Autor: Búsqueda de “Carlos E. Lippo”

Pero las elecciones del 20 de mayo van, de todas maneras van

Tal como he venido señalando en artículos anteriores la oposición venezolana, desde mediados del año 2016, durante todo el año 2017 y al inicio de este 2018, mantuvo entre sus consignas centrales la exigencia de unas elecciones presidenciales adelantadas, a las cuales incluso se les llegó a poner como fecha el 22 de abril de 2018, tal como consta en la cláusula 2 del proyecto de acuerdo que Julio Borges se negase a firmar en la República Dominicana, el día 06 de febrero del presente año.

La vieja costumbre del imperio de tratar de impedir las elecciones que le serán adversas

Es casi una verdad de Perogrullo el decir que los Estados Unidos han estado interviniendo en los procesos electorales de numerosos países a todo lo largo y ancho del planeta.

Se está buscando acelerar el proceso de la intervención humanitaria en Venezuela

El grotesco e inútil bombardeo ejecutado sobre Siria por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido durante la madrugada del pasado sábado 14 de abril, sin aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, lo que a priori lo define como ilegal por violatorio de la carta fundacional de la organización, parece haber llenado de euforia a la contrarrevolución venezolana, especialmente a aquella que “lucha a brazo partido” desde la comodidad de un teclado, aquí o desde Estados Unidos España, Colombia o cualquier otro lugar del planeta, a la que se le hace agua la boca y se frota las manos pensando que algo similar pudiese ocurrir con Venezuela.

De cómo Gran Bretaña nos despojó de la Guayana Esequiba con la ayuda del imperio

Con arreglo al conocido principio del “Utis Possidetis Juris” (del latín: “como poseías de acuerdo al derecho, poseerás”), la constitución venezolana de 1830, promulgada una vez desintegrada “La Gran Colombia”, establecía que el territorio del Estado de Venezuela, nombre que se daba por aquellos días a la actual República Bolivariana de Venezuela, comprendía todo aquel que hasta 1810 se denominó Capitanía General de Venezuela; estando plenamente establecido que la mencionada entidad colonial limitaba por el este con la Guayana Holandesa, sirviendo de frontera natural entre ambos territorios, el río Esequibo desde su nacimiento hasta su desembocadura en el océano Atlántico.

¡Alerta con lo que pueda salir de la VIII Cumbre de las Américas en perjuicio de Venezuela!


Es un hecho comprobado que la Organización de Estados Americanos (OEA), desde su propia creación en 1948 como instrumento de la Doctrina Monroe, ha a poyado, ya sea por acción o por omisión, todas las intervenciones militares que el imperio ha perpetrado sobre los países latinoamericanos; y ello a pesar de que siempre ha tenido entre sus postulados básicos el principio de no intervención de ningún estado en los asuntos internos de otro.

Hemos sobrevivido a la Semana Santa aunque persiste el asedio del imperio

En nuestro anterior artículo titulado “Resistiendo estoica y exitosamente el criminal asedio del imperio” (1), además de hacer un resumen de las acciones de asedio del imperio durante la semana inmediata anterior y de exponer las razones por las cuales considerábamos que estábamos resistiéndolas exitosamente, dábamos una voz de alerta ante la posibilidad de que el imperio intentase su anunciada intervención militar aprovechando el asueto de la Semana Santa Católica, tal como lo ha hecho innúmeras veces en países de religión islámica, durante la celebración del sagrado mes del Ramadán.

Resistiendo estoica y exitosamente el criminal asedio del imperio

La premeditada incursión de un avión espía gringo sobre el espacio aéreo del mar territorial generado por el archipiélago de Los Monjes, ocurrida el pasado sábado 17 de marzo, fue al parecer un preanuncio de las impactantes acciones de asedio sobre Venezuela que tenía planificadas el alto mando del imperio para la semana próxima pasada.

El imperio está promoviendo abiertamente un golpe militar en Venezuela

Para nadie es un secreto la inmensa cantidad de golpes militares que ha promovido el imperio a todo lo largo y ancho del planeta, para derrocar gobiernos legítimos que se han negado a aceptar sus designios en forma sumisa y en su lugar instalar gobiernos que le son afectos.

El innecesario riesgo de asistir a la VIII Cumbre de las Américas

La Cumbre de las Américas es una reunión de jefes de estado y de gobiernos de la América, auspiciada por la inefable Organización de los Estados Americanos (OEA) que viene celebrándose cada tres o cuatro años desde diciembre de 1994, con el muy loable aunque siempre incumplido objetivo declarado de “diseñar una estrategia común para intentar resolver los problemas del continente”. Hasta la VII Cumbre de Panamá celebrada en el 2015 habían venido participando en esta instancia todos los estados independientes de América, con la excepción de Cuba que fue expulsada de la OEA en 1962, con el vergonzoso voto favorable de Venezuela, gobernada en aquellos aciagos días por aquel cipayo de uña en el rabo, fundador del partido Acción Democrática, que se llamó Rómulo Betancourt Bello.

Venezuela

El imperio está aumentando su cerco militar sobre Venezuela

Desde que el Comandante Chávez declarase el carácter antiimperialista de la revolución bolivariana, a mediados del año 2004, el imperio comenzó a aplicarnos una guerra no convencional o guerra de cuarta generación que en sus comienzos fue casi exclusivamente una guerra financiera librada por medio de las empresas calificadoras de riesgo financiero: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch, entre otras, las cuales lograron encarecer en forma apreciable nuestra deuda financiera al elevar desmesuradamente el llamado riesgo país, sin ningún basamento técnico-económico válido.

Urge pararle el trote a la embajada gringa

En estas casi dos décadas de revolución hemos tenido en Venezuela cinco embajadores gringos, cada uno más injerencista e irrespetuoso que el anterior.

El impacto adverso de una invasión a Venezuela sobre el imperio y sus aliados

Una de las primeras ocasiones en las que el Comandante Chávez señalase que la revolución bolivariana era pacífica y democrática mas no desarmada, fue el 13 de abril de 2003, en su discurso del acto de clausura del “Foro con la revolución” (1), evento internacional que reunió a dirigentes políticos y sociales venidos de los cinco continentes, celebrado en Caracas para conmemorar el primer aniversario de la victoria de la revolución bolivariana sobre los golpistas del 11 de abril de 2002.

¿Ha llegado la hora para que Venezuela solicite la ayuda de sus potencias amigas?

Es indudable que la reciente gira del secretario Tillerson por Méjico, Argentina, Colombia, Perú y Jamaica, estuvo bastante lejos de alcanzar los objetivos buscados. En efecto, los magros logros de esta gira urdida por la más alta dirección del imperio con el propósito declarado de consensuar la aplicación de nuevas sanciones a Venezuela en materia petrolera, sanciones que obviamente habrán de generar un impacto adverso sobre la mayoría de esos países cipayos, y al mismo tiempo volver a insistir en la conformación de una fuerza multilateral para intervenirla militarmente, volvieron a dejar a los “halcones” del imperio y a sus fans de la contrarrevolución nacional y mundial con los crespos hechos.

¿Se encuentra ya en su fase final el proyecto invasor del imperio sobre Venezuela?

Mucho hemos querido equivocarnos en la apreciación de que la decisión de invadirnos ya había sido tomada; ocurre sin embargo que el proyecto invasor ha seguido su curso inexorable

El imperio está empeñado en impedir las elecciones presidenciales de Venezuela

Tal como se señala en la exposición de motivos de nuestra actual constitución, se ha creado una nueva rama del Poder Público, el Poder Electoral, ejercido por órgano del Consejo Nacional Electoral (CNE), como expresión del salto cualitativo que supone el tránsito de la democracia representativa a una democracia participativa y protagónica.