En Chile también la ciudadanía está ausente

Para la inmensa mayoría pasa desapercibido que el gobierno en los hechos ha cambiado. Es otro, distinto al del año anterior. La presidenta en silencio ha iniciado una especie de segundo gobierno desde el 2014.
“Entre los dirigentes oficialistas hay quienes son descarnados, dicen que lo que se está presenciando es ‘el fracaso de un diseño de Gobierno y que esa constatación implica que el Gobierno se acabó’, algo que con más sutileza en La Moneda ya asumen en privado. ‘Lo que se ha hecho es entender que se va a realizar lo posible del programa, insistir con discursos públicos de que todo sigue tal cual es una mentira, aquí se va a acotar y se priorizará lo que es realista y realizable en el tiempo que tenemos y con los recursos que hay’, sentenciaron en el Ministerio del Interior.
[Marcela Jiménez, El Mostrador]
En el momento la masa del país está centrada en el fútbol deformada por los medios de comunicación.
Una educación política calculada.
El programa que ganó la elección presidencial y las dos cámaras del congreso se olvida como unidad. En medio de dineros ilegales de empresarios al equipo directo de la presidenta, a parlamentarios de los dos bloques sistémicos, de un negocio oscuro que envuelve al hijo de la mandataria, se ha perdido el compromiso de reformas presentadas como amplias y profundas.
De partida el programa se inició basado en un financiamiento insuficiente que no calculó bien una reforma tributaria transada con los grandes propietarios, ni consideraba correctamente la caída de la economía local y mundial o la fuerte negativa de los empresarios a invertir.
En el desorden cupular se desvanece una reforma constitucional o de la previsión.
El apoyo de la población cayó.
Movimientos sociales de profesores, estudiantes, sindicatos de trabajadores, se han lanzado en luchas locales confusas enmarcadas en el neoliberalismo existente, sin una visión de cambio real.
Pese a esta realidad no aparece una alternativa que comience a tejer las ideas de un cambio de sistema.
La sequía y contaminación del aire, que sufre entre otros problemas el país, quedan en un silencio irresponsable.

Nada enturbia la tranquilidad del 1% interno ni el seguimiento al poder estadounidense.
Por un Movimiento para una civilización sustentable-solidaria

Contacto romulo.pardo@gmail.com