Ecuador: El camino de la participación

Allá por 1989, Paulo Freire me decía: “Yo sueño con que nunca más se vacíen las calles. Sueño con que aprendamos todos a asumir democráticamente los cambios. Sueño con una sociedad reinventándose de abajo hacia arriba, donde todos tengan derecho a opinar y no apenas el deber de escuchar. Este es un sueño históricamente viable, pero demanda que la gente anteayer hubiese descruzado sus brazos para reinventar esa sociedad”.

De esa forma, ese gran maestro describía la necesidad de participación que exige todo proceso transformador. No hay cambio sin participación, y en ese sentido es fundamental fortalecer las instancias participativas que se puedan ir gestando en distintos ámbitos de la sociedad.

Para buena parte de la población de Ecuador, y de cualquier país, puede parecer una rareza hablar de participación social en la Salud. Tal vez porque falta información de que existen múltiples organizaciones sociales que trabajan por la salud; tal vez porque existe la imagen de que la mayoría de los médicos, neoliberalismo mediante, se alejaron de la gente acercándose al dinero; tal vez porque no se conoce lo suficiente el trabajo que ha venido realizando el CONASA (Consejo Nacional de Salud) para fortalecer la participación como eje vertebrador de la transformación en Salud; tal vez porque todavía muchos piensan en Salud como sinónima de mercancía; tal vez porque todavía falta difundir más la trasformación positiva que ha tenido el Ministerio de Salud Pública en los últimos dos años logrando rescatar la Salud Pública.

Múltiples son las instancias de participación, más grandes, más pequeñas, más conocidas, menos conocidas.

El Congreso por la Salud y la Vida (COSAVI) se ha posicionado como uno de los ámbitos más representativos de la participación social en salud. Este año, el 4to Congreso, que se realiza en Loja entre el 4 y el 6 de marzo, trata como uno de sus temas fundamentales la participación social en Salud, hacia la construcción del Sistema Nacional de Salud, ese excelente mandato que dejó la nueva Constitución.

El neoliberalismo, aplicado durante muchos años, buscó destruir la salud pública mediante la privatización, y casi lo consigue porque cientos de miles de ecuatorianos y ecuatorianas quedaron fuera de la prevención y de la atención.

La recuperación de la Salud Pública ha venido de la mano de más presupuesto, de un fortalecimiento de la estructura institucional en salud y de un fomento de la participación.

Los organizadores y organizadoras del 4to COSAVI, explican que éste tiene tres fases. Una inicial a nivel provincial que tuvo como objetivo sensibilizar a los actores. La segunda, con la organización y desarrollo de talleres cantonales y propuestas provinciales en talleres pre congreso. En tanto que la tercera es el Congreso en sí.

Los contenidos sobre Salud en la nueva Constitución, recogieron los aportes de del 3er COSAVI, hoy el desafío es otro. Las propuestas de los talleres provinciales y de las mesas de trabajo del propio Congreso, permitirán, en el marco de la nueva Constitución, obtener conclusiones vinculantes, efectuar recomendaciones para la Transformación del Sector Salud, y definir propuestas de reforma con el fin de construir el Sistema Nacional de Salud.

“El IV COSAVI es un espacio que garantiza formas de participación directa hacia la construcción participativa del Sistema Nacional de Salud”, comenta Hugo Noboa, Director Ejecutivo del CONASA.

En tanto que el los pre congresos han propuesto, entre otras cosas, que los principios de la participación estén basados en “igualdad, autonomía, deliberación pública, respeto a la diferencia, control popular, solidaridad e interculturalidad”.

También han remarcado que “el acceso a los servicios de salud integrados y a una salud integral, que incida sobre los determinantes sociales que afectan el proceso salud-enfermedad, sin duda pasan por la participación activa y deliberante de la ciudadanía en espacios que garanticen nuevas formas de gobierno y democracia”.

Argumentaron además que “el derecho a participar garantiza el ejercicio del derecho a la salud”, sin embargo identificaron diversas dificultades que se deben resolver, como “la escasa participación de la ciudadanía en el espacio público, la desmotivación para participar en los procesos organizativos, generada por: la desconfianza en las instituciones del Estado y en las organizaciones que pretenden representar a la ciudadanía, la falta de información y formación que dificultan la toma de conciencia y el ejercicio del derecho a la salud, la falta de una dinámica que horizontalice las relaciones funcionarios/as usuarios/as, la existencia de determinados poderes que impiden la construcción de relaciones horizontales al interior de los servicios de salud y fuera de ellos”.

Más allá de las dificultades y contradicciones propias de un proceso de cambio, el fomento de la participación social en Salud y el debate sobre cómo fortalecerla, colocan al 4to COSAVI como una instancia sumamente importante, dentro del proceso de transformación y rescate de la Salud Pública.

kintto@yahoo.com