Brasil

La CUT Brasil y organizaciones sociales quieren a Bolsonaro fuera de la presidencia

AIL    31.Jul.2020    América Latina

La CUT Brasil está encabezando una serie de organizaciones que piden a la Cámara de Diputados que saque del cargo a Jair Bolsonaro. La central de trabajadores argumenta que el papel del presidente ha agudizado la crisis y que con él no habrá salida.
Brasil es el segundo país más afectado por el coronavirus en el mundo. Hasta este 28 de julio la cifra ascendía a más de 2.490.000 infectados y 88.000 muertos. Sin embargo, el gobierno encabezado por Bolsonaro ha desestimado al virus y desde principios del brote ha dicho que se trata de una pequeña gripa. Además, la ayuda para los trabajadores y las pequeñas empresas no ha sido la adecuada.

Por estas y otras razones la CUT Brasil viene apoyando la campaña “Fuera Bolsonaro” que se lanzó el pasado 10 de julio. Con ella, pretenden que la sociedad brasilera se movilice y exija la salida del primer mandatario.

Un artículo contra Bolsonaro

La campaña arrancó en redes sociales y en medios de comunicación. El 14 de julio por ejemplo, en el periódico Folha de Sao Paulo fui publicado un artículo escrito por Sérgio Nobre, presidente de la CUT Brasil, Iago Montalvão de la Unión Nacional de Estudiantes, UNE, João Pedro Stédile, Coordinadora Nacional del MST, el abogado y expresidente de la Comisión de ética Pública de la presidencia de la República Mauro de Azevedo Menezes y la ex viceprocuradora general de la Nación Débora Duprat. En la columna, los autores hablan sobre los delitos de Bolsonaro y dan las razones por la cuales él debe salir de la presidencia.

“El presidente de la República Jair Bolsonaro, desde su posesión, viene practicando seguridad y graves afrentas contra el texto de la constitución Federal. Además de cometer graves infracciones de naturaleza institucional, poniendo en riesgo la democracia”, dice el inicio del texto reproducido por el portal web de la CUT Brasil

Argumentan los autores que Bolsonaro también ha puesto en riesgo la integridad de los derechos sociales e individuales de la población brasilera y que su gobierno ha perdido credibilidad internacional. En el texto también anunciaron lo que sería el acto del 14 de julio, día en el cual presentaron el pedido de destitución a la Cámara de Diputados.

“La responsabilidad personal de Jair Bolsonaro en los más de 1,8 millones de casos y 70.000 muertes por covid-19 registrados hasta ahora en el país es incuestionable.” Decía el comunicado, que además agregaba que los delitos abarcaban todas las áreas del gobierno.

La lista de infracciones a ley incluye, el debilitamiento de la fiscalización ambiental que lleva a que se destruya la Amazonía, la negación del racismo, el incremento de la violencia contra los negros, el debilitamiento de los derechos de los indígenas. También se menciona la pérdida de soberanía por la subordinación de Bolsonaro a las políticas estadounidenses. Otras de las infracciones cometidas por el presidente tienen que ver con la política cultural que ha sufrido recortes presupuestales.

Bolsonaro también ha afectado gravemente los derechos de los trabajadores brasileros. Acabó con el Ministerio de Trabajo y ha debilitado la inspección laboral.

Por otro lado, dice la columna de opinión que la política macroeconómica de Bolsonaro ha fomentado la desigualdad, la miseria y la caída de la economía nacional. “El Presidente de la República es en gran parte responsable de la profundidad de las crisis sanitarias y económicas en las que está inmerso el país”.

El último párrafo asegura:

“Todo esto nos lleva a la conclusión lógica de que Brasil no encontrará una salida a esta situación con la continuidad del gobierno de un presidente incapaz de honrar el juramento de respeto a la Constitución. El proceso de destitución proporciona el ajuste de cuentas indispensable frente a esta dura realidad. Los crímenes de responsabilidad están mostrados. Y la denuncia apoyada por los movimientos sociales y populares indica que la paciencia del pueblo brasileño se ha agotado.”

La entrega del documento al presidente de la Cámara de Diputados

El pasado 14 de julio, con medidas de bioseguirdad, varias decenas de personas se congregaron al frente del Congreso Nacional para hacer la entrega del documento y de las firmas de cientos de organizaciones sociales que piden la salida de Bolsonaro. Diputados de la oposición recibieron los documentos y serán los encargados de radicarlo en la Cámara de Diputados.

Durante el acto de protesta, Sérgio Nobre, presidente de la CUT Brasil se refirió a la movilización social que debe seguir ahora. Dijo que, sin ella, los diputados no aprobarán el pedido de destitución contra Bolsonaro. “El paso más importante ahora es la movilización con el pueblo brasileño que pide en las calles que Brasil tenga esperanza y vuelva a crecer», dijo Nobre

Pese a que la CUT Brasil y cientos de organizaciones y personas han presentado esta, y cerca de 50 solicitudes más para la destitución de Bolsonaro, el ambiente en el Parlamento no parece ser el mejor.

Las movilizaciones aún no se dan de la mejor manera, también por el temor de contagio e incluso por las mismas amenazas del presidente que en otros momentos ha dicho que no permitiría que se hagan protestas masivas en las calles.

Sin el apoyo masivo de la sociedad en las calles, los diputados no votarán a favor de la destitución y esto lo tienen muy claro la CUT Brasil y el resto de organizaciones que vienen animando las protestas. Han hecho el llamado para que, con las medidas de bioseguridad, se tomen las calles.

ail.ens.org.co