Chile. Pueblos en lucha

Carabineros y las FF.AA., violan los DD.HH. en democracia

Que explicaciones pueden justificar la cobarde y violenta represión desatada por Carabineros, simplemente ninguna, el argumento del general director de la institución, de la supuesta sujeción de su personal a los protocolos establecidos, para disuadir manifestantes y evitar desordenes, es mediocre. El director General no está a la altura de su cargo, lo que hace es proteger y amparar actos propios del terrorismo de estado, que ya vivimos en nuestro país y de la cual su institución fue parte activa, su papel no es proteger estos desquiciados actos en contra de la población civil, su deber es aislar y castigar enérgicamente, sin rodeos, estas actuaciones que enlodan su institución.

Carabineros y las FFAA, en los días que estos últimos salieron a la calle, mandatados por el ministro del Interior, de Defensa y por el Sr. presidente de la Republica, han violado sistemáticamente, y lo siguen haciendo, los derechos humanos en Chile. En tiempos de dictadura era difícil, casi imposible, reunir evidencias de cómo actuaban los militares, la DINA primero y después la CNI, deteniendo, torturando, asesinando y haciendo desaparecer a miles de compatriotas.

Hoy cualquier ciudadano y ciudadana porta un teléfono y una cámara para registrar y grabar los atropellos irracionales que están cometiendo carabineros y la PDI, imágenes en directo, que no solo recorren las redes sociales en Chile, sino que, en todo el mundo. Por ello es que resulta ridículo e irresponsable, que políticos, ministros, funcionarios del gobierno y el general director de carabineros, nieguen evidencias claras y contundentes de la represión brutal que están ejerciendo y de manera consiente, por lo cual tarde o temprano tendrán que asumir sus responsabilidades.

Con estas explicaciones, que, en contextos distintos, son las mismas que entregaba la dictadura para justificar horribles crímenes de lesa humanidad, lo que están haciendo hoy desde el gobierno, es lanzar un manto de impunidad y de protección a quienes planifican, deciden y ejecutan todos estos actos represivos perversos. La explicación de que carabineros esta actuando ajustándose a la legalidad es falsa, lo que están haciendo es reprimir cobardemente a la población civil, orientados por el gobierno de Piñera, para intimidar a quienes están en las calles y bajar así el entusiasmo y la decisión que recorre todo Chile por cambiar nuestra realidad.

Lo que esta haciendo carabineros es actuar, siguiendo el llamado de guerra que hizo el “demócrata” Piñera, violentando en democracia al “enemigo interno”, ellos no ven ciudadanos ni ciudadanas manifestándose por sus derechos, ellos ven tal cual fueron adoctrinados, a “vándalos”, “subversivos” y “delincuentes”. Están utilizando los “elementos disuasivos”, armas largas, disparando perdigones y balines a corta distancia, a quemarropa, a la cara, ojos, (190 son los jóvenes que han perdido un ojo o ambos por balines), apuntando a los genitales, cabeza, piernas. Atropellando a personas y luego se dan a la fuga. Tomando detenidos por miles y a muchos de ellos no los registran en las comisarias, secuestrando personas desde sus domicilios, sin orden de detención emanadas de un tribunal.

Están torturando a los detenidos y detenidas, violando a jóvenes, golpeándoles hasta dejarles inconscientes, a otros les mantienen incomunicados sin que éstos sean pasados a juzgados o fiscalías a control de detención. Obligándoles a firmar declaraciones para que se inculpen de actos que no realizaron, u obligados a firmar, declarando que no han sido objeto de torturas ni malos tratos.

Todo esto se llama TERRORISMO DE ESTADO y la historia se repite, militares y carabineros nuevamente actúan asesinando a su pueblo, violentando el anhelado “nunca mas” crímenes de lesa humanidad ni violaciones a los DDHH en Chile, con una represión violenta ordenada por el Gobierno de Piñera. Quien, amarrado a la ultraderecha, UDI, desprestigiado y con una baja credibilidad se aferra al poder, esta pasando a la historia como Nerón, el emperador que incendio Roma para aferrarse al poder, no entiende que el Oasis que inventó para autoproclamarse líder del continente ya no existe y que el modelo de país que defiende ya no lo queremos.

Arrinconados por el movimiento social, por el pueblo volcado en las calles, Nerón reculó y propone una constitución amarrada en el Congreso, que no incluye la Asamblea Constituyente, es decir el ejercicio de la soberanía y la participación del pueblo, que es quien esta pidiendo una nueva constitución, una democrática, que elimine y no remiende la que se diseño en dictadura y que es el blindaje del modelo de país que queremos cambiar.

El pueblo dijo ¡basta!”, y echó a andar, este proceso de movilización social ya no se intimido, hay una generación de jóvenes valientes, que con su entusiasmo y conciencia movilizaron a los chilenos y chilenas, conformando un movimiento nacional que continuará avanzando por sus justas demandas. El gobierno mientras tanto, continúa lanzando migajas e intentando arreglar la crisis social entre cuatro paredes, imponiendo soluciones parches que no resuelven los problemas de fondo, mientras recrudece la represión, la que como ya todos somos testigos, está dirigida a provocar a los manifestantes, para generar en la ciudadanía una sensación de intranquilidad y desorden.

Esto augura que la represión no va a parar, que continuarán los ataques destemplados en contra de manifestantes, mientras dejan hacer o, eluden enfrentar, a quienes saquean y hacen vandalismo. Este patrón de actuación es intencional, se corresponde con lo que por años hemos denunciado, es el producto de una formación profesional y doctrinaria de los mandos de carabineros, la que en parte importante esta en manos de generales y oficiales retirados, quienes fueron formados en tiempos de dictadura o, bajo la égida de la Doctrina la Seguridad Nacional.

Con esto, la formación de los mandos, oficiales y subalternos en carabineros (y en las FFAA) lleva consigo la marca de la impunidad, ningún gobierno post dictatorial generó las condiciones para que carabineros reconocieran y rechazaran su participación como actores principales del terrorismo de estado durante la dictadura militar. Con lo cual no se cambiaron las bases doctrinarias que forman a sus oficiales, aislados de la realidad nacional y con total desprecio por derechos humanos, como valor trascendental y de la convivencia democrática.

Esto hace que hoy estemos presenciando acciones de terrorismo de estado, desenfrenadas y cobardes, de militares y particularmente de carabineros, reprimiendo con odio “al enemigo interno”, identificado por el gobierno y sus mandos, en el trabajador y la trabajadora. En el y la estudiante, en los intelectuales, en el hombre y mujer que reclama por sus derechos a educarse y a la salud, por sueldos dignos, pensiones dignas, por terminar el abuso y la aberrante desigualdad social, un pueblo que reclama su participación para decidir una nueva constitución.

Por lo tanto y mas allá de las ridículas explicaciones que entrega el gobierno a través de ministros y funcionarios, Carabineros está actuando disciplinadamente para neutralizar al enemigo que le enseñaron a perseguir y aniquilar. Cuyas consecuencias brutales, son las que estamos viendo a diario, los tratos crueles e inhumanos a compatriotas, amedrentándoles en las calles y sus domicilios.

Con lo que hemos visto y la comunidad internacional, queda de manifiesto y sin lugar a dudas, que Carabineros esta violando sistemáticamente los derechos humanos en democracia, LO QUE NO PUEDE QUEDAR EN LA IMPUNIDAD.

Debemos exigir que se investigue y que se de cuenta de todos los responsables de estos hechos, incluido el presidente de la republica, que se establezcan todas las responsabilidades administrativas y penales de los mandos militares y civiles, que se adopten medidas de reparación y particularmente, QUE SE EXIJAN LAS REFORMAS NECESARIAS EN LAS FFAA Y CARABINEROS, PARA GARANTIZAR LA NO REPETICIÓN DE ESTOS ACTOS.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE Y NUEVA CONSTITUCION.

NO A LA IMPUNIDAD.