La verdad se abre paso en Venezuela

Hemos sido testigos durante la semana transcurrida de cómo la verdad se abre paso entre tantas falsedades y sofismas de los medios de comunicación privados -criollos y transnacionales- contra Venezuela.

La verdad de lo ocurrido en la frontera con Colombia es mucho más profunda y extensa que las mentiras lanzadas con saña por el Embajador de Colombia ante la OEA o por la prensa escrita, radial o televisiva financiada y controlada por la oligarquía colombiana o por la parapolítica – narco-política que son agrupaciones estructuradas con el poder estatal colombiano, según los cientos de denuncias públicas de los últimos quince años en el país vecino. La verdad la están revelando en todas sus facetas los medios públicos de Venezuela y otros internacionales que con una labor intensa presentan especialistas y analistas cargados de evidencias y conocimientos argumentales tan sólidos como los Andes.

Esa verdad va reconstruyéndose, como imaginario en la conciencia social de la ciudadanía, gracias a la guía ideológica del legado del Comandante Eterno y Supremo, Hugo Chávez, que con tanto fervor patrio levanta como bandera el camarada Presidente Nicolás Maduro, enarbolada y agitada desde Caracas hasta en la ciudad asiática hermana Beijing o la cercana Kingston, capital de Jamaica, donde la X Cumbre de Petrocaribe vuelve a fijar una posición política clara y una perspectiva integracionista muy alentadora, lo que es un gran homenaje al Bicentenario de la valiosísima Carta de Jamaica del Libertador Simón Bolívar, donde también él develó verdades y esperanzas.

La verdad sobre la labor contrarrevolucionaria impulsada desde Colombia para debilitar el potencial de Venezuela y la verdad sobre la agenda revolucionaria de Maduro por Vietnam, China, Qatar y Jamaica para fortalecer el potencial de la Patria de Chávez y de la Patria Grande deberán ser dos componentes del conocimiento, muy significativos en la comprensión del pueblo para actuar más conscientemente en el futuro cercano, sea en la Defensa Integral en general como en esa expresión concreta y particular que es el voto por la Revolución el próximo 6 de diciembre.

Es necesario poder discernir entre todos los acontecimientos, decidir cuáles son los más significativos, y llegar a comprender, por un lado, que resulta imprescindible conocer la verdad de los intereses que sostienen toda esa actividad paramilitar soterrada de acumulación de fuerzas (pertrechos de guerra, mercenarios importados y criollos, espacios de operaciones, infraestructura de comunicaciones) para emprender en un futuro acciones dirigidas a crear el caos en Venezuela como “totalidad fragmentada”, de la que se conversó recientemente en el Foro de los jueves del MPPPST. Eso constituye un gran reto cognitivo. Por otro lado, es necesario comprender también que ese reto se redimensiona aún más con la comprensión de lo que significa el apoyo asiático de Vietnam y China para que Venezuela salga airosa ante esa agresión paramilitar y amenazas provenientes de la frontera y de las bases militares gringas situadas tras ella, y pueda seguir en paz alcanzando los Objetivos del Plan de la Patria 2013-2019.

Toda una intensa semana vivida que forma parte de ese contexto en que se estabiliza y se desarrolla cada día más el proceso social de trabajo, a pesar de las actuaciones delictivas de sectores capitalistas irresponsables y ambiciosos que acaparan y especulan, aún con los útiles escolares para los niños. Pero todos los desenlaces políticos están decididos por esa voluntad cívico-militar mediante la cual la clase obrera y pueblo en general van avanzando y fortaleciéndose espiritual y estructuralmente como el Sujeto Histórico que continuará construyendo el Socialismo Bolivariano en nuestra querida Venezuela.

wongmaestre@gmail.com
Barometro Internacional