Bolivia

España y su colonial complejo de descaradamente desprestigiar a Venezuela

España aún continúa con ese colonial complejo de concebir que tiene aún en Latinoamérica a un vasallo al cual, si bien con los países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, etc., aquella condición ha pasado a la historia; no pierde en cuanto puede la menor oportunidad, de oficiosamente ejercer ese “paternalista” papel de inmiscuirse en los asuntos internos de aquellos países que considera aún que son su colonia.
Pero además que para nadie no es ninguna novedad que España es el enclave de la derecha internacional; y que aún sí a las derechas locales de la región siguen colonialmente controlándolas, no ocurre lo mismo con los gobiernos. No en vano el ex presidente español José María Aznar -por citar a uno de ellos- ha sido, y es uno de los más conspicuos conspiradores contra los procesos soberanos latinoamericanos que encabezan los Estados anteriormente citados.
Y claro, uno de los argumentos de su artera artillería para atacar a los gobiernos, son los Derechos Humanos, ya que una vez que las oposiciones derechistas se han ocupado de violar esos derechos humanos de estos países, es cuando descaradamente denuncian que son los gobiernos quienes “violan” a los derechos humanos de los opositores. Y es cuando entonces España quiere volver a recuperar ese su paternal papel de oficioso observador de los mismos.
Así es como el gobierno de Mariano Rajoy extraterritorialmente, y extralimitándose ha exigido que el gobierno de Nicolás Maduro, libere a los “presos políticos” -otro enternecedor eufemismo, como el de los derechos humanos- que están detenidos en Venezuela, como son: Leopoldo López y Antonio Ledezma; precisamente por haber sido ellos y todas sus ultraderechistas huestes quienes han violado: ¡los derechos humanos! del pueblo venezolano, en aquella alevosa asonada de inicios de año, que cobró la vida de más de 40 personas.
Es en ese sentido que la canciller venezolana Delcy Rodríguez, ha señalado que son “irrespetuosas” las insinuaciones del gobierno de España de: “exigir” la liberación de los detenidos que atentaron contra la democracia venezolana. No en vano el presidente Maduro ha señalado: Analicemos la agresión que estamos siendo víctima los venezolanos y nuestra Patria por parte de élites corruptas de España.
Y hace bien el presidente venezolano de vehemente cantarles las verdades al gobierno español, pues sobre la crisis que atraviesa ese país; y gracias a esas élites corruptas que están en esa situación de penuria, todavía tiene el tupe de dar instrucciones al gobierno venezolano. Pero como siempre los españoles meten sus narices sin fijarse lo que tiene en el ojo. Y es que ése es al final de cuentas el complejo de los colonialistas: Criticar a los de afuera antes de mirar adentro.
Pero además no será la primera vez que se ponga en su sitio a esa entrometida élite española, ya el comandante Hugo Chávez se encargó de hacer lo mismo con su decadente y déspota rey Juan Carlos, cuando quiso, con ese su colonial complejo, mandar a callarlo, creyendo que ellos son los únicos que pueden hablar hasta por los codos, y el resto que les tenga que escuchar sus entrometidos extravíos.