La última victoria de Fidel

Han querido vanamente matarlo, desaparecerlo de la faz de la tierra, enceguecidos por el odio irracional que han cargado a cuestas durante décadas. Muchos se han enfrascado en ese empeño, que se les ha hecho imposible de cumplir. Fidel ha seguido vivo, aún después de los 638 planes de atentando tramados contra él por las administraciones norteamericanas, la CIA y otros servicios de inteligencia, la Cossa Nostra y la contrarrevolución anticubana de Miami. Confieso que ha habido otros planes que aún permanecen en secreto o se maquinan actualmente, los que aún faltan por contabilizar. Sin embargo, la verdad es una: no han podido contra Fidel.

Como la impotencia es ciega y muchos de los protagonistas de estos planes han sido recibidos por la Parca antes que él, en paradójica venganza del destino, los que odian a Fidel buscan otras maneras de asesinarlo, aunque esta vez sea, al menos, virtualmente. Creo que es la sexta ocasión en que se ha promovido en las redes sociales la falacia de una supuesta muerte de nuestro querido jefe quien, a qué negarlo, sigue siendo un fuerte dolor de cabeza para los enemigos de la Revolución. Él es, y seguirá siendo, nuestro invicto guía en las batallas que nos quedan por delante, incluso cuando por ley natural de la vida le corresponda fallecer. Pero ahora, para dolor de nuestros morbosos e intolerantes adversarios, sigue bien vivo, peleando hora tras hora, por el futuro de la Patria y de toda América Latina. Podrá írsenos cualquier día, es cierto, pero nos deja su ejemplo, su constancia, sus poderosas convicciones, su humanismo martiano y, sobre todo, su capacidad de resistencia.

Quiero referirme particularmente a esta última manipulación, surgida en Miami, bajo la anuencia de los mafiosos que pululan en esa ciudad y, a la vez, replicada por los grandes medios de comunicación al servicio de la guerra ideológica anticubana, la blogósfera contrarrevolucionaria, Twitter y Facebook, así como otras plataformas en la web. La noticia sobre la supuesta muerte de Fidel la difundió el 12 de octubre el fallido agorero de la contrarrevolución anticubana y los escuálidos venezolanos, el llamado periodista Nelson Bocaranda, quien aún tiene el desparpajo de hacer presagios fallidos y pierde día a día credibilidad, convirtiéndose en un hazmereir.

Rápidamente, sin verificar siquiera la dudosa veracidad de este tipejo, ni la invención de falsas fuentes, se desató el alboroto por doquier. Nosotros esperamos, por supuesto, el momento adecuado para para dar respuesta a la nueva infamia y sucia especulación. ¿Y quién mejor que Fidel para desmentirla?

De inmediato se desató el odio irracional y el morbo malicioso de nuestros enemigos. Un ejemplo de ello es el comentario aparecido en el blog anticubano “YaCubaTwitea”, en que se desnuda con total evidencia la carencia de pudor y el indecoroso trato hacia la figura de nuestro Comandante. El comentario de Armando Añel, colocado en ese blog, habla por sí mismo: “Va a celebrarse la muerte de Fidel Castro por todo lo alto, en Cuba y sobre todo fuera de ella, donde la prohibición no alcanza. Una borrachera, un éxtasis instantáneamente comparable, en tanto culminación y respuesta, al más de medio siglo que la nación —lo que queda de ella si es que alguna vez hubo suficiente— ha permanecido dividida, engañada, chantajeada, diezmada, secuestrada.”

Tampoco faltaron los comentarios burlones, el sadismo y la criminal complacencia de los twiteros contrarrevolucionarios, asociados a Radio Martí y los medios mafiosos del Imperio. Algunos ejemplos son elocuentes, con respecto a este “trending topic” desatado en Twiter, así como los hashtags #malahierbanuncamuere y #FidelCastro:

- “A Fidel Castro está a punto de caducarle la partida de nacimiento”.

- “No le deseo ningún mal a Fidel Castro, con que arda en el infierno me basta”.

- “¿Otra vez ha muerto Fidel Castro? Qué tío más pesado”.

Etc., etc., etc., hasta llegar a miles de twiters repetidos por motores y calumniadores de oficio.

Desde luego, no podían faltar dos encumbrados miembros de contrarrevolución cubana, quienes se destacaron en esta inmunda parodia:

121012 (Twitter de Orlando Luis Pardo) - En la masmedula de una muerte sin milagroshttp://orlandoluispardolazo.blogspot.com/2012/10/death-toll.html …http://twitpic.com/b3f0eg

121012 (Twitter de Yoani Sánchez) - #Cuba Pero yo no pienso ya en “El” ni proyecto mi vida en relacion con “El”. Hace años -dentro de mi mente- estoy viviendo el postcastrismo

121012 (Twitter de Yoani Sánchez) - #Cuba La vida ha demostrado que cada vez que le ocurre algo a#FidelCastro los cubanos somos los ultimos en enterarnos.

121012 (Twitter de Yoani Sánchez) - #Cuba Mi telefono no para de sonar. Todos preguntan por la salud de #FidelCastro pero no tengo ninguna certeza, solo circulan rumores.

Pues bien, señores míos, me pregunto, ¿en dónde meterán la cara quienes difundieron a ultranza esta maliciosa noticia? Me refiero particularmente a Radio Martí, El Nuevo Herald, así como los insidiosos blogs de la mafia anticubana como el mencionado “YaCubaTwitea”, “Penúltimos Días”, “Café Fuerte”, “Diario de Cuba”, “Generación Y”, entre otros, así como las decenas de muros en Facebook.

La fiesta, cancelada. Yoani, quiéralo o no, ha de vivir bajo el respeto de su pueblo, al que le dio la espalda, por Fidel, por Raúl y por su Revolución.

Aconsejo a unos de los promotores de esta campaña, al señor Alfredo de Viso, que se cambie de apellido y, a partir de ahora, se nombre Alfredo Reviso. Le sería lo más aconsejable para evitar papelones.

La ridiculez ha sido nuevamente pisoteada por la verdad; la especulación ha sido vapuleada otra vez por la razón; la infamia ha sido desnudada por los hechos.

Después de combatirlo durante más de 50 años, de satanizarlo y “matarlo”, no conocen a Fidel, el guerrillero, el que deja que el enemigo especule para darle el ataque en el momento preciso.

Les aconsejo, en beneficio de la poca credibilidad que pudiera quedarles, que esperen tranquilos las noticias y le den a Bocaranda, y a sus “expertos”, la merecida patada en el trasero que merecen. Todavía este gallinero tiene gallo pa rato.