La Cumbre de Unasur en la ruta del Libertador Simón Bolívar

Buscar la unidad de los latinoamericanos con acciones integracionistas, respetar la soberanía popular, solidarizarse con los agredidos, reconocer los méritos patrios de los otros, defender la región de las amenazas del imperio, resaltar los valores humanos y buscar el equilibrio universal con la pujanza de una América Latina independiente, libre y próspera son los jalones marcados por la ruta ideológica del Libertador de las Américas, por los cuales anda transitando la UNASUR.

El documento final aprobado en Los Cardales de Buenos Aires, Argentina, por los jefes y jefas de Estado de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), este 4 de mayo, contiene treinta y un acápites referidos a los principios, normas, tareas, posiciones y reconocimientos que sus miembros sostendrán y defenderán como ente regional, ahora con un Secretario General en funciones ejecutivas.

La responsabilidad le fue asignada de forma destacada al expresidente argentino Néstor Kirchner de conformidad con el procedimiento establecido en el artículo 10 del Tratado Constitutivo de Unasur.

‘Lo más importante es que vamos salir hoy con un secretario general que va a contribuir poderosamente en la institucionalización del cuerpo político que debe ser la Unasur’, expresó el presidente venezolano Hugo Chávez al saludar y felicitar al hermano argentino de quien todos recuerdan su grito de resistencia frente a los intentos del gobierno de George W. Bush de manipular y presionar a Nuestra América con el proyecto del Área de Libre Comercio (Alca).

“No nos vengan a patotear” dijo Kirchner a Bush en la Cumbre de Mar del Plata del 2005, cuando parecía que el comandante Chávez quedaría como el único adversario de fuerza frente a Bush.

Cinco años después, con esta Cumbre Extraordinaria de Unasur en Los Cardales, la región fortalece sus capacidades de gestión y propicia colectivamente una mayor defensa a los diversos proyectos sociales que impulsan gobiernos y fuerzas populares, sin menoscabar aquellos otros países donde la correlación de fuerzas no es propicia para las profundas transformaciones sociales.

Las capacidades de gestión de Suramérica en torno a Unasur se manifestarán respecto a la región de Norteamérica, México y Centroamérica, Eurozona, Eurasia, Medio Oriente, Sudeste Asiático, China y Japón, y ante las instituciones financieras internacionales (IFI).

No fue casual que varios presidentes calificaran la cita en Argentina como un hecho “histórico”.

Hoy, nuestro líder bolivariano el Presidente Hugo Chávez lo precisa en su justa dimensión en sus “Líneas”: “Trascendente, en primer término, por el extraordinario saldo que deja en cuanto a la consolidación institucional de la Unasur. En este preciso sentido, ya era tiempo de avanzar más decididamente hacia la meta superior que definiera nuestro Libertador: el bien inestimable de la unión. El bien que es fuente de todos los bienes”.

Unasur como actor, espacio y vía para impulsar la integración

Un primer punto cardinal fue la expresión colectiva de decisión a “continuar en la construcción de un espacio común de integración política, económica, social, cultural y de infra-estructura de nuestra región; así como establecer compromisos efectivos de acción conjunta para la promoción del desarrollo social y humano con equidad e inclusión, para erradicar la pobreza y superar las desigualdades en la región, en un marco de unidad, democracia, respeto irrestricto de los derechos humanos y cooperación, tanto en nuestra región como en el contexto internacional”.

Como aspecto crucial fue el acuerdo colectivo de reconocer “el dinamismo de la Unasur” y enfatizar “la necesidad de coherencia en el proceso de consolidación institucional” para lo cual solicitan al Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores “recomendaciones sobre el fortalecimiento de la arquitectura institucional de la Unasur, identificando maneras de incrementar la eficacia de los Consejos existentes, promover la gradual convergencia con mecanismos subregionales de integración e identificar temas prioritarios para la integración suramericana, en los cuales la coordinación regional exigiría la constitución de nuevas instancias de la Unasur”.

Unasur relanza principios del DIP

El segundo aspecto estratégico sobre el cual se proyectaron los presidentes fue el relacionado con el respeto a los principios del derecho internacional público (DIP).

En ese sentido reiteraron el “compromiso de adhesión al principio de solución pacifica de controversias y reconocen la importante contribución que pueden ofrecer las organizaciones regionales y subregionales a la solución pacifica de las controversias y de la diplomacia preventiva”. Por ello, los presidentes resaltaron “el valor y la importancia de Unasur como espacio político que ha tenido para la región”.

A tono con lo anterior, la Cumbre reconoció “los avances logrados en el desarrollo de medidas de fomento de la confianza y de la seguridad (…) que mucho contribuirán al fortalecimiento de Suramérica como zona de paz” y para lo cual se aprobaron procedimientos colectivos para cumplir dichas medidas de mucha importancia operacional para el funcionamiento del Consejo de Defensa Sudamericano, todo lo cual fue reconocido en el Documento final en varios de sus acápites.

Unasur impulsa el desarrollo social e integral

Varios de sus pronunciamientos revelan que los presidentes de Unasur han coincidido en impulsar el desarrollo sustentable e integral de la sociedad y por ello reconocieron a todos aquellos actores regionales que han apoyado los lineamientos estratégicos hacia la integración energética regional, aspecto clave en la construcción de una infraestructura sólida que soporte con independencia y soberanamente el desarrollo integral en el cual las condiciones humanas desempeñan el papel decisivo.

Los presidentes reconocieron y se congratularon por los trabajos efectuados por los diferentes consejos de Unasur en normativas y procedimientos colectivos en materia de salud, becas, infraestructura y planeamiento, seguridad social, convenios regionales, educación, cultura, ciencia, tecnología e innovación.

En cuanto a los obstáculos al desarrollo social, los presidentes de Unasur se pronunciaron sobre el llamado Problema Mundial de las Drogas, abogando porque el Consejo Suramericano especializado en el problema dé inicio a la elaboración inmediata de su Plan de Acción.

Unasur debe avanzar más en materia financiera y de inversiones

Dos acuerdos en materia de finanzas e inversiones acordaron incluir en el documento final. Por un lado destacaron la labor desarrollada por el Grupo de Trabajo sobre Integración Financiera de la Unasur en el bienio 2008-2009, y por otro abogaron por la próxima constitución del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas.

Al avanzar los intercambios económicos en la región, Unasur se pronunció por crear un Mecanismo de Solución de Controversias en Materia de Inversiones, sobre lo cual alentó a avanzar mediante el Grupo de Trabajo creado anteriormente para este fin.

Unasur da pasos realistas en lo político interno

Un tema político consensuado fue el relacionado con la democracia, específicamente en el aspecto electoral, y sobre el cual se pronunciaron por continuar las reuniones de los organismos y autoridades electorales de los Estados Miembros de la Unasur con el fin favorecer una mayor cooperación, coordinación e intercambio de experiencias entre ellos.

Unasur, la política internacional y Haití

Varios temas del ámbito internacional regional ocuparon la atención y el debate de los presidentes de Unasur: Haití, Chile, la Migración, Ley Antiinmigrante de Arizona, la defensa de la Madre Tierra y la II Cumbre CALC en Venezuela.

En primer lugar, la crítica situación de Haití, sobre la cual adoptaron un conjunto de acuerdos, muy vinculados a los compromisos asumidos mediante las llamadas decisiones de solidaridad con Haití del 9 y 23 de febrero.

Sobre esa base, Unasur decidió orientar su labor en torno a las prioridades acordadas por el gobierno haitiano, reconociendo su Plan de Reconstrucción presentado en la Conferencia de Donantes realizada en Nueva York el 31 de marzo pasado y reiteraron la disposición para implementar de inmediato ese Plan en las áreas señaladas por el mismo, como infraestructura básica, apoyo a la agricultura y la seguridad alimentaria, el apoyo a las capacidades nacionales y a la construcción de edificaciones temporales o definitivas para el funcionamiento del Gobierno y el Estado haitiano.

Otro aspecto referido a Haití fue el exhorto a sus miembros y a la comunidad internacional a realizar los desembolsos de conformidad con la Decisión de Solidaridad Unasur-Haití, en Quito, así como al Secretario General, quien debe articular estrechamente con el gobierno de Haití, y a los Estados miembros para continuar aplicando mecanismos que faciliten alcanzar un crédito de hasta 200 millones de dólares, los cuales complementarán el aporte total comprometido en la Decisión de Quito.

El Secretario General, en consulta con los Estados miembros, establecerá mecanismos de coordinación interna de Unasur y de relaciones con el Gobierno de Haití para la asignación de los recursos del fondo voluntario de 100 millones que financian del Plan de Acción Unasur -Haití

Los presidentes solicitaron al Secretario General dar los pasos necesarios para constituir de inmediato la Secretaria Técnica Unasur-Haití en Puerto Príncipe, así como celebrar una reunión de Ministros de Relaciones Exteriores en Haití, para lo cual urgieron al Secretario General a designar, a la brevedad posible, un/a Enviado Especial de los países Unasur para Haití.

Respecto a Chile, los presidentes expresaron su pesar por el reciente terremoto ocurrido en Chile y su compromiso de atender los requerimientos del Gobierno chileno, sobre las acciones que la Unasur pueda comprometer, en apoyo al proceso de reconstrucción.

La migración como factor clave del proceso de integración

Otro de los temas en política internacional de atención primordial por los jefes de Estados de Unasur fue el migratorio como un factor clave del proceso de integración en los aspectos más urgentes para el desarrollo humano de sus poblaciones, singularmente en lo referente a la construcción de la ciudadanía Suramericana y para lo que instruyeron al Consejo de Delegadas y Delegados de la Unasur, en coordinación con la Conferencia Suramericana, iniciar el proceso de relacionamiento con dicha Conferencia.

Por tales razones, los presidentes rechazaron y condenaron el contenido de la Ley Antiinmigrante de Arizona que “tipifica como delito tanto la condición migratoria irregular, como el transportar y dar empleo a inmigrantes indocumentados” lo que trae consecuencias racistas atentatorias contra el respeto de los derechos humanos.

Unasur y la defensa de la Madre Tierra

Otro tema central fue el cambio climático y los derechos de la Madre Tierra por lo que destacaron el carácter concreto y propositivo de las conclusiones de la Conferencia de Cochabamba expresadas en el documento Acuerdo de los Pueblos, así como las iniciativas de los miembros de Unasur para llevar a la Conferencia de Cancún, México, de fines de año.

Los presidentes tomaron nota de la iniciativa del Gobierno boliviano de presentar ante la Organización de Naciones Unidas un Proyecto de Resolución respecto al reconocimiento del Derecho al Agua como un Derecho Humano y felicitaron al pueblo brasileño, por los 50 años de la ciudad de Brasilia, Patrimonio de la Humanidad.

Unasur respalda a Venezuela como organizadora de la II Cumbre CALC

En cuanto a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Cumbre de Unasur manifestó su complacencia por la decisión tomada en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, celebrada en la Riviera Maya, México, de crear esa comunidad que agruparía a 33 países de la región.

A su vez, Unasur expresó su apoyo a Venezuela en la tarea de organizar la II Cumbre CALC que, por decisión tomada en Cancún, tendrá lugar el 5 de julio de 2011 en Venezuela, coincidiendo con la conmemoración del Bicentenario de la Declaración de su Independencia, y expresaron también que la 22 Cumbre del Grupo de Río, a celebrarse en Chile en 2012, se avance en la concreción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Felicitaciones a la Argentina

Los presidentes de Unasur felicitaron a los Gobiernos y pueblos de Argentina, Chile, Colombia y Venezuela por la celebración del Bicentenario de sus heroicas gestas de independencia, y expresaron su agradecimiento a Cristina Fernández, Presidenta de la República de Argentina, por su apoyo en el celebración de esta Cumbre Extraordinaria, así como la gratitud al gobierno y al pueblo argentinos por la cálida acogida y hospitalidad que facilitaron el resultado exitoso de la Cumbre.

Observaciones necesarias

La superficie total de Unasur es de 17.715.335 km2 que significan el 27% del territorio del planeta, con una población superior a los 386 millones 529 mil habitantes de los casi 7 mil millones existentes en el globo, con un producto interno bruto (PIB) de USD 2.885.658 millones para un PIB percápita de USD 7.590.

Entre sus miembros está Brasil, el país de mayor envergadura potencial en las próximas décadas, miembro del Bric (Brasil, Rusia, India y China) y del Brisa (Brasil, India y Suráfrica), lo cual permite insertar a Unasur a otras grandes potencias como un ente de poder en el hemisferio occidental.

Unasur se organiza y funciona a través de sus órganos: Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno (Cumbre), Presidencia Pro Témpore, Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, Consejo de Delegados y Secretaría General.

La no presencia de los presidentes de Colombia y Perú en este último máximo cónclave suramericano los ubica, junto a sus partidos y organizaciones políticas, en una posición delicada frente a sus pueblos, que cada día están más esperanzados en la integración latinoamericana y caribeña, y visualizan a sus gobernantes muy cercanos al gobierno estadounidense y a los designios de su complejo militar-industrial-financiero-comunicacional que impulsa el Plan Colombia y también el Plan Perú.

Una de las recientes expresiones de la unidad y fuerza de Unasur se mostró en ocasión de las invitaciones a la Cumbre UE-América Latina y El Caribe organizada por España, cuando los gobernantes de Unasur conocieron que el gobierno español, ejerciendo las funciones presidente pro-tempore de la UE, había invitado a participar al gobierno hondureño de Porfirio Lobo, surgido de unas espurias elecciones organizada por los militares y civiles golpistas, y entonces los mandatarios suramericanos manifestaron su negativa a asistir a dicha Cumbre, cuestión que colocó a España en un esperado y difícil trance diplomático y a Lobo en la obligación de anunciar su no asistencia a dicha Cumbre, a la cual tampoco han confirmado su asistencia otros gobiernos de la región latinoamericana y caribeña.

‘Todos queremos ir, pero tampoco queremos claudicar de nuestros principios y de nuestras posiciones’, ni que se minimice lo que pasó con la ruptura constitucional en Honduras, declaró el presidente ecuatoriano Rafael Correa actuando como presidente pro-tempore de Unasur al concluir la cita de Buenos Aires.

La posición de los líderes suramericanos expresan los principios sobre los cuales se va asentando, en el siglo XXI, la ansiada integración latinoamericana y confirman el papel preponderante y el vínculo de la conformación de fuerzas políticas internas con las capacidades para actuar solidaria y unitariamente en el plano internacional. He aquí su poder moral para trascender y para formar junto a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) una nueva red social en la región, hacia un potente polo de fuerza en el universo que libere definitivamente a la Pacha Mama.
—————————–
wongmaestre@gmail.com