Bolivia

Comunicación para vencer al Imperio

Este 1º de mayo será enterrada esa norma repudiada por las clases desposeídas. El 21060 será derogado definitivamente, pese a las protestas de los sectores neoliberales que desearían la continuidad de su vigencia. El Imperio no está de acuerdo y desde luego está movilizando a sus sectores afines.

América Latina, vive un accionar tendente hacia su liberación política, económica y social en base a los movimientos sociales que manifiestan su descontento con el sistema neoliberal que en los últimos treinta años, demostró únicamente sus intenciones por descapitalizar a los Estados.

Primero fue el Ajuste estructural y luego el achicamiento del Estado, con la venta de la cosa pública. En Bolivia esto ocurrió a partir de agosto de 1985 con la llegada del neoliberalismo con base en el Decreto 21060, que prácticamente reemplazó a la Constitución Política del Estado.

Este 1º de mayo será enterrada esa norma repudiada por las clases desposeídas. El 21060 será derogado definitivamente, pese a las protestas de los sectores neoliberales que desearían la continuidad de su vigencia. El Imperio no está de acuerdo y desde luego está movilizando a sus sectores afines.

No sólo en Bolivia, pero sí en los países que luchan por su liberación se han detonado desenlaces sociales y políticos. Movilizaciones de presunto descontento, son magnificadas por los medios de comunicación mayoritariamente en manos de la derecha latinoamericana.

El Imperio, tiene nueva estrategia, nuevas armas y tecnología de última generación para sus operaciones de guerra psicológica.

El Imperio ha decidido que los medios de comunicación serán sus nuevas armas de guerra. Los medios serán utilizados para sus tácticas y estrategias de control social. Se ha iniciado la “guerra de cuarta generación”, mediante la manipulación informática y la acción psicológica orientada a direccionar la conducta social de las masas.

Los imperialistas se encuentran decididos a desencadenar su guerra de cuarta generación que ya no busca destruir, bases militares, infraestructura civil o matar soldados. Se trata de controlar el cerebro humano. Los portaaviones, los tanques, submarinos y tropas serán sustituidos por bombardeos mediáticos. Las consignas y las imágenes, reemplazarán a las bombas y misiles.

Las grandes unidades militares, serán reemplazadas por grandes redacciones y estudios de radio y TV. ¿Se entiende ahora, lo que desde hace algún tiempo se denuncia como la manipulación informativa desde los medios?

La guerra, sin fusiles, no busca la colonización militar o el control de un territorio, sino la “colonización mental para controlar una sociedad”. Ante esta nueva estrategia del Imperio, nuestros países deben estar apercibidos y prepararse para contrarrestarla en base a normas y leyes de medios, adecuadamente pensadas y aprobadas.

Comunicación liberadora
Una iniciativa para la búsqueda de una nueva teoría de la Libertad de Expresión, ha sido planteada los días 7 y 8 de abril en Caracas (Venezuela), donde se desarrolló el foro continental, “Comunicación para Vencer al Imperio”, a donde asistieron periodistas de Latinoamérica y todas las regiones de Venezuela.

El encuentro organizado por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), debatió por dos días alternativas que se deben presentar para hacer frente a las continuas arremetidas del Imperio. Se acordó, en la ocasión, generar bases para llevar adelante una nueva teoría de la libertad de expresión e impulsar cambios curriculares en las universidades, ajustándolas a la transformación hacia una comunicación liberadora y latinoamericana.

Durante el foro de Caracas, se presentaron por lo menos siete visiones sobre el mismo ideal liberador. David Romero de Radio Globo de Honduras, relató cómo los medios manipularon la información, durante el golpe contra Manuel Zelaya. Dijo que allí, los periodistas se quitaron la careta para mostrarse de acuerdo con los golpistas, pero también periodistas que estaban en desacuerdo con ese accionar, dieron la cara.

El venezolano Roberto Hernández, sostuvo que en estos momentos es más importante tener más estrategia que táctica y que dentro de la guerra mediática, no siempre gana el que pega más, sino el que sabe pegar con contundencia.

Recomendó crear programas para explicar el origen y el propósito de las noticias que emanan de las grandes compañías de comunicación.

Nuestra intervención, sostuvo que la desinformación y la manipulación, son las armas del imperio en la guerra mediática y que la aprobación de leyes de medios son necesarias en nuestros países como parte del ordenamiento para el funcionamiento de los medios.

El ecuatoriano Santiago Luque, relató el comportamiento de los medios, durante el golpe contra el gobierno de Rafael Correa, el 30 de septiembre de 2010.

Los periodistas Ariel Maginera (Argentina), Asalia Venegas (Venezuela), Tania Díaz (Venezuela) y el corresponsal de Telesur en Libia, Jordán Rodríguez, expusieron sus experiencias hacia la búsqueda de nuevas formas de lucha para vencer al imperio.

Sin duda, el encuentro de periodistas en Caracas, dio inicio a la conformación de redes de profesionales, dispuestos a emprender un nuevo periodismo contra el imperio. Sólo se espera la adhesión de otros profesionales para conformar un numeroso conjunto de periodistas progresistas dispuestos a presentar batalla contra las intenciones dominantes del Imperio.