Colombia: se pagan 2 mil millones de dólares en sobornos

10.Ene.2010    América Latina

Aproximadamente 4 billones de pesos (unos 2 mil millones de dólares) se pagaron en sobornos durante el año pasado en las contrataciones públicas en Colombia, según reveló el llamado zar anticorrupción, Óscar Ortiz, en una entrevista divulgada por el diario El Tiempo de Bogotá.

La corrupción es una epidemia en Colombia

La cifra de sobornos supera la inversión extranjera directa, y según Ortiz, la corrupción es tan extendida que se puede comparar a la epidemia de la fiebre porcina.
En la entrevista realizada por Yamid Amat y publicada en el diario El Tiempo, Ortíz explica de que manera se llegó a ese cálculo. “Para cuantificar, hicimos una aproximación a partir de una investigación realizada por la Universidad Externado y Transparencia por Colombia, y encontramos que el promedio de un soborno para acceder a la contratación pública es del 12,9 por ciento. Aplicamos ese porcentaje al Presupuesto de Inversión de la Nación del 2009, que fue de 30 billones de pesos, y el resultado fue de 3,9 billones de pesos”.
Ortiz ejemplificó el impacto de ese monto en la sociedad. “Con 3,9 billones de pesos se podrían hacer 2.000 alcantarillados y 1.800 acueductos; se pagaría la educación de 325 mil niños; se podrían beneficiar 347 mil familias con un subsidio de vivienda individual de 11,5 millones de pesos cada uno. La cifra de sobornos equivale a un año de inversión extranjera directa que en el 2007 fue de 3,7 billones de pesos. La corrupción vulnera los derechos y limita el desarrollo”.
“En materia de corrupción, no tenemos la gripa corriente; tenemos la “corrupción AH1N1″. Tenemos organizaciones armadas ilegales, que corrompen a bala; tenemos narcotráfico, lavado de activos y financiación del terrorismo. Colombia no confronta el fenómeno de corrupción ordinaria que hay en todo el mundo. Tenemos un desafío mayor que es casi una captura de la democracia, porque, a punta de plata o a punta de plomo, se impone una voluntad, incluso para elegir dignatarios públicos. Lo importante, y es en lo que estamos empeñados, es generar unos antivirus propios; unirnos gobierno, Estado y sociedad, y hacer un esfuerzo enorme en cultura ciudadana para combatirla”.
En la entrevista, Ortiz da innumerables ejemplos de contratos de obras públicas, hasta en niveles municipales, que demuestran la extensión de la corrupción.