La oligarquìa hondureña: ¿La guerra es contra Chàvez?

El gobierno de facto y la gran prensa hondureña insisten en negar el golpe de Estado y aseguran que al aceptar la mediación del presidente costarricense Oscar Arias, comunicaron que exclu?an conversar sobre el retorno de Manuel Zelaya a la presidencia. Al mismo tiempo sostienen ser la punta de lanza de una ?guerra? contra ¿La dictadura de Hugo Chàvez?.

Los diario Heraldo, Tribuna, La Prensa, encabezan la defensa del golpe de Estado y repiten, casi con las mismas palabras, las acusaciones contra el presidente venezolano por su supuesta ingerencia. También promueven el retiro de Honduras de los acuerdos del ALBA, ya que sostienen, ¿sólo ha beneficiado a izquierdistas?.
Los titulares de esos diarios, y las declaraciones de los actuales dirigentes del Estado, son una copia del manual anticomunista de las campañas de prensa en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado.
Con rebuscados argumentos los medios de comunicación hondure?os impulsan una campa?a acusando al presidente venezolano Hugo Ch?vez de intervenir en el paìs y provocar los enfrentamientos del pasado domingo en los alrededores del aeropuerto internacional de Tegucigalpa, cuando unas 200 mil personas esperaban el retorno del presidente constitucional.
En extensión, sostienen que la ONU y la OEA son manipuladas por Ch?vez, y que los presidente de Argentina, Cristina Fern?ndez, de Paraguay, Fernando Lugo, de Ecuador, Rafael Correa, de Nicaragua, Daniel Ortega, y el propio presidente hondureño, Manuel Zelaya, también obedecen a los mandatos del venezolano.
Hasta la m?xima jerarquìa de la iglesia católica se sumó a la campaña.
Los oligarcas hondure?os siguen ignorando el reclamo del pueblo para retornar a la institucionalidad y permitir a Zelaya a concluir su mandato.
?Nosotros nos comunicamos con el presidente Arias para decirle que estamos listos para cualquier di?logo, siempre y cuando no fuese para el retorno del presidente Zelaya, sino es para entregarse a los tribunales de justicia?, dijo Roberto Michelletti, presidente de facto. Insistió: ¿no vamos a negociar nada, vamos a dialogar?, y a?adió, ?estamos claros que todo lo se que hizo a aqu? fue enmarcado dentro de la ley y de la Constitución de la Rep?blica, aqu? lo que hubo fue una sustitución constitucional?, concluyó el dictador.
Al mismo tiempo, el presidente de facto siguió nombrando nuevas autoridades en el gabinete y sustituyendo gobernadores y alcaldes.
Por su parte, el legislador Mauricio Reconco, del Partido Liberal, defendió la legalidad del derrocamiento de Zelaya, ?sabemos que lo que se hizo fue lo mejor, sino estuviéramos en una situación peor? dijo. Enseguida atacó a Chàvez. ¿En este momento estamos viendo internacionalmente que Honduras es señalada como un pa?s que se le atravesó en el camino a Hugo Chàvez. La guerra ya no es contra el ex presidente Zelaya, sino que contra Hugo Chàvez?.
¿Es lamentable que en esos organismos de la ONU y la OEA Hugo Chàvez siga teniendo fuerza y poder; tiene piezas ¿como esos presidentes Correa, Lugo, Kirchner, Mel Zelaya y Daniel Ortega?a quienes él maneja a su antojo? concluyó.
El Cardenal Oscar Andrés Rodr?guez, a la vez que defendió el golpe de Estado y criticó las movilizaciones por el retorno del presidente constitucional, atacó al presidente venezolano. ?Nosotros rechazamos totalmente la injerencia del presidente de Venezuela, somos un paìs pequeño, pero soberano, desde que vino a insultarnos en el mes de agosto, ese señor ha estado tratando de meter aquì sus manos, que nos deje en paz, que se dedique a gobernar su pa?s?.
Al mismo tiempo, el movimiento derechista Generación por Cambio, sigue realizando manifestaciones de apoyo al golpe, como antes hiciera contra el presidente Zelaya y repite los mismos argumentos que sus viejos gobernantes. Luis Colindres, uno de los jóvenes dirigentes dijo durante un acto el martes que en Venezuela existìa un sistema dictatorial, y que àsi vuelve Zelaya Rosales lo mismo puede ocurrir en nuestro paìs?.
Junto a los ¿jóvenes? de Generación por el Cambio se manifestó también la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Armadas. A la vez que defendieron lo que consideran una sustitución presidencial legal, criticaron a la OEA que consideran se parcializó a favor de Zelaya y a través de un comunicado condenaron la intervención en asuntos internos por parte de ese organismo.