Bolivia presentó ante La Haya demanda marítima contra Chile

Una comisión liderada por el canciller David Choquehuanca y el embajador plenipotenciario Eduardo Rodríguez Veltzé presentó el miércoles, pasadas las 9h00 (15h00 Países Bajos), ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya una demanda contra Chile por una salida soberana al Océano Pacífico. Se trata del primer alegato judicial de la mediterránea Bolivia en casi siglo y medio que se pasó de negociación en negociación, de cabildeo en cabildeo, de traspié en traspié y de esperanza en esperanza.

“La demanda boliviana solicita a la Corte Internacional de Justicia que falle y declare que Chile tiene obligación de negociar de buena fe un acuerdo pronto y efectivo que le dé, que le otorgue una salida plenamente soberana al Océano Pacifico, esta solicitud no se basa en el Tratado de (Paz y Amistad) de1904″, dijo Choquehuanca.

El Gobierno del presidente Evo Morales decidió hace dos años acudir a esa instancia de justicia ante un infructuoso diálogo con los gobiernos de Chile para restituir el derecho de los bolivianos a una salida soberana al mar.

El Canciller boliviano aseveró que de conformidad con las normas del derecho internacional la demanda no es un acto “inamistoso contra Chile ni su pueblo”, pues lo que busca es encontrar una solución definitiva a un centenario problema de interés hemisférico.

Acotó que el país está convencido de que la paz, la amistad, la buena vecindad y la complementariedad deben primar entre las naciones, razón por la que hace conocer su decisión de acudir a un tribunal de justicia internacional a la comunidad internacional de la que demandó su acompañamiento “que en derecho y justicia busca restablecer los derechos de un país injustamente enclaustrado y privado de su cualidad marítima con la que nació”.

Para Bolivia la recuperación de la cualidad marítima es una política de Estado, cuya estrategia toma en cuenta su difusión en todos los organismos internacionales y foros a los que el país asista, tarea que fue cumplida y con éxito por el Jefe de Estado, quien logró posicionar el tema y recibir el apoyo internacional.

Choquehuanca manifestó que Bolivia “como país pacifista deposita su confianza en la Corte a la que reconoce como el más alto tribunal establecido por la humanidad para solución pacífica de controversias entre Estados”.

La comisión que presentó la demanda estuvo integrada, además de Choquehuanca y Rodríguez, por el embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti, la principal autoridad de la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), Juan Lanchipa, la ministra de Transparencia, Nardy Suxo, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Héctor Arce y el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

Confianza en la justicia

El presidente Evo Morales saludó la presentación de la demanda y expresó su confianza en ese alegato judicial basado en fundamentos históricos, jurídicos y económicos.

En una breve conferencia de prensa dictada en Palacio de Gobierno, el Jefe de Estado destacó la presencia de la comisión boliviana que se trasladó a la sede de La Haya, en los países bajos, a la cabeza del canciller David Choquehuanca, el embajador Plenipotenciario Eduardo Rodríguez y el equipo de la Dirección de Reintegración Marítima para hacer oficial el primer alegato judicial sobre la centenaria demanda de retornar al mar con soberanía.

“En Europa en horas de la tarde, en Latinoamérica en horas de la mañana se presentó la demanda correspondiente, esta demanda escuchando al pueblo boliviano después de tantos años de intentos de retornar al mar con soberanía, pues hemos decidido acudir a la Corte Internacional de Justicia para que se haga justicia con Bolivia”, manifestó.

Aseguró que Bolivia tiene derecho sobre la costa marítima, por lo que manifestó su confianza en la demanda presentada por el equipo jurídico.

“Bolivia tiene derecho a volver al Océano Pacífico con soberanía, solo quiero decir que esta demanda está en manos del Tribunal y esperamos como siempre con mucha confianza la demanda presentada mediante el Canciller y el equipo que se traslado hacia La Haya, Europa”, señaló.

En la guerra del Pacifico, que el Gobierno califica de invasión, Bolivia perdió 120.000 km2 y 400 km de costa, extensión territorial que reclama a Chile desde el siglo XIX.

En 1904 ambos países firmaron un tratado que fijó la frontera y en 1978 Bolivia y Chile cortaron relaciones diplomáticas. A la fecha la relación se entabla mediante las vicecancillerías.

En marzo de 2011, el presidente Evo Morales anunció la decisión de Bolivia de demandar a Chile ante un tribunal internacional para que restituya al país su cualidad marítima, tras sostener con Santiago un diálogo sin resultados sobre este tema, en el marco de una agenda de 13 puntos acordada en 2006.

“Argumentos válidos”

En Chile la abogada y profesora de Derecho Internacional de la Universidad de Chile, Astrid Espaliat Larson, consideró que los derechos expectaticios (referidos a promesas incumplidas) , base de la demanda que Bolivia presentó el miércoles ante La Haya contra Chile por una salida soberana al Océano Pacífico, son argumentos válidos.

“Sí, existe la posibilidad que un Estado le reclame a otro para el cumplimiento de lo que él estima ha sido una promesa, y es una promesa incumplida (…) Es tan válido como alegar el incumplimiento de un tratado, de algo escrito, porque el derecho internacional responde a otras lógicas”, argumentó en declaraciones a Radio Oasis.

El gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, decidió hace dos años acudir al Tribunal Internacional de La Haya, instancia que Bolivia reconoce como el más alto Tribunal establecido por la humanidad para la solución pacífica de controversias entre Estados, después de un infructuoso diálogo con los gobiernos de Chile, para restituir el derecho de una salida soberana al mar, perdida en una guerra territorial a fines del Siglo XIX, que La Paz considera una invasión.

La experta chilena consideró “relevante” el argumento que “está tratando de hacer valer Bolivia” y dijo que no le “parece afortunado el estar menospreciando las estrategias de la contraparte”, como sucedió con el presidente Sebastián Piñera y dijo que desestimar de manera anticipada esa posible argumentación no es correcto.

“No me parece que aporte mucho en realidad, porque si aportara, yo diría sí, pero no aporta, porque te impide conocer bien la línea argumentativa, entenderla y asumir desde donde vas a hacer tu defensa”, complementó.