Cuba no necesita elecciones estilo bipartidismo burgués gringo…

Cuba no necesita elecciones estilo bipartidismo burgués gringo donde los cubanos puedan elegir a un racista o a una criminal de guerra.

Cuba no necesita un restaurante de comida rápida en cada esquina y un vendedor de crack en cada callejón.

Cuba no necesita sucursales bancarias donde los cubanos pedirán créditos que a la postre los convertirán en rehenes del poder financiero.

Cuba no necesita 500 canales de TV con los cuales los cubanos tendrían acceso a la mayor idiotización imaginable.

Cuba no necesita una nueva oligarquía que privatice las tierras, los recursos y los servicios, los cuales serían administrados desde Miami.

Cuba no necesita que sus servicios de seguridad social públicos (los mejores del mundo) sean operados por aseguradoras y transnacionales.

Cuba no necesita un sistema educativo privado donde los niños se conviertan en pequeños alienados con tabletas de última generación.

Cuba no necesita deportistas dopados y un deporte privatizado que lucre con el talento de los jóvenes para enriquecer a los nuevos propietarios.

Cuba no necesita ancianas millonarias que otorguen limosnas al nuevo pueblo empobrecido que sus maridos crearán en la futura y prospera isla.

Cuba no necesita una sociedad de clases donde la burguesía crea que sus éxitos se deben a su capacidad intelectual y no a la desigualdad.

Cuba no necesita ser el exótico paraíso de veraneo de estadounidenses y los cubanos no merecen volver a ser su servidumbre.

Cuba no necesita ser el estado 51 (o 52) de EUA, justo como Washington lo ha añorado desde hace casi dos siglos. Lo que necesita Cuba es que se elimine ese bloqueo criminal y anacrónico del imperialismo Yanqui.

Tomado del muro de Marcio Vargas Arana.