De los conflictos en el mercado laboral sueco

El 14 de mayo de 1931, los militares abrieron fuego contra una manifestación en Ådalen. Cinco personas fueron asesinadas. Como consecuencia de la crisis mundial de 1929, la tasa de desempleo en Suecia llego al 20-25 por ciento.

En varios de las provincias con industrias forestales y de pulpa de papel en el centro y norte del país, el desempleo alcanzó el 80 por ciento. También la agricultura a pequeña escala tradicional en estos distritos fue golpeada por la crisis. La crisis fue utilizada para hacer retroceder el movimiento obrero, tanto política como sindicalmente.

La Asociación de Empleadores de Suecia utilizó la crisis para iniciar una campaña masiva de reducción de salarios. Ya antes, siguiendo un modelo europeo, habían formado su organización de rompehuelgas.

Ådalen no fue el único lugar donde hubo los conflictos en el mercado laboral donde hubo empleo de los rompehuelgas y luego el uso de la fuerza militar o armas de fuego.

En la primavera de 1931, los trabajadores en Ådalen en Ångermanland estaban en huelga. En el principio fue una huelga de apoyo a los compañeros de otros aserraderos. Estos estaban en huelga debido a que le habían reducido s sus salarios. Los empleadores hicieron lo que solían hacer: trajeron rompehuelgas. Los rompehuelgas habían sido contratados por la compañía de estibadores de Söderhamn para cargar la masa de sulfato de la planta de Marama en el puerto de Vallvik.

Desde la década de 1920, la Asociación de Empleadores de Suecia, SAF, había creado una organización especial para organizar a los rompehuelgas en Suecia. A través de esa organización contrataron a los rompehuelgas también para cargar la masa de papel en Sandviken y Utansjö

Prácticamente todos los 6,000-7,000 trabajadores que estaban en este distrito industrial asistieron a una reunión en el Parque Popular de Frånö, al sur de Kramfors, que es el punto central en Ådalen. Fue el sindicato de trabajadores portuarios el que convocó una reunión para discutir la manera de sacar a los rompehuelgas.

La reunión decidió una manifestación a Lunde donde estaban los rompehuelgas. La manifestación partió con las banderas sindicales y una banda de música.

Cuando los manifestantes estaban a menos de 100 metros del cuartel de los rompehuelgas, el capitán Mesterton ordenó disparar. Los cinco asesinados fueron: Eira Söderberg de 20 años obrera, Erik Bergström obrero de la fábrica de 31 años, Evert Nygren, 22 años, Sture Larsson 18 años y Viktor Eriksson, 35 años. Eira Söderberg no participaba de la manifestación, sino que estaba en las cercanías como espectadora. Además, cinco personas resultaron heridas.

El ataque violento a la manifestación aumentó la ira y la voluntad de los trabajadores de Ådalen. En una nueva reunión inmediatamente después del ataque militar, se decidió realizar una huelga general en todo el Ådalen.

Esta entró en vigor a las 6 de la mañana siguiente. El ataque a los trabajadores de Ådalen generó protestas en todo el país y muchos obreros pararon sus actividades. Los reclamos eran: ¡Fuera los rompehuelgas y los militares de Ådalen!

El 15 de mayo, el gobierno decidió que los militares sean retirados de Ådalen y que los trabajadores se encarguen del orden en Ådalen.

La dirección de la huelga, elegida en la reunión después de la manifestación, se convirtió en la máxima autoridad en Ådalen hasta el 26 de mayo. La calma y el orden prevalecieron.
Fue la primera y hasta ahora la única vez que el ejército disparó contra los trabajadores suecos. Como resultado directo de los sucesos en Ådalen, el Parlamento sueco decidió prohibir el uso de tropas militares en conflictos sociales durante tiempos de paz.

Fue la primera vez que los trabajadores suecos en un distrito industrial durante un par de semanas tuvieron todo el poder de la comunidad en sus manos.
Los eventos de Ådalen también fueron un punto de inflexión en la política sueca.
Se había iniciado una ofensiva reaccionaria general, favorecida por la situación internacional, con planes de destruir el movimiento obrero, limitar las libertades democráticas y restablecer la soberanía absoluta de los intereses de las grandes empresas en las relaciones laborales.

Esta ofensiva se paró en Ådalen.

Para el 50 aniversario en 1981, se erigió un monumento en el lugar de los disparos. El texto en el monumento dice: “Aquí cinco jóvenes trabajadores cayeron bajo balas de los militares el 14/5 1931″.

Cuatro de los muertos están enterrados en el cementerio de Gudmundrå en Kramfors. La tumba está adornada con el poema del poeta Erik Blomberg, publicado originalmente en la revista Social-Demokraten:

“Aquí descansa un trabajador sueco
Caído en tiempos de paz
Sin armas, indefenso
Fusilado por balas desconocidas
El crimen fue el hambre
Nunca lo olvides “.

Fuentes

https://www.arbetaren.se/2016/05/18/skotten-i-adalen-skakade-sverige/

https://www.lo.se/start/om_oss/historia/adalen_1931

http://murbrukforlag.se/book/adalen-31/

https://www.marxistarkiv.se/sverige/adalen31_lager.pdf