Bolivia-Chile

Demanda marítima boliviana cala ya en personalidades e instituciones de Chile

La demanda marítima de Bolivia parecía el martes anclar en personalidades e instituciones de Chile, tradicionalmente influyentes pero al margen de La Moneda, sobre todo después que el papa Francisco la apuntalara la víspera en Roma, al cabo de su gira por Sudamérica.

En momentos en que el canciller Heraldo Muñoz se reunía con la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado de Chile para tratar, precisamente, el particular, el obispo auxiliar de Santiago de Chile, cardenal Ricardo Ezzati, respaldó los dichos de Francisco sobre el “anhelo justo’ de Bolivia por una salida soberana al mar.

Hasta este martes, el clero chileno se había mantenido al margen del contencioso bilateral.

Ezzati se refirió a las palabras de Francisco, que tras retornar a Roma de su gira de 8 días por Sudamérica dijo que “no es injusto” el anhelo de mar de Bolivia.

“Me parecen muy justas, honestas y adecuadas a lo que es un pastor y no un político”, afirmó Ezzati, al remarcar que “llamar al diálogo es una tarea muy noble, justa y culturalmente adecuada”.

El Sumo Pontífice abogó por la resolución de conflictos latentes entre países hermanos por vía de un “diálogo franco y abierto” al referirse, la semana pasada en la Catedral Metropolitana de La Paz, al centenario diferendo marítimo boliviano chileno.

“Lo que ha dicho el Papa es que los países, especialmente los países cercanos, están llamados a construirse en el diálogo. No levantando muros, sino derribando muros”, agregó Ezzati.

El presidente boliviano Evo Morales acogió de buen grado los comentarios del tonsurado.

“Es un comentario bien acogido por el pueblo boliviano (…) y no solamente queda en eso y a mediodía también escuchamos otro comentario del cardenal chileno, Ricardo Ezzati quien calificó los dichos del papa Francisco como justos honestos y adecuados”, respaldó el mandatario boliviano.

Por su lado el ex embajador chileno y analista internacional, José Rodríguez Elizondo, afirmó que el apoyo de Francisco a la demanda marítima boliviana es el apoyo más fuerte que ha recibido hasta ahora la política exterior de Bolivia.

“Cuando el Papa dice que hay justicia en lo que pide Bolivia, está jugando claramente un partido a favor de Bolivia, está privilegiando la justicia inmanente por sobre el derecho positivo. Por eso es que yo no tengo la menor duda en decir que esa visita del Papa es el apoyo más fuerte que ha encontrado la ofensiva diplomática de Evo Morales por esta causa”, remarcó el ex diplomático chileno.

Los dichos de Ezzati y Rodríguez Elizondo se registraron un mes después de que el presidente de Perú, Ollanta Humala, estimara, en una declaración conjunta firmada con su par boliviano Morales, que no se podía mantener invariable el aislamiento de Bolivia, mediterránea desde 1879, cuando resignó toda su costa, 400 km lineales, y 120.000 km de territorios que desembocan en el mar, luego de que su entonces puerto de Antofagasta fuera invadido militarmente por Chile.

Un día después que Francisco considerara que la mediación papal sería el “último paso” para abogar por ese “afán”, Morales aseguró que los católicos del mundo están con Bolivia para que vuelva al mar.

Según Morales, Francisco respalda “con mucho acierto y con argumentos la reivindicación del pueblo boliviano”.

“El mar está más cerca para los bolivianos por esa unidad que ha logrado para volver al pacifico con soberanía”, afirmó en conferencia de prensa en la ciudad de Santa Cruz, 900 km al este de La Paz.

“Tenemos un apoyo no solamente de carácter regional sino mundial porque cuando hay razón, tenemos justicia y siento que los distintos sectores sociales apoyan esta demanda”, puntualizó.

El tema volvió al primer plano en Bolivia y Chile en medio de un juicio que sigue el primero al segundo en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, para obligar a La Moneda a negociar de buena fe la cesión de una salida al mar a su vecino andino amazónico.

En Santiago, Muñoz insistió en que el gobierno de la presidente Michelle Bachelet se halla dispuesto a reanudar en el acto las relaciones diplomáticas con Bolivia, quebradas en 1976.

Aseguró, empero, que Chile no se siente “presionado” por las declaraciones de Francisco y expresó el “mayor respeto” a la primera autoridad de la Iglesia Católica en el mundo.

“Bolivia está diciendo que Chile le tiene que entregar territorio para tener relaciones diplomáticas, eso es incomprensible y no tiene ninguna posibilidad porque Chile no va a ceder territorio soberano, eso le tiene que quedar claro, sí estamos disponibles a conversar y restablecer relaciones diplomáticas sin condiciones, que se pronuncie Bolivia, hasta ahora sólo pone condiciones y no responder a la solicitud de diálogo que hizo el Papa”, esgrimió.

A contramano, el senador opositor al gobierno de la presidenta chilena, Manuel José Ossandón, criticó la posición del Ejecutivo de su país y afirmó que “es débil”.

“El gobierno está tan débil, que hasta Bolivia cree que puede obligarnos a negociar salida al mar”, remarcó en su cuenta Twuiter: @mjossandon.

Además, en tono irónico afirmó que “mientras el Gobierno (de Chile) celebraba la Copa América, Evo Morales nos metía goles con el Papa”.

Bolivia y Chile, que mantienen una amplia agenda bilateral, rompieron relaciones diplomáticas en 1978, y sólo se mantienen en la actualidad a nivel de cónsules.

A su turno, el portavoz de la demanda marítima boliviana, Carlos Mesa, dijo que las palabras del papa Francisco sobre el centenario diferendo marítimo coinciden con los fundamentos de la demanda marítima boliviana instaurada en la CIJ.

“Encuentro una coincidencia entre las palabras del Papa y el contenido esencial filosófico de la demanda jurídica internacional”, dijo en entrevista con CNN Chile.

Durante su paso por Bolivia, el Papa sostuvo que todos los problemas, por “espinosos” que sean, tienen soluciones “compartidas, razonables, equitativas y duraderas”.

Al respecto, Mesa explicó que esos tres conceptos coinciden con las bases fundamentales de la demanda marítima boliviana, instaurada contra Chile ante la Corte internacional de Justicia de la Haya, por una salida soberana al mar.

“Son tres conceptos que están estrictamente apegados al contenido de la demanda que hace Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia, cuando plantea sostener un diálogo para obtener un acceso soberano al mar”, sostuvo.

ABI