El futuro de la OEA

Informó la prensa sobre la visita a Bolivia del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, el chileno José Miguel Insulza y parece que disfrutó mucho, lo cual, por supuesto, nos satisface.
Porque aunque cada vez sabemos menos de la OEA, tenemos entendido que están a punto de cambiar al Secretario General para que prepare la próxima Cumbre de las Américas, que parece que se realizará en abril, en Panamá.
Vamos con orden y preguntémonos quién sucederá a Insulza y ya veremos luego si la mentada Cumbre se realizará o no el próximo mes, porque también sobre eso existen justificadas dudas.
Es poco probable que a Insulza lo suceda otro chileno y quedan muy pocos países que puedan aportar candidatos, porque serían objetados por el socio principal de la OEA, que es Estados Unidos y tiene muchos motivos de veto.
Cubano no podría ser, porque las relaciones de Washington con La Habana aún no están oficialmente formalizadas y como Cuba fue expulsada de la organización, sería por lo menos paradójico ahora un cubano la dirigiera.
Argentino tampoco podría ser, porque cuando ese país tuvo conflicto armado con Gran Bretaña y perdió las islas Malvinas, la OEA no hizo nada en respaldo la nación americana, por lo que todavía existe resentimiento.
Un venezolano dirigiendo la Organización de Estados Americanos es inconcebible, porque Washington ha declarado que siente que Venezuela es “una amenaza” para la seguridad de los Estados Unidos.
Por eliminación, van quedando cada vez menos lugares de procedencia para el sucesor del actual Secretario General de la OEA, y dudamos que sea canadiense, aunque Canadá es también miembro de la organización.
Recordemos que en Canadá los idiomas dominantes son el inglés y el francés, pero en el resto de nuestros países es el castellano y eventualmente el portugués, en el Brasil, pero este país ya está muy vinculado con otro grupo, el BRICS.
Además de visitar el teleférico en La Paz, el señor José Miguel Insulza recibió también a algunos políticos, quienes le hicieron conocer sus quejas y reclamos (Adrián Oliva fue uno de ellos), pero dudamos que les sirva de algo.
El todavía Secretario General de la Organización de Estados Americano también firmó, con el Canciller boliviano David Choquehuanca algunos documentos relacionados con Derechos Humanos.
Se trata de reforzar la Convención Interamericana contra toda forma de discriminación e intolerancia y la Convención Interamericana contra el racismo, la discriminación racial y formas conexas de intolerancia.
Pero es en los Estados Unidos donde últimamente han sido noticias muy destacadas las que se refieren a discriminación racial y a intolerancia policial, por lo que esos convenios deberían reforzarse más bien en Washington, donde la OEA tiene oficinas.
Sobre la anunciada Cumbre de las Américas en Panamá habrá que hacer otro análisis, o mejor esperar a que se realice, lo cual sería más prudente, porque con ese lio de las amenazas es razonable dudar que esa reunión se haga en el mes de abril.