La “bolivianización” del mundo

Los bolivianos en Argentina se han convertido con cada vez más frecuencia en motivo de reportajes. Son un fenómeno social y económico muy llamativo. “La avanzada de Evo en Neuquén”, era el título del diario Río Negro hace algo más de un año. Más al sur, en la Provincia de Santa Cruz, otro diario bautizó a la Caleta Olivia como “Caleta Bolivia”. La pujante actividad de nuestros compatriotas también se siente en el extremo patagónico, el “fin del mundo”.

La lista de títulos podría hacerse inacabable, pero vale sumar un reciente trabajo de la agencia IPS que marca un importante matiz sobre los bolivianos en Argentina: un importante grupo ha alcanzado peso empresarial. Ahora copa un área tan estratégica de la alimentación en ese país como es la agricultura. El texto, titulado “Huertas bolivianas, una escalera al progreso en Argentina”, suma los testimonios de los empresarios más las de sociólogos. Estos últimos no opinan a partir de una reflexión ocasional, sino que citan incluso trabajos académicos que ya han analizado el fenómeno boliviano.

Son historias de peones zafreros que tras duros esfuerzos se convirtieron en potentados productores y distribuidores de frutas y verduras para decenas de ciudades. Se destaca además que nuestros compatriotas relevaron en ese rubro a otras comunidades, como la portuguesa o la italiana o japonesa. Según uno de los sociólogos, el secreto de tal avance radica en una particular capacidad de arrojo y sacrificio.

Uno de los estudios citados por IPS señala: “”Crearon territorios hortícolas donde no existían”, destaca el experto Roberto Benencia. Lo hicieron introduciendo tecnología nueva, como el riego por aspersión o la producción bajo invernáculo que preserva los cultivos de las heladas y el granizo, detalla. Con la lechuga, una hortaliza muy popular en Argentina, pasaron de tres a nueve cosechas por año gracias al invernáculo”.

La nota más adelante recupera información de otras provincias argentinas. “Se recogen –asegura IPS- testimonios de los propios inmigrantes que recuerdan que los argentinos les decían que no iban a lograr que la tierra les dé tomates en Córdoba o algunos otros productos con los que fracasaron, efectivamente, varias veces, hasta lograrlo. Lo cierto es que hoy producen una gama multicolor de verduras y frutas de calidad, en grandes cantidades y muy baratas, lo cual permite a las grandes urbes abastecerse de esos alimentos frescos
a precios bajos”.

Los proveedores de insumos consultados para la investigación aseguran que los bolivianos siempre buscan las semillas de mejor calidad. Añaden que se interesan por las innovaciones que permitan incrementar el rendimiento de las cosechas.

Vale recordar que el reportaje de IPS sólo abarca una de las actividades en las que los bolivianos destacan. En Buenos Aires también se han escrito trabajos sobre aquellos que triunfaron en la construcción y hasta en el mundo cultural o gastronómico. Es posible hallar destacados comunicadores y hasta abogados que, en una población de más de un millón de residentes, tienen como especialidad “lo boliviano”.

Si ampliamos el espectro, ejemplos menos numerosos, pero similares escriben nuestros paisanos en Estados Unidos, Brasil, España o Chile. Se halla a cambas, collas, chapacos, cochalas, juntos y hasta revueltos, incluso en confines como Australia o Canadá. Un reportaje del diario Vanguardia señaló hace unos meses que las comunidades que mejor resistieron la crisis que castiga a aquel país fueron la china y la boliviana. Es una voluntad de exportación, una minibolivianizacióndel mundo.

Y por si alguna prueba faltase, hace cuatro días, el Banco Central de Bolivia (BCB) volvió a constatar la pujanza de los emigrados. Según el BCB, pese al sacudón económico que castiga al planeta, las remesas que llegan al país no sólo mantuvieron su nivel, sino que hasta aumentaron. De enero a agosto de 2012, Bolivia recibió un total de
691,5 millones de dólares por concepto de remesas. Se trata de monto superior en 1,3 por ciento respecto al registrado en similar periodo de 2011.

Las estimaciones apuntan a que nuevamente, tras el gas y los minerales, las remesas serán el principal rubro de ingresos para el país. ¿Cuándo tendremos un Gobierno que les brinde a los bolivianos las oportunidades que hallan afuera? Demuestran día a día que capacidad y voluntad no nos falta. ¿Alguna duda?

“El Nacional” (Tarija- Bolivia)
Editorial, Lunes, 15 octubre 2012