Entrevista a Jorge Schafik Handal del FMLN sobre el sainete de Bukele en El Salvador


Jorge Schafik Handal


Entrevistamos al dirigente y diputado del FMLN por el departamento de Usulután Jorge Schafik Handal Vega Silva sobre la crisis provocada por el presidente Nayib Bukele al militarizar la Asamblea Legislativa y llamar a una insurrección que al final resultó en un fiasco. 

Pregunta: ¿Cómo está la situación en El Salvador? Hay mucha inquietud fuera de El Salvador porque lo que hizo Bukele se puede catalogar como una movida golpista.

Jorge Schafik Handal: Hay que hacer un poco de contexto. ¿Qué fue lo que ocurrió? Primero, fue un intento por un golpe institucional a la Asamblea para erigirse él como el presidente que domina todo, algo así como lo que fue la ruta fujimorista (en el Perú de los años 90) ocupando como excusa el tema de un empréstito para el combate a la delincuencia. Esa, como digo, fue la excusa. En realidad, el fin primero era dar el golpe institucional porque él no tiene diputados propios. El partido-taxi que él ocupó para llegar a la presidencia (GANA) es un partido que apenas tiene 10 diputados de 84. Entonces, él quería como destituir al Congreso, poder legislar directamente con el mismo argumento que el de cualquier dictadorzuelo que quita al Congreso que le estorba para poder decidir él o poner gente a su gusto.

Ahora, ¿qué sucedió? Que no le salió como él quería. La condena fue unánime, tanto en lo nacional como internacionalmente. Hubo presiones de parte de su aliado principal que son los Estados Unidos de que “le bajara” y que retrocediera. Por eso es que él salió después de aquella farsa de ir a rezar en la Asamblea, salió diciendo “una semana más de plazo”

P: Es muy penosa la impresión que causa todo esto…

JSH: Es muy lamentable, la utilización del fervor religioso de la gente, de manera utilitaria para fines políticos. Es una cuestión, no solo lamentable, sino que repudiable. Yo no soy practicante de ninguna religión, pero el hecho del irrespeto con que se ocupa es una actitud por lo menos repudiable.

Entonces el lunes, la Sala de lo Constitucional admite el recurso de inconstitucionalidad que presentaron dos abogados jóvenes y manda cuatro medidas: La primera, suspender la convocatoria, que quedó supuestamente abierta, del domingo pasado al próximo domingo. La convocatoria que él (Bukele) había hecho y que estaba ocupando como excusa, también la suspendió. Segundo, ordenar al presidente no ocupar la Fuerza Armada ni la PNC (Policía Nacional Civil) para perseguir políticos. Tres, le ordenó al ministro de Defensa y al director de la Policía no acatar órdenes que vayan contra el Estado de Derecho ni la Constitución y fuera de las obligaciones que les mandata la ley. La ora cuarta no me recuerdo ahorita… (La Sala Constitucional le advirtió a Bukele que cualquier acuerdo alcanzado por la Asamblea que él convocó el domingo no tiene validez.)  

Entonces, todo eso ha planteado un cuadro en el cual hoy ya han empezado a salir todos los diputados de aquellos partidos que en algún momento se prestaron a acompañar el golpe institucional para quedar como favorecidos y bendecidos como diputados del presidente, hoy han salido rápidamente a “deshacerse del muerto” y a denunciar todos los hechos. Hoy aparece un montón (de ellos) diciendo ‘no, si es que a mí me dijeron, me amenazaron, dijeron esto, se sobrepasaron con lo otro…’ Cuando ayer quisieron defenderlo, y hoy que el muerto empieza a heder, entonces se están deshaciendo de él. 

P: Parece de sainete esto…

JSH: ¡Cabal! ¡Un sainete entero! Ahora es “¡sálvese quien pueda! y dejemos al presidente solo, que enfrente”. Ya ahí hoy sale un artículo diciendo que quienes le aconsejaron al presidente que se tomara la Asamblea militarmente fueron el ministro y el viceministro de Defensa. Y el otro, el encargado de seguridad, el diputado Reinaldo Cardoza, que estaba en connivencia con los golpistas que le sirvieron de pase para entrar a la Asamblea, cuando se ven superados por los militares, hoy lunes aparece destapando todo, y diciendo: “No, si es que a mí el ministro de Justicia me dijo que o le abríamos o botaba la puerta”. Pero ahí hay vídeos de cuando ellos rompen candados en unas puertas para meterse a la fuerza, como empujan a la prensa, hay pruebas hasta decir “ya no”.

El fiscal que estaba apoyando (el golpe) ha ido cambiando su posición. De apoyar veladamente al presidente, hasta con el mismo discurso de él, hoy se vio obligado a condenar la acción, igual que el embajador gringo, y a comenzar una investigación “a profundidad” (aparentemente) de los delitos contra el Estado de Derecho y la Constitución que se puedan haber cometido. Resumiendo, así estamos. 

P: ¿Se puede decir que el marco de los acuerdos de 1992 se ha fortalecido después de esta crisis o todavía falta mucho por hacer?

JSH: Claro que sí se ha fortalecido, porque han habido dos cosas más que han salido ahorita en este “burumbumbúm”: Uno, la popularidad de Bukele en lo que tanto él admira, que son las redes sociales, ha caído vertiginosamente. Aquí se les filtró un informe de un análisis que ellos encargaron de lunes a martes. No sé cómo se les zafó si alguien lo pasó, el tema es que salió y ahí sale la caída estrepitosa de las opiniones favorables al presidente, y eso para él es un asunto mortal, porque él vive pendiente de eso. Él transpira y suda redes sociales todo el tiempo y somete su actividad a ese vaivén. Y la otra cosa es que nadie, nadie a nivel internacional aparece apoyándolo, ni siquiera su principal socio estratégico.

P: ¿Cómo ve el panorama de cara a las próximas elecciones parlamentarias y municipales a inicios del 2021? ¿Cómo ve el futuro desarrollo de El Salvador? ¿Irá a terminar su período Bukele?

JSH: Se puede decir lo siguiente: Lo que aparentemente estaba “escrito en piedra” que iba a suceder en el 2021, eso ya varió. No te puedo decir que ya varió radicalmente a nuestro favor, todavía eso no. Pero ya, lo que él pensaba que iba a sacar, en este momento ya no es igual. Porque sobre todo con la clase media, que fue uno de sus principales soportes, la situación ha cambiado dramáticamente.

Todo dependerá, por supuesto, de como se siga desenvolviendo la situación política y sobre todo del papel que nosotros la izquierda juguemos en este tema, para recuperar y generar confianza en que nosotros seguiremos defendiendo los Acuerdos de Paz. Porque eso ha salido fortalecido. Hay que recordar que el Estado de Derecho que hoy se vive es producto de los Acuerdos de Paz que este gobierno no celebró por primera vez en 28 años.

Ni aun con los gobiernos de ARENA dejaron de celebrarlos, aunque fuera haciendo la pantomima. Este gobierno no hizo absolutamente nada. Entonces, hoy se vuelven a poner los Acuerdos de Paz en el centro, se aprecia la magnitud de lo que se logró en ese momento, y la opinión mayoritaria es que la gente no quiere volver a un estado que genere un posible encontronazo que derive en un nuevo estado de enfrentamiento social que culmine en guerra.

P: ¿Y cuál es el estado de ánimo de la militancia efemelenista en esta coyuntura?

JSH: Bueno, mira: Un poco irónico el asunto, pero si hubiera que darle las gracias al presidente por algo, es porque nos cohesionó. Tú sabes que después de una derrota de la magnitud de la que se ha tenido es natural que surjan muchas discusiones, debates, enfrentamientos dentro del mismo partido, lo que no significa que el partido se va a rajar ni nada, pero sí te mete en un sitio de mucha discusión, de mucho “internismo”, pero que hoy con esto que sucedió, el partido se ha cohesionado y se ha lanzado a la calle.

Ya hubo manifestaciones, que el partido oficialmente no está convocando, pero sus militantes ahí están. Están actuando en medio de la sociedad que es de donde se nutren los partidos, y sobre todos los partidos de la clase de los nuestros, del FMLN, de la izquierda, que se nutren de la actividad social, de la actividad política de la sociedad. Hoy en la tarde hay otra manifestación. En  la mañana salieron 30 organizaciones, que habían estado criticando muy fuertemente al partido (FMLN), han salido a protestar en contra del presidente, apoyando la posición que ha demostrado el partido en este enfrentamiento y llamando a no ceder en las conquistas alcanzadas a través de los Acuerdos de Paz.