Los migrantes, temen

La derecha volvió en España

La falta de genuinas ideas de izquierda, provocaron la caída del Partido Socialista Obrero Español (Psoe) y del gobierno de José Luís Zapatero, para dar lugar al conservador y ultraliberal Partido Popular (Pp) de Mariano Rajoy, que de esa manera retorna tras dos periodos de derrotas electorales.

La derecha española arrasó literalmente con 44,6%, frente a sólo 28,7% de los socialistas que no supieron aplicar las ideas socialistas en una Europa en crisis y a punto de colapsar económicamente, sobre todo España, donde la falta de trabajo tiene desempleados al 21% de su población que se traducen en cinco millones.

Los conservadores, tienen hoy abiertas las puertas para ejecutar su gobierno en base a recortes para reducir el déficit público con el pretexto neoliberal de evitar la recesión. Un panorama parecido al que nos pasó en 1985, cuando los neoliberales anunciaban: “Bolivia se nos muere”. Rajoy sacó las uñas de inmediato y pidió valor, entereza y patriotismo para lo que les hará a los españoles.

Los nuestros, aprobaron de inmediato el decreto 21060, echaron a la calle a unos treinta mil mineros de la Comibol, decretaron la libre contratación, la relocalización y prohibieron las reclamaciones. De eso ya no se acuerdan los dirigentes de la Central Obrera (Cob) que no cesan en protestas y paros contra el gobierno de los campesinos.

El ultraliberal Rajoy, hizo sus primeros anuncios. Se recortará la Ley de Dependencia, que concede beneficios a las familias con inválidos en la casa. “Vamos a gobernar en la más delicada coyuntura. Nuestro destino se juega en y con Europa”. Hizo especial énfasis en que el paro es el principal enemigo. Hay que entender que los puestos de trabajo, son para los españoles y los migrantes, ya pueden pensar en irse porque Rajoy les odia.

Desde la muerte del dictador Francisco Franco, la derecha no había tenido semejante mayoría. No tendrá contrapeso, por lo que España es ahora monocolor. La derecha está autorizada para hacer lo que le venga en deseos. El FMI se frota las manos para aplicar la misma medicina de siempre, los ajustes económicos. Los españoles que votaron a favor del Pp, pueden arrepentirse muy pronto.

La realidad española aplicada a nuestro diario vivir tendría que darnos algunas lecciones. Como aquella que habla mucho de socialismo, pero aplica poco. Puede ocurrirnos lo mismo en las próximas elecciones. No es razonable que los gobernantes indígenas nos prediquen cada día que los partidos políticos y las ideas de izquierda son cosa del pasado.

Los analistas europeos consideran que el capitalismo siempre se renueva en base a más explotación y que por tanto, no estamos a las puertas de una gran recesión, ni de un gran estancamiento, sino de una Gran Reestructuración. Aparentemente la revolución se encuentra en la esquina donde se cruzan las avenidas de la “revolución en el modo de producir” y de la “revolución social”. Justo en la esquina donde Carlos Marx, esperaba.

Los grandes capitalistas, seguramente mirarán hacia el sur para convertirnos nuevamente en sus super explotadas víctimas. Los países de economía emergente, tenemos que estar apercibidos de ello y prepararnos para nuestro futuro muy próximo.