Bolivia, educación

García Linera propone preparar a la juventud para los desafíos del siglo XXI y dar un salto educativo

Preparar a la juventud para los desafíos del Siglo XXI, para las necesidades técnicas y científicas de la economía privada y estatal, y dar un salto educativo que la coloque en el mismo nivel y el mismo ritmo de los requerimientos de la economía boliviana, propuso el sábado el vicepresidente Álvaro García Linera.

En su participación en el seminario internacional “Nuevos paradigmas educativos”, el segundo del Ejecutivo boliviano afirmó que ese es el pensamiento del Gobierno y del presidente Evo Morales para el desarrollo, tomando en cuenta que un país sale adelante en base al conocimiento y al trabajo.

“Yo quería comunicarles a ustedes lo que estamos pensando cómo Gobierno, lo que junto con el presidente Evo estamos soñando para dar lugar a nuestra juventud. En primer lugar preparar a esa juventud a los desafíos del siglo XXI, en segundo lugar preparar a esa juventud para lo que requiere la economía privada y la economía estatal en cuanto a necesidades técnicas y científicas, y en tercer lugar dar el salto educativo que la coloque al mismo nivel y el mismo ritmo de los requerimientos de la economía boliviana”, remarcó.

Dijo que su experiencia de nueve años en el gobierno le ha permitido establecer que el trabajo, el esfuerzo y la capacidad intelectual permitirán convertir a Bolivia en una economía con crecimiento medio, con ingreso medio, en una economía que satisfaga los requerimientos de las nuevas generaciones.

“Entonces necesitamos una nueva juventud preparada para los requerimientos de una economía en crecimiento en áreas anteriormente poco desarrolladas y a la vez un intelectual colectivo, una generación formada con la capacidad de aprovechar estas oportunidades que se han abierto en el mercado mundial en base a economía del conocimiento, software, conocimiento y su derivados”, puntualizó.

A su juicio, Bolivia está travesando un momento de transformación muy intensa, tomando en cuenta que hace ocho años la economía medía 8.000 millones de dólares, contra 32 mil millones de dólares que mide este año y contra la planificación para el 2020, año en el que la economía boliviana bordeará los 60.000 millones de dólares y para el 2025 aproximadamente 120 mil millones de dólares, en lo que consideró será el ingreso a una dimensión de la economía, de la sociedad y de la educación muy distinta a la que conocimos anteriormente.

Agregó que Bolivia está viviendo una transformación en la base económica y la base tecnológica, es decir, una nueva base técnico material que dijo tendrá una duración de 20 o 30 años hacia el futuro.

“Pero esta modificación de la base técnico productiva de la sociedad boliviana, obligatoriamente tiene que venir acompañada de alguna modificación de la base educativa, de los sistemas educativos”, remarcó.

En esa línea, dijo que se arrastra una educación en el ámbito público, muy antigua, muy tradicional, de los golpes de mano, de la repetición memorística, de la formación en ámbitos básicos de ciencias y de áreas liberales.

Ratificó que con el Presidente están en la búsqueda de cómo diseñar ese esquema productivo, que le dé a Bolivia un conjunto de científicos adecuados a las necesidades de ese ritmo de crecimiento de la economía y de esa transformación técnica material de la economía boliviana, en una articulación de esfuerzos de los colegios, las universidades y el Estado.

“Ha cambiado Bolivia, a cambiado la economía y la educación tiene que acompañar obligatoriamente también esos cambios y esas transformaciones”, sentenció.

ABI