El corona virus y las consecuencias económicas en Suecia

El gobierno ha lanzado la propuesta de licencia de disminución de horas de trabajo. Si el empleador le reduce las horas de trabajo al trabajador, el trabajador recibirá el 75% de la perdida de sueldo de parte del estado. En la práctica el horario del trabajador podría ser reducido a un 40% y el trabajador solo perdería un 10% del sueldo.
Las nuevas regulaciones entrarán en vigencia el 7 de abril, pero se implementaron a partir del 16 de marzo. Serán válidos en 2020.

El gobierno sueco ha sacado temporalmente durante 2 meses, el día de carencia es decir el día de enfermedad por el cual no se recibía sueldo de enfermedad. El sueldo de enfermedad es ahora el 80 % del sueldo normal.
Además ha dicho que cuando uno este enfermo no debe ir a trabajar. Era necesario una pandemia para decir cosas tan naturales como que cuando uno está enfermo no debe ir a trabajar.
Es que con el día de carencia obligaban a muchos trabajadores a ir a trabajar a pesar de que estaban enfermos.
Debería anularse ya definitivamente el día de carencia. Cuando uno está enfermo no debe ir a trabajar haya o no pandemia.

Un poco de historia sobre el día de carencia:

1955 se introdujo el seguro general de enfermedad: En un principio con 3 días de karens es decir donde el enfermo no recibía sueldo. El nivel del sueldo por enfermedad y el tiempo por el cual se pagaba era limitado.
En 1963 se sacó el límite de tiempo por el cual se podía pagar sueldo por enfermedad y en 1967 se eliminaron dos de los 3 días de carencia sin sueldo. Además se subió el nivel del sueldo de enfermedad de un 65% a un 80% del sueldo normal. Luego en 1973 se subió al 90% del sueldo normal.
En 1987 se sacó el día de carencia sin sueldo e incluso el nivel de suelo de enfermedad llego en la práctica a ser el 100% del sueldo normal los primeros 14 días de enfermedad.
En 1991 se bajó el sueldo de enfermedad a un 75% del sueldo normal los primeros 3 días y luego a un 90% los restantes días hasta el día 15 de enfermedad.
En 1993 se volvió a introducir un día carencia, sin sueldo.

El corona virus ha desatado una crisis mundial del sistema. Muchos piensan que vamos a una etapa de baja coyuntura, similar a la que se desató hace 10 años. ¿Que hizo Suecia entonces? El dinero de los impuestos fue usado para salvar a los bancos en lugar de ir a financiar el bienestar social. Los bancos luego hicieron grandes ganancias pero nunca le devolvieron al Estado lo que se les había prestado. Ahora estamos frente a una pandemia con un bienestar social y una atención de cuidados de emergencia subfinanciadas.

Ya antes del corona virus el estado de la salud pública, de los hospitales, estaba muy deteriorado debido entre otras cosas a los recortes presupuestarios que se traducían en escasez de personal, de despidos de personal médico en la mayoría de los hospitales de Suecia. Las privatizaciones en el área de la salud ayudaron a deteriorar el estado de la salud pública. También incompetencia política y corrupción como por ejemplo en el caso de las construcciones en el Nuevo Karolinska.

En 1993 Suecia tenía un total de 4300 cuidados intensivos con respiradores (1300 eran civiles, 900 militares y 2100 eran de reserva). La llegada del neoliberalismo hizo que en 2018 la cantidad de cuidados intensivos con respiradores sea de 574 (534 civiles, 40 militares y ninguno de reserva, según la teoría neoliberal just in time). Una reducción de la cantidad de cuidados intensivos con respiradores de 4300 a 574.

Así que la atención medica no estaba realmente preparada, dimensionada y capaz para hacer frente a una epidemia grande.

Algunas conclusiones de la actual epidemia que podemos sacar son:

Hay que invertir en salud pública. Es la salud pública la que resolverá el problema. A nadie se le pasa por la cabeza que empresas privadas como Attendo, Capio y Kry pueden resolver los problemas. Con una salud pública fuertemente financiada se hubiesen tenido de entrada los lugares de cuidados intensivos y la cantidad de personal médico necesarios para hacer frente a la pandemia

Hay que invertir en los trabajadores de la salud. Se requieren recursos para la dotación de personal, recursos para hacer frente a los picos (que siempre existen independientemente de las pandemias o no) y mejorar las condiciones y los salarios que hacen que más personas permanezcan en la profesión.

Por supuesto que debería sacarse el día de carencia, es decir el día no pago cuando uno se enferma. Sacarlo no temporalmente sino para siempre. Los trabajadores de la salud en un medio de trabajo de virus y enfermedades son muy afectados por el día de carencia.

Hay que invertir en un suministro seguro de medicamentos, de equipos de protección y de suministros médicos. ¿Se imaginan si la escasez de medicamentos que hubo en el verano pasado hubiese ocurrido ahora? Se ha cometido la idiotez de privatizar Apoteket que suministra los medicamentos y puesto el suministro de equipos y material médicos en manos de subcontratistas privados.

El Gobierno ha presentado un nuevo paquete de medidas para apoyar a las empresas suecas en esta crisis. Un paquete de más de 300 000 millones de coronas suecas. Se incluye la licencia de disminución de horas de trabajo. El estado también cubrirá temporalmente los costos de pago por enfermedad durante dos meses. Además el Banco Central (Riksbanken) le presta 500 mil millones de coronas sin interés a los Bancos. Algunos bancos y empresas no acataran las recomendaciones del gobierno de no repartir las ganancias de las acciones. Es decir muchos bancos reciben apoyo estatal y reparten de todas maneras las ganancias de las acciones.

El gobierno ha lanzado la propuesta de licencia de disminución de horas de trabajo (korttids permittering). Si el empleador le reduce las horas de trabajo al trabajador, el trabajador recibirá el 75% de la perdida de sueldo de parte del estado. En la práctica el horario del trabajador podría ser reducido a un 40% y el trabajador solo perdería un 10% del sueldo.
Las nuevas regulaciones entrarán en vigencia el 7 de abril, pero se implementaron a partir del 16 de marzo. Serán válidos en 2020.

Hay miles de avisos de despidos y 10,000 empleados adicionales que perdieron sus trabajos. La central de Trabajadores LO y los Sindicatos de Hoteles y Restaurantes no creen que el paquete de acción del Gobierno pueda detener los avisos de despido, pero puede reducir la cantidad de personas que pierden sus empleos.

El portavoz del partido de izquierda en materia económica Ulla Andersson sostuvo que los que tiene empleos más inseguros con contratos temporales no se verán incluidos en la propuesta del gobierno. Y que son necesarias medidas para proteger a esas personas que son las que perderán el trabajo primero.

El gobierno interviene y apoya a las empresas suecas y a los bancos con fuerte inversión. Veremos después como se financian en la práctica estos apoyos económicos, sobre todo teniendo en cuenta quienes terminaron pagando la crisis que tuvimos hace 10 años. No vaya a ser cosa que este apoyo a las empresas luego se financie ahorrando el presupuesto que tendría que destinarse a la salud, a la educación al bienestar social. Según la teoría neoliberal el estado debe ser chico y no debe ayudar a nadie. Cuando las empresas se llenaban de ganancias no querían financiarlo y pedían disminución de impuestos. Ahora las empresas piden la ayuda del estado, piden que el Estado se haga cargo de sus pérdidas.

Las empresas que reciben ayuda del estado durante esta crisis se deberían de comprometer a por ejemplo pagar un extra impuesto a las ganancias cuando empiecen a hacer grandes ganancias. De esa manera entre todos financiaremos la salud pública, la educación, el bienestar social para hacer frente a la próxima crisis económica o al próxima corona virus.

El gobierno le dio a los bancos 500 mil millones de coronas a los bancos sin interés. El gobierno había recomendado a los bancos y empresas que reciban la ayuda que no distribuyan la ganancia de las acciones a los accionistas. Si van a recibir ayuda del estado que no le pasen ese dinero a los accionistas. Sin embargo la mayoría de los bancos no seguirían las recomendaciones. Reciben la ayuda estatal mientras reparten dinero a los accionistas. Da realmente indignación.

Como un ejemplo del ambiente previo a la crisis del corona en el sector laboral, podríamos mencionar que n febrero las propuestas del gobierno de deteriorar la ley de protección al empleo principalmente facilitando despidos infundados habían provocado una gran oposición de organizaciones de trabajadores.

Ahora que las deficiencias del sistema son visibles se puede exigir una economía que nos sirva a todos y no al grupo de los que juntan dinero en pala y la ponen en paraísos fiscales.
Es necesario regular es sistema financiero y los bancos, e invertir en el bienestar social.
Pues la crisis del sistema que desató el corona puede ser solo el principio.

Rolando Zanzi/Suramericapress
Suecia