Golpistas buscan impedir la toma de posesión del Pueblo en Bolivia

A escasas horas de la toma de posesión de Luis Arce en Bolivia el 8 de noviembre, los golpistas redoblan sus esfuerzos para impedir que asuma el nuevo gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) y así se restablezca la democracia interrumpida en noviembre del año pasado a través de un golpe de Estado que costó numerosas vidas y en el que se cometieron incontables violaciones a los derechos humanos.

uentes dignas de todo crédito del hermano país nos informan que los ministros régimen de facto de Jeanina Áñez, Arturo Murillo (Gobierno) y Fernando López (Defensa) insisten en sus planes golpistas, entre otras cosas para no tener que responder por los delitos cometidos antes, durante y después del golpe que ejecutaron el año pasado.

Según mis fuentes en Bolivia, entre el 27 y el 29 de octubre Fernando López realizó un viaje privado a los Estados Unidos con el objetivo de reunirse con diferentes sectores que apoyaron el golpe del año pasado, entre ellos con funcionarios y políticos estadounidenses como el senador Ted Cruz. El objetivo de estas reuniones fue buscar apoyo para sus nuevos planes de impedir la toma de posesión de Arce el domingo 8 de noviembre o en su defecto derrocarlo tan pronto sea posible.

Asimismo, y en caso de no tener éxito el plan golpista, López solicitó protección en los Estados Unidos para varios altos funcionarios del gobierno de Áñez (entre ellos él mismo), que estarán siendo juzgados por delitos de corrupción cometidos por el gobierno de facto. El 5 de noviembre la fiscalía de La Paz emitió un requerimiento fiscal para impedir la salida del país de Trujillo, López y otros altos funcionarios del gobierno para juzgarlos de los delitos que se les imputan.

Cuentan las fuentes en Bolivia que al regresar de Estados Unidos, López se reunió de inmediato con Sergio Orellana, comandante general de las Fuerzas Armas, y de dirigentes de la Coordinadora Nacional Militar para ultimar detalles sobre las acciones previstas para el acto de toma de posesión de Luis Arce el domingo 8 de diciembre.

Asimismo, en esa reunión se estableció una Junta Militar golpista compuesta en principio por los generales en servicio pasivo Mario Almeyda Salas, Fredy Bersatti, Chiqui Rojas y otros de apellido Cueto y Aramayo respectivamente, así como por los coroneles Julio César Maldonado y Eduardo Santiesteba y el civil Rolando Descarpontriez.

Por su parte, la presidenta de facto Jeanine Áñez, temiendo ser detenida para enfrentar cargos ante la justicia tras la toma de posesión del gobierno democráticamente electo del MAS, habría planeado huir del país junto a otros altos funcionarios con paradero aún desconocido, aunque se conoce que días antes de las elecciones del pasado 18 de octubre, Áñez se reunió con el embajador de Alemania en La Paz, Stefan Dupler, para negociar un posible asilo político en caso de tener que salir del país.

El vocero del MAS, Sebastián Michel, denunció que el jueves 5 se perpetró un ataque con dinamita contra la casa de campaña de su partido en La Paz, en la que se había encontra el presidente electo, Luis Arce. En los últimos días se han sucedido las protestas de grupos políticos golpistas buscando la anulación de las elecciones del 18 de octubre.

Fuente: Blog De Managua Con Amor