no dejan de amenazar con los sucesos de Venezuela y Argentina. Ya no mencionan a Bolivia, pues claro, Evo en la construcción del socialismo en Bolivia ya bajó los índices de pobreza a la mitad entre 1999 y el 2011, no ha endeudado al país, no ha aumentado la inflación, se ha creado miles de empleos y ha triplicado el presupuesto para las universidades estatales. Algunos hacen loas de esto, pero no gratis, lo hacen para meter una cuña en los procesos de integración en las que Venezuela y los otros países han jugado un rol tan importante. Pero los dirigentes bolivianos tienen muy claro lo que hay detrás de estos hipócritas reconocimientos.

A estos próceres se agregan las defensas corporativas de la Democracia Cristiana a los suyos y sus intereses. No olvidemos, que este es un Partido donde conviven sectores de trabajadores y poblacionales con grandes empresarios de la construcción, del sector pesqueros y dueños de derechos de agua. Por ejemplo los intereses creados de los influyentes DC Mariana Aylwin y Gutemberg Martínez, lucradores de la educación que están haciendo lo suyo por conseguir liquidar cualquier cambio significativo en ella.

Debe recordarse que el gobierno comprometió 50 medidas que si la derecha y sus aliados oficiales logran desperfilar la frustración será muy grande. El gobierno y la Presidenta deben meditar que su principal soporte en la comprensión y realización real de su programa de gobierno no están en los círculos del poder económico sino en el pueblo organizado y la movilización popular. La derecha ya ha lanzado abiertamente su propuesta: No a la reforma laboral, no a la reforma tributaria, no a la reforma educacional, no a una nueva Constitución.

Septiembre es un mes símbolo, veremos si en este mes los empresarios reaccionarios que mandan en Chile logran desbancar al Ministro de Hacienda y reemplazarlo por el genuflexo José de Gregorio, ideólogo del sistema, siempre dispuesto a complacerlos. Luego sin duda irán por más.