La OTAN contra todos

Pablo Jato    05.Abr.2009    Europa

Parece que la OTAN va a tener que existir tan solo para pelearse con los mal llamados anti-sistema.

Habló Obama en la cumbre de la OTAN: “Tenemos que aclarar el papel y la responsabilidad de la OTAN en el siglo XXI” y tiene razón. La OTAN es una sola fuerza militar creada hace 60 años por algunos países (denominados libres) para detener a un terrible enemigo común: el comunismo. Hoy ese comunismo ha desaparecido. Rusia es ya parte del mundo democrático, supuestamente libre, así que la OTAN no tiene razón para existir. Tendría que haberse desmantelado hace años como se desmanteló el muro de Berlín o las estatuas de Stalin en la URSS pero no; sigue ahí y para dar fe de vida una vez más, se han reunido en la frontera entre Alemania y Francia en una gran cumbre internacional que es casi una continuación del G20, en la que no se debate su extinción, si no su ampliación. Parece que hay cola en la entrada de este club tan exclusivo sin que expliquen realmente cuáles son las ventajas.

Dicen que los preparativos de seguridad han costado más de 100 millones de dólares. La policía prácticamente ha tomado la ciudad, y ha detenido a casi 300 personas, entre las que hay nueve buceadores de Greenpeace que preparaban una protesta. Parece que la OTAN va a tener que existir tan solo para pelearse con los mal llamados anti-sistema.

Crece y crece este club de soldados, crece tanto que dentro de poco todos los países del mundo pertenecerán a la OTAN. En caso de conflicto el asunto va a parecer una guerra civil. Eso sí, sólo se puede entrar al club pagando, aportando multimillonarias cifras que dan derecho a realizar desplantes e incluso hablar por teléfono en plena celebración, como ha hecho Berlusconi. Mantener un elefante blanco cuesta mucho.

Alguien tendrá que ser el enemigo, digo yo, el puesto no se puede quedar vacante. Solución: que hagan un casting. Un gran casting para Obama, Zarcozy y sus generales de la OTAN y que los jefes de estado formen un jurado. ANUNCIO: Se buscan enemigos del mundo libre. Se requiere que sean extranjeros, peligrosos y a ser posible muy feos. No se necesita experiencia.
Lo malo es que para muchos hoy en día es casi un honor ser enemigo declarado de occidente y veríamos con sorpresa que se presentarían más candidatos de los que imaginamos.

Pero ¿a quién consideramos enemigo? Supongo que aquellos capaces de hacer daño a los europeos, a su economía, a su forma de vida… Por el momento el daño lo ha provocado el propio capitalismo, la crisis económica, la mala gestión de políticas nacionales e internacionales, pero no se presentan banqueros en el casting aunque reparar ese daño haya costado más que cualquier guerra (5 billones de dólares, por el momento). No se mira a los políticos corruptos ni a los empresarios como enemigos potenciales y menos aún siendo de la casa y vistiendo impecables trajes de Armani (que el diseñador me perdone) Causan más destrozos en Europa las consecuencias del cambio climático que cualquier bombardeo, pero atacar a las nubes sería una política demasiado difícil de explicar. ¿Serán las ballenas el terrible enemigo secreto? ya que el sonar de los barcos y submarinos en las maniobras, dejan un rastro de cetaceos muertos por todo e mundo.

Una Europa unida, monobloque, sin fronteras, con una sola moneda y una sola ideología debe tener un solo ejército. Al menos en teoría suena lógico. Bien organizado podría ser un buen ahorro económico y una ventaja para todos, cualquier empresario podría verlo, pero inexplicablemente y por desgracia es todo lo contrario ya que los gastos de la OTAN se suman a los gastos militares individuales de cada país.
El mundo gasta aproximadamente 1.280.000 millones de dólares (un Billón doscientos ochenta mil millones) al año en armarse hasta los dientes mientras mueren cientos de millones de personas de sed, de hambre, de enfermedades absurdas casi erradicadas en Europa. ¿Acaso con ese presupuesto no se podría acabar con la pobreza y con ella, los posibles odios y enemigos? ¿No es mejor invertir ese dinero en luchar contra enemigos más localizados como el SIDA, la malaria, la hepatitis C…? Utópico, lo sé, pero ese dinero existe, está ahí, es físico y palpable, mucho más que cualquiera de esas amenazas que nos venden en la tele. Angela Merkel ha dicho que la OTAN debe existir para defender la igualdad de derechos de la mujer en Afganistan. ¿A balazos? Será que invertir el dinero en educación no sería más rentable.

¿Saben algo los políticos que nosotros no sabemos? ¿Hay alguna guerra en el horizonte? Sería la única explicación.

Hoy, la OTAN y sus cumbres solo sirven para darle a los policías un entrenamiento intensivo con gasto de material antidisturbios. Es un hervidero de políticas y un trapicheo de influencias. Comilonas, puros y egolatrías. Pierde prestigio y su existencia se convierte en algo cuestionable. Ya lo fue en su origen cuando los buenos y los malos tenían al menos líneas divisorias en un mapa. ¿De que sirve un ejército cuando la bomba va en una mochila por los túneles del metro?

Al final los enemigos seremos aquellos que no estamos conformes. Enemigos seremos aquellos que soñamos con un mundo distinto, con un mundo mejor, sin ejércitos o sin misiles. Esperemos que Obama, cuando dice que se debe aclarar la posición de la OTAN, aclare también la posición de la humanidad ante las guerras… si puede.