Goldman Sachs acumula gobernantes

El poder se concentra en Europa

Ricardo Daher    20.Nov.2011    Europa

Europa se encamina a un sistema de concentración de poder como pocos han imaginado. Grecia e Italia han desplazado a sus primeros ministros para designar al frente del gobierno a ex funcionarios de la Unión Europea y con fuertes vínculos con el sistema financiero.

El 14 de noviembre, el nuevo primer ministro de Grecia, Lukas Papademos, ex vicepresidente del Banco Central Europeo, aseguró que “para continuar con nuestros esfuerzos para restaurar la economía, necesitamos el apoyo de nuestros aliados europeos y un nuevo ajuste fiscal”. Designado en principios para un período de transición de 100 días, Papademos ya está advirtiendo que ese plazo no será suficiente, e insiste que la única opción para Grecia es permanecer en el euro.

Adelantó además que el ajuste fiscal tendrá un aumento de la base impositiva, y que seguirá con las privatizaciones.

Papademos fue economista jefe del Banco Central de Grecia de 1985 a 1993 y trabajó para incorporar su país a la zona euro. Desde 1994 hasta 2002 fue gobernador del Banco. Después fue vicepresidente del Banco Central Europeo bajo la administración de Jen-Claude Trichet entre 2002 y 2008. Precisamente en ese período, Grecia ocultó su abultada deuda con la colaboración del grupo inversor Goldman Sachs, hasta que al asumir el gobierno el Partido Socialista (PASOEK), la autoridades europeas “descubrieron” el fraude -pese a que se lo mencionaba en los medios europeos desde hacia tiempo- y exigieron ajustes para sanear las cuentas.

Después de que el ex primer ministro Giorgios Papandreu abandonara su idea de plebiscitar el acuerdo con Europa para el rescate, presentara su renuncia y fuera sustituido por Papademos, la atención se trasladó a Italia.

En tiempo récord, menos de 48 horas, las dos cámaras del parlamento aprobaron el plan de ajuste propuesto por Silvio Berlusconi, aceptaban la renuncia del primer ministro, y el presidente de la república encargaba al economista Mario Monti, la conformación de otro gobierno de transición, sin plazo fijo. Monti, ex comisario europeo y asesor del grupo inversor Goldman Sachs, fue recibido con alivio por las autoridades de la Unión Europea. Especialmente bien recibido por el flamante presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi.

Draghi, al igual que Monti, trabajó también en Goldam Sachs. De enero de 2002 a enero de 2006 fue vicepresidente para Europa de ese grupo inversor.
Mientras Draghi era vicepresidente de Goldman Sachs international, la compañía asesoró al entonces premier griego Kostas Karamanlis sobre como ocultar la verdadera magnitud del déficit griego, que luego provocaron la crisis financiera. Desde 2006 fue gobernador del Banco de Italia hasta el pasado 31 de octubre, para asumir en noviembre la presidencia del BCE.

Sin embargo, pese a este acomodo de los ex funcionarios de la banca en los gobiernos de Grecia e Italia, los problemas económicos se siguen acumulando, y ya comenzó la presión sobre España, a una semana de las elecciones.
Todo parece indicar que el Partido Popular (PP) volverá al gobierno que perdió en 2004, y que como entonces, el equipo económico tendrá representantes del sistema financiera. Pero por las dudas, desde la Unión Europea se le está exigiendo a Madrid seguir con los ajustes y recortes, mientras se pronostica un descenso de la economía, una tasa del desempleo superior al 20% por lo menos por otros dos años.

Lentamente, los gobiernos de la eurozona deben seguir cediendo soberanía, y ahora esa cesión debe ser mayor.

El presidente de la Comisión de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso, reclamó este lunes que los Estados cedan soberanía para, dijo, “corregir contradicciones y debilidades”. En su opinión, si el euro -uno de los “mayores éxitos” de la UE- se ha acabado convirtiendo en su “talón de Aquiles” ha sido por la falta de coordinación de políticas económicas. Para que cedan soberanía, Barroso advierte de las consecuencias de un una posible “desintegración” de la Unión si se rompe la moneda única.

Sostuvo que el euro fue uno de los mayores éxitos, pero también que se ha convertido en su “talón de Aquiles” ha sido por la falta de coordinación de políticas económicas. “No se trata de abandonar la soberanía sino de compartir la soberanía en el seno de la UE”.

Así, entre las propuestas de Barroso de ceder autonomía, y el relevo de gobernantes por ex funcionarios del sistema financiero, Europa se dirige a un modelo centralizado donde los reclamos populares no tendrán eco.
————————————-
ricardher@gmail.com