La reacción de Musk sobre Bolivia: ‘¡Derrocaremos a quien queramos! ¡Aguántense!’

Es “otra prueba más de que el golpe fue por el litio boliviano; y dos masacres como saldo. ¡Defenderemos siempre nuestros recursos!”, escribió Evo Morales en Twitter.

La respuesta a un interlocutor de parte del CEO de Tesla y SpaceX, Elon Musk, causa zozobra en el país. “¡Derrocaremos a quien queramos! ¡Aguántense!”, respondió el magnate sudafricano en alusión al “golpe de Estado” que le recordó un tuitero sobre un comentario ajeno al asunto.

Las palabras del multimillonario de la industria automotriz causaron repercusión, incluso el expresidente Evo Morales las replicó este sábado en sus redes sociales.

Todo comenzó por un comentario de Musk sobre ajustes necesarios para mitigar los efectos del COVID-19 en el mundo. “Otro paquete de estímulo del gobierno no está en el mejor interés de la gente de la OMI”, había escrito en Twitter.

La respuesta no se dejó esperar. «¿Sabes lo que no era lo mejor para la gente? Que el gobierno de los Estados Unidos organice un golpe de estado contra Evo Morales en Bolivia para que puedas obtener el litio allí”, replicó @historyofarmani (Armani).

Y Musk retrucó: “¡Golpearemos a quien queramos! Aguántense”.

Desde cuando renunció a la presidencia, el 10 de noviembre del año pasado, Evo Morales, y el Movimiento Al Socialismo (MAS), consideró que su salida del gobierno —provocada por protestas cívicas y políticas contra las elecciones anuladas del 20 de octubre, además del pedido de dimisión por parte de las Fuerzas Armadas— fue impulsada por agentes externos y por intereses de las riquezas naturales, especialmente el litio.

Días antes, luego de protestas propiciadas por el Comité Cívico de Potosí (Comcipo), el Gobierno había suspendido un proyecto de explotación de yacimientos salinos con Alemania.

Este sábado, Morales se hizo eco de las palabras de Musk. “.@elonmusk, dueño de la fábrica más grande de autos eléctricos, dice sobre el golpe de Estado en #Bolivia: ‘Nosotros golpearemos a quien queramos’. Otra prueba más de que el golpe fue por el litio boliviano; y dos masacres como saldo. ¡Defenderemos siempre nuestros recursos!”, escribió.

Luego, como intentando evitarse mayores problemas, Musk volvió a escribir a Armani: “Además, obtenemos nuestro litio de Australia”.

La tesis del golpe de noviembre fue defendida por Morales y el MAS, al considerar que la sucesión de Jeanine Áñez no fue constitucional. Al contrario, la mandataria transitoria y su entorno argumentan que su llegada al poder fue constitucional.

Durante buena parte de la jornada del 14 de noviembre el entonces senador de Unidad Demócrata (UD) Yerko Núñez, ahora ministro de la Presidencia, esperó la posición del Tribunal Constitucional respecto de la ausencia de gobierno. Al cabo de la espera, el ente constitucional comunicó la necesidad de una transición “ipso facto”, con lo que Áñez instaló sin quorum ni el MAS dos sesiones legislativas, primero, para constituirse en titular de la Cámara de Senadores, y, luego, para asumir la presidencia del Estado.

Días después, el expresidente Carlos Mesa, al cuestionar la candidatura de Áñez, dijo que esa decisión convalida la tesis del golpe. “La tesis del golpe de Estado se basa en la idea de que quien lo dio usa la sucesión constitucional como una excusa para hacer realidad su verdadera intención: apropiarse del gobierno en el largo plazo como quien se apropia de un botín”, escribió en su blog.

La Razón Digital