Escocia, Reino Unido

División en Escocia horas antes del referéndum de independencia

Cuba Debate    17.Sep.2014    Europa

Vive Escocia este miércoles la última jornada de campaña para el referéndum de independencia y se aprecia un clima de incertidumbre, en tanto las encuestas no muestran claridad respecto al posible resultado.

En Glasgow a Edimburgo, Aberdeen y en cada rincón escocés, los bandos celebran o celebraron mítines, a la vez que llaman puerta a puerta para ganarse el voto y conminan a participar en el sufragio.

Líderes y partidarios de ambas posiciones salieron a la calle para el último día de campaña en un país absorbido por la excitación y la esperanza, a la que se sumaban el temor y la preocupación.

Los votantes deberán responder mañana jueves “Sí” o “No” a la pregunta: “¿Debería Escocia ser un país independiente?“.

Alex Salmond, líder independentista y jefe del gobierno regional, escribió una carta a los escoceses pidiéndoles que no dejen escapar la oportunidad de romper con el Reino Unido después de 307 años.

“Despiértense el viernes en el primer día de un país mejor. Sabiendo que lo hicieron, sabiendo que hicieron que ocurriera“, escribió Salmond.

“Se trata de dejar el futuro de su país en sus manos. No dejen que la posibilidad se escurra. No dejen que les digan que no podemos. Hagámoslo“, agregó.

Incluso la derrota tendría algo de victoria para Salmond, porque los partidos británicos se han comprometido a ceder más competencias a Escocia si opta por quedarse.

Por su parte, Alistair Darling, el líder de la campaña unionista, antiguo ministro de Finanzas laborista, participó en un mitin en Glasgow con quien fue su primer ministro, el también escocés Gordon Brown.

Si Escocia vota “no”, dijo Darling, los cambios serán “más rápidos y mejores” que si opta por el “sí“, abriendo un periodo de transición para negociar la ruptura con Londres que se augura complicado y que culminaría con la declaración formal de independencia en marzo de 2016.

“Hemos construido juntos el Reino Unido, nos hemos beneficiado de esa fuerza. Sería una tragedia que esa relación se rompiera“, dijo.

La campaña ha vivido en los últimos días episodios tensos. El martes, el líder laborista británico Ed Miliband, que hace campaña por el “no”, tuvo que interrumpir un paseo por Edimburgo al verse atrapado en una pelea entre independentistas y unionistas.

Darling denunció que los abusos han sido reiterados y acusó a Salmond de no haber hecho nada por detenerlos.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo al diario Times que siempre pensó que la consulta estaría muy reñida. “Sea cual sea el resultado, somos una democracia. Hay que respetar la expresión de la gente mediante de las urnas“, declaró en una entrevista.

Cameron visitó Escocia dos veces en la última semana para pedir su permanencia en la “familia de naciones” de Reino Unido. Pero el mandatario es impopular al norte de la frontera, a menudo criticado como el arquetipo de inglés de clase alta.

En el Times, Cameron defendió su decisión de respetar la votación y la opción del “Sí” o el “No”, en lugar de incluir una tercera opción de más poderes para Escocia dentro de Reino Unido.

Consultado sobre si despertaba sudando por la noche ante la posibilidad de una derrota, respondió: “Por supuesto”.

Las últimas encuestas

Dos nuevos sondeos publicados hoy dan un pequeño avance al “no“.

El de ICM habla de un 45 por ciento-41 por ciento de “no” versus “sí“, respectivamente, con un 14 por ciento de indecisos. El instituto Opinium habla de un 49-45 por ciento, con 6 por ciento de indecisos.

Pero los analistas advierten de la dificultad de pronosticar porque se espera una participación de al menos el 80 por ciento, treinta puntos más que en las últimas regionales, y que vayan a votar capas de la sociedad que normalmente no van, como los habitantes de los suburbios desfavorecidos de Glasgow.

Los resultados, el viernes

Los colegios electorales abrirán a las 6 GMT y cerrarán a las 21 GMT y los resultados se conocerán bien entrada la noche o incluso a la mañana siguiente.

Casi 4.3 millones de personas mayores de 16 años residentes en Escocia -el 97 por ciento de los que pueden votar-, extranjeros y británicos incluidos, se han registrado para participar.

Quienes no pueden votar son los escoceses que no viven en Escocia, algo que ha causado disgusto en la diáspora.

(Con información de Reuters, DPA y AFP)