Latinoamérica

La crisis moral y ética del fascismo en América Latina

EEUU apoya los asesinatos en Chile, Bolivia, Ecuador y Colombia

Para nadie es sorpresa la facilidad con la que el Gobierno de los Estados Unidos -independiente de quién sea el que esté a la cabeza- interviene en la política local de sus países “aliados” cuando ésta no coincide con sus intereses. En esta línea es que el Secretario de Estado Norteamericano, mano derecha del presidente Trump, Mike Pompeo, anunció este lunes que están “trabajando para apoyar a los gobiernos” de América Latina. Para luego asegurar que “Cuba y Venezuela” podrían intentar “secuestrar las protestas”.

Es preciso recalcar que el “mito cubano” es una de las excusas más antiguas de los gobiernos estadounidenses para intervenir países latinos. Fue precisamente para combatir el surgimiento de “una nueva Cuba” que Estados Unidos intervino en el Golpe de Estado de 1973 a favor de los golpistas con el empresariado chileno detrás.

Sin embargo, a este mito se le ha sumado el fantasma de Venezuela que ya incluso raya en la caricatura (no olvidar el famoso #Chile zuela durante las elecciones de 2017). Lo que de conjunto no es otra excusa para poder intervenir políticamente en la región.

No es solo Chile, fue Puerto Rico, es Ecuador, Colombia y el golpe en Bolivia. El enorme y heroico alzamiento de las masas trabajadoras contra sus condiciones de miseria sostenida por los gobiernos locales ha asustado al gran capital norteamericano. La inestabilidad que enfrentan las derechas locales no da confianza a los grandes dueños del mundo de que puedan resolver las crisis de manera autónoma, sino que tiene que intervenir todo el peso del imperialismo norteamericano.

Colombia la base de la droga y los asesinatos a indígenas y luchadores sociales

La convocatoria a la protesta tuvo su origen en una confluencia entre los sindicatos y varios movimientos sociales. Desde allí creció y ahora suma a organizaciones de estudiantes, de campesinos, de mujeres, de indígenas, de afrodescendientes y, por supuesto, a opositores del gobierno. La hipocresía del presidente de Colombia, Duque ha creado una crisis política y un ataque a los pueblos indígenas y los

Entre las razones iniciales del descontento se encuentran iniciativas como la propuesta de reducir el salario para los jóvenes hasta ubicarlo en 75% del mínimo y los supuestos planes para eliminar la parte pública del sistema de pensiones. También se acusa al gobierno de querer privatizar empresas estatales como Ecopetrol.
Aunque el Ejecutivo de Duque ha negado la veracidad de muchas de estas medidas, varias de ellas han sido esbozadas públicamente por personas u organizaciones próximas al gobierno, incluyendo al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, líder del oficialista Partido Centro Democrático. Otros señalamientos se basan en intenciones que sus críticos le atribuyen al gobierno.

“Los organizadores del paro nacional dicen que se podría dar una eliminación de la pensión cómo derecho de los trabajadores”, señala un texto sobre “las 10 razones del paro nacional” publicado en la web de la Escuela Nacional Sindical. En respuesta, desde el gobierno se afirma que la convocatoria se basa en falsedades.

Plan Condor II

“Hay muchas voces que llaman a incendiar la sociedad y a la violencia basados en mentiras”, señaló Duque la semana pasada. Los cambios políticos en América Latina y el Caribe estos últimos años, se han visto reflejados en un serio debilitamiento de los organismos multilaterales regionales. Se reflotó la nefasta y retrógrada OEA, que, como simbolismo, es un grave antecedente contra la soberanía regional y posiblemente ahora asistimos al surgimiento del Plan Cóndor II.

La creación del ‘Foro para el progreso de América del Sur’, Prosur, el pasado 22 de febrero, no parece ser una improvisación y, entre más repite el presidente chileno Sebastián Piñeira que “no es un foro ideológico” menos creíble se hace. Lo que debe preocupar y ocupar a América Latina y el Caribe es la discusión a puertas cerradas que sostuvieron esos presidentes de Prosur. Si no hubiese planes oscuros de por medio, la reunión realizada en Santiago de Chile habría sido transmitida por los medios de comunicación.

Preocupa más aún cuando el presidente de Brasil Jair Bolsonaro acaba de visitar Estados Unidos donde además de reunirse con su homólogo, realizó una sonada visita a la CIA. Los líderes del Foro Prosur comparten profundas coincidencias, entre ellas: su sumisión y admiración por el presidente Donald Trump, su deseo de hacer desaparecer cualquier movimiento progresista, su odio a las ideas izquierdistas, su deseo de colaborar militarmente con Estados Unidos y la OTAN, la decisión de restaurar las ideas del neoliberalismo y las privatizaciones, entre otras.

Unasur bajo ataque

Entre sus tácticas para afincar su proyecto, utilizan el método del descrédito. Argumentan que la Una sur ha fracasado aduciendo que hay un “exceso de ideologismo y de burocracia”. Lo cierto es que, si la Una sur está prácticamente inactiva hace más de tres años es por el sabotaje que realizaron los representantes de algunos países, que intentaron imponer un Secretario General, sabotearon la convocatoria a reuniones y no permitieron la aprobación del presupuesto. El presidente colombiano Iván Duque dijo que la Una sur será reemplazada por Prosur, y a esos ataques se sumó el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, quien considera que la Una sur murió.

A más de eso, suenan cínicas las palabras del presidente chileno Piñera cuando dijo que Prosur “está abierto a todos los países que cumplan con dos requisitos esenciales. Primero, vigencia clara de la democracia y del estado de derecho y segundo, respeto pleno a las libertades y a los derechos humanos de sus habitantes”.
El presidente chileno nos quiere dar lecciones de democracia y derechos humanos cuando él mismo hace unos años, expresó su profunda solidaridad con el dictador Pinochet, quien fue uno de los líderes del Plan Cóndor en Sudamérica, que ocasionó mucho dolor y muerte en el Cono Sur. La pregunta clave que debemos hacernos luego de la creación de Prosur es: ¿qué hay detrás de eso? La declaración firmada es apenas la fachada.

Estados Unidos y los gobiernos afines a Trump han puesto todo su empeño para que la OEA sea el único el foro de discusión política en la región; por otro lado, si de aranceles y comercio se trata, ahí están la Asociación Latinoamericana de Integración Ala di, el Mercosur y la Comunidad Andina. ¿Para qué entonces un nuevo foro? Algunas acciones, en especial del presidente Bolsonaro, que al parecer ahora es el factor de cohesión del grupo, podrían ayudarnos a entender.

La crisis moral y ética del fascismo en América Latina

La sociedad humana avanza hacia una crisis global, en el marco del capitalismo, el resurgimiento del fascismo en Europa y América Latina, impulsado por el modelo imperial de EEUU, con la presidencia del magnate Donald Trump, que ha impuesto sus reglas del juego, logrando controlar a la Unión Europea (UE), como a la OTAN el brazo militar de la UE, en ese mismo sentido aplica mecanismos, para intentar controlar a la Organización de Estados Americanos (OEA).

La modelo neoliberal amplia un modelo fascista, sustentado en Brasil por Bolsonaro, un ex capitán del ejército brasileño, que fue dado de baja por torturador y asesino de luchadores sociales, el uso de la esvástica en las escuelas, el ataque permanente a las izquierdas y el odio al marxismo es parte de un terrorismo, el odio de este personaje contra los indígenas, acusándolos de no ser brasileños y no hablar portugués, no merecen ser ciudadanos y son acosados por los terratenientes, los hacendados y las trasnacionales no escatiman en deforestar el amazonas, despojando a los pueblos de su habitad. De la misma manera el fascismo de Bolsonaro y los militares llevan una bandera de ataque a los pueblos vecinos, el abuso contra Paraguay, acaparando sus tierras y contralar la represa de Itaipu para los fascistas, y también amenazando a Argentina y al elegido presidente Fernández, para intentar frenar el desarrollo de los argentinos, esta realidad marca el peligro de las naciones del Cono Sur.

En el marco de este modelo fascistas se agrupa el terrorismo del gobierno de Chile, con la campaña terroristas de Piñera, asesinado a chilenos y usando armamentos criminales, como fusiles especializados con mira, para disparar a los ojos de los luchadores sociales, la violación a mujeres, jóvenes y mayores, decenas de desaparecidos, como jóvenes detenidos solo por ser estudiantes, van a sus casas a buscarlos, de la misma manera el fascista presidente de Chile, manda a miles de carabineros a la calle, pero no puede parar a los miles de chilenos, que diariamente toman las calles de Santiago y la ciudades de esta nación, en la búsqueda de una nueva constituyente, para sacar a la constitución del fascista y asesino Pinochet, que debido a la inmoralidad de los políticos chilenos, del PDC, de los falsos socialistas, como la Bachelet amiga y apoyando a Piñera, como ahora en la ONU apañando el terrorismo del presidente, esta es la realidad de una nación en manos del terrorismo de estado.

De la misma manera el golpe en Bolivia, amplia esta brecha de crear un modelo fascista y terrorista, bajo las políticas interina de Bolivia, Jeanine Añez, una senadora de la derecha, barragana y prostituta apareciendo en burdeles desnuda y ahora se cree una diosa al llevar una biblia y usarla para asesinar a los con nacionales bolivianos, el uso de barbarie para decir que hay que matar a los pueblos indígenas, y siendo ella una indígena boliviana, bajo una farsa de que es de origen nórdico mostrado imágenes, esta mujer de mala vida ahora con los militares y los empresarios.

Han llevado a un modelo fascista asesinado a decenas de bolivianos, solo por ser indígenas y hasta los militares rasos fueron destituidos, por no atacar a sus familias, estamos ante un genocidio y hasta el partido de Evo Morales le dio la espalda al llegar acuerdo en nuevas elecciones y a ahora Evo es acusado de terrorista, por crear en 3 gobiernos de desarrollo, de los derechos de los pueblos autóctonos, para ser desplazado por un militar golpista, que le dieron un millón de dólares, y ante la muerte de Evo y su expresidente, nunca conspiraron o se enriquecieron, y ahora la falsa de la interpol lo buscan, esta es la realidad de esta nación en manos de barbarie y el derecho libre para matar a su propios connacionales.

La nueva realidad de América Latina bajo el mando de EEUU

L a sociedad humana avanza hacia una crisis global, en el marco del capitalismo, el resurgimiento del fascismo en Europa y América Latina, impulsado por el modelo imperial de EEUU, con la presidencia del magnate Donald Trump, que ha impuesto sus reglas del juego, logrando controlar a la Unión Europea (UE), como a la OTAN el brazo militar de la UE, en ese mismo sentido aplica mecanismos, para intentar controlar a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Un informe de la CELAC advertía los posibles efectos del modelo gringo desde las promesas de campaña y a partir de la (inesperada) asunción al Gobierno de Donald Trump suenan las alarmas sobre un “retorno al proteccionismo” en Estados Unidos (EE. UU.) como amenaza al orden global neoliberal. Se ha renovado la discusión liberalismo-proteccionismo desde una postura hegemónica que plantea ambas alternativas como contradictorias y en la que el proteccionismo sería un lastre del “populismo de derecha” de Trump que atenta contra los logros del neoliberalismo a nivel internacional. Así, desde la prensa hegemónica -que se hace eco de las voces expertas más calificadas- se viene advirtiendo sobre los perjuicios de los lineamientos proteccionistas impulsados por el Gobierno, en particular, los efectos en la economía y geopolítica internacional y, también, para América Latina y el Caribe (ALC).

Barometro Latinoamericano

Periodista, Historiador y Analista Internacional