Poema de Obed Juan Vizcaíno Nájera

El león del desierto

Allāhu akbar,
Ha muerto el viejo león del desierto,
la más grande leyenda del Magreb,
jaurías de hienas y perros lo acorralaron,
le dieron caza lo mataron cobardemente como a fiera,
su cuerpo lo exhiben indignamente a la vista de todo el mundo.

Allāhu akbar,
Dejó de rugir la vieja fiera legendaria,
sus asesinos le asediaron esperando su vejez,
sin misericordia dispararon sobre su antiguo amigo.
Sus ojos aguerridos no volverán a mirar las estrellas,
Su piel no sentirá ya más la brisa del desierto.

Allāhu akbar,
Lo asesinaron las grandes potencias,
pueblos cristianos y colonizadores que se ríen y alborotan,
muestran al mundo su cuerpo masacrado.
Lo mataron por el petróleo quienes lo abrazaban y besaban,
sus viejos amigos reclaman el tesoro de su cuerpo sin vida,
Globalización de la muerte.

Allāhu akbar,
Vuelven a la colonia,
a la opresión de otros tiempos en la historia de los poderosos,
lo asesinaron herido con las piernas rotas,
lo cercaron con las bombas de antiguos y nuevos imperios,
lo mató la civilización cristiana que defiende su democracia.

Allāhu akbar,
Lo mataron por orden de la civilización blanca y prejuiciosa,
no le dieron oportunidad de defenderse,
rompieron uno a uno sus huesos,
lo abandonaron y traicionaron sus otrora hermanos.
Faltaron quienes un día demandaron su solidaridad,
lo dejaron solo frente a su destino.

Allāhu akbar,
Solo le perdieron el miedo cuando lo vieron muerto,
lo desollaron en medio de una gran algarabía,
festín macabro de buitres y chacales,
fiesta de cobardes que basan su valor en la fuerza extranjera.

Allāhu akbar,
Se repartirán a Libia y sus inmensas riquezas,
su petróleo alimentará maquinarias de guerra y de progreso.
El capitalismo todopoderoso está de fiesta,
ya se visualiza la fiesta del reparto.

Allāhu akbar,
Celebran haber derrotado al viejo león,
porque nunca pudieron derrocar a guerrero joven y combativo,
destruyeron su casa y asesinaron a su familia,
matan sin piedad a los cachorros como bestias en celo.

Allāhu akbar,
Rugirán otros cachorros en Sirte,
correrán por el desierto que hoy llora la partida del gran león,
cazaran a los opresores de su pueblo y su raza,
sabrán resistir la furia de imperios y traidores,
habrá rugidos en el desierto y volverá a brillar el sol en las dunas.

Allāhu akbar,
Volverá a nacer la esperanza y el coraje entre los tuareg,
se volverán a abrir nuevas rutas de liberación en el Magreb,
Volaran los halcones en el cielo azul sobre las ratas.
Millones de aguerridos leones volverán a levantar al viento
nuevas banderas de esperanza y liberación.

Allāhu akbar,
Dios es grande.

Obed Juan Vizcaíno Nájera
Maracaibo - Venezuela
20 /10 /11.