Con razón el descerebrado de Trump alienta la fuga de cerebros de Cuba

A medida que día que pasa vamos enterándonos de los sorprendentes avances de la medicina cubana; sobre todo en materia de lucha contra el cáncer, sin desmerecer otros avances que deja perplejo al mundo. Pero aquella enfermedad, padecimiento, tragedia -no se ha podido precisar causalmente qué es, y peor cómo se trata hasta ahora- como es el cáncer, y que no se ha podido precisar causalmente qué es y cuál es su origen; y peor aún cómo se trata; tiene también hoy cura Cuba.

Y es que si bien no es de manera general; o sea no es para todos los tipos de cánceres que existen que la medicina cubana ha encontrado cura, o ha logrado aportes valiosos para tratar éste mal, como es por ejemplo el cáncer de pulmón, a través del medicamento CIVAMAX plus, cuyo nivel de efectividad es muy alto, y que ha sido reconocido por los mismo investigadores y científicos estadounidenses, quienes más allá de cualquier posicionamiento político; no sólo que han reconocido el valor de la vacuna; sino hacer seguimiento a los pacientes que se tratan con dicha vacuna sobre los resultados sobrevinientes.

Pero no sólo ése es el único aporte como tal de parte de la medicina cubana que le da a la HUMANIDAD –que hay que decirlo con mayúsculas, sino que por el espíritu de la Revolución cubana que está encarnado en el INTERNACIONALISMO, es que otro medicamento que ha sido puesto a disposición es el INTERFERON alfa 2B retroviral que se usa para tratar el sarcoma de Kaposi, relacionado al Sida, la leucemia de células pilosas y los melanomas, mediante cirugías, que también ha sido legado a la ciencia médica. Hoy mismo las autoridades de salud de la China han puesto a conocimiento que la epidemia de Corona virus se está combatiendo con el medicamento INTERFERON ALFA B2.

Y no son sólo esos los avances que Cuba ha aportado a la ciencia de la medicina; sino que transversalmente realiza tratamiento para los hijos de afectados por la radiación nuclear de la explosión nuclear de Chernóbil en la década de los 90 con resultados invaluables.

Así que para entender las razones por las que la medicina cubana es tan desinteresada ofreciendo los avances al mundo, es porque tiene otro enfoque el estudio, como otra finalidad su filosofía, su razón de ser de servicio a la gente, y que son en última instancia son las Razones de Cuba, que diametralmente son diferentes a lo que busca la mercantilizada medicina tradicional. Vale decir, es el componente comercial que hace a su esencia y no el servicio a la gente.

Esa ha sido el rapaz arzón por la que Trump ha estado estimulando la fuga de cerebros de Cuba, pues se ha dado cuenta que valen oro, y es un buen negocio aprovecharse de los avances de la medicina cubana, ya que si bien puede tener repleto los bolsillos de dinero su cerebro es un cero a la izquierda.

prudenprusiano@gmail.com
Barometro Latinoamericano