Las multinacionales suecas evaden pago de impuestos

Las principales ocho empresas suecas, llevan años sin pagar o pagando casi nada de impuestos, según reveló un informe de la televisión estatal.
Solo un ejemplo: Sandvik, un grupo industrial de ingeniería de alta tecnología, pagó el impuesto a las empresas por última vez en 2006. Sostiene que el 96% de su producción se vende fuera del país.

“Lo sospechaba desde un principio” decía el Chapulín Colorado, aunque no se refería precisamente a la evasión impositiva que aplican estas empresas utilizando todos los mecanismos legales que se le han abierto para sus beneficios.

La ministra de Finanzas de Suecia (Socialdemócrata), Magdalena Andersson, reconoció que utilizando los sistemas impositivos que benefician a las grandes empresas internacionales, éstas pagan entre un 5 y 10% menos de impuestos que las empresas medianas, según un estudio internacional de la Unión Europea, y muchos menos que los contribuyentes comunes.

Los asalariados suecos pagan, según la comuna, un 25% o más de sus sueldos, que se les descuenta automáticamente en el lugar de trabajo, sin escapatoria posible.

“Esta situación es inaceptable” aseguró y adelantó que se estudiarán cambios legislativos nivel europeo y en Suecia.
Los países de la Unión Europea pierden entre 450 y 650.000 millones de coronas al año (entre 50 y 70.000 millones de euros) por la manipulación de las declaraciones impositivas de las grandes empresas. Esa cifra representa entre el 17 y 23% del impuesto pagado por las empresas en la UE en el año 2013.

En tanto el informe de la televisión estatal sueca reveló que cinco de las 20 principales empresas del país han gado vero impuesto durante varios años. A la cabeza está la empresa Securitas, que no ha pagado una sola corona en todo este siglo XXI.

La empresa, como otras, traslada al Suecia las pérdidas que sufre en otros países y efectúan descuentos que llevan a no pagar impuestos.
La fabricante de automóviles Volvo, también lleva por lo menos 6 años sin pagar impuestos, ya que las pérdidas que sufrió en el mundo en el año 2009 las trasladó a Suecia, donde tenía la posibilidad de descontar esas pérdidas en el pago de impuestos. La última vez que la empresa pagó impuestos en Suecia fue en el año 2005.

Cabe recordar que Volvo fue adquirida en la década de los 90 por Ford de Estados Unidos, y después en 2009 fue adquirida por la fabricante china, Geely.

En tanto Sandvik, un grupo industrial de ingeniería de alta tecnología, pagó el impuesto a las empresas por última vez en 2006. Sostiene que el 96% de su producción se vende fuera del país.

Lo mismo sucede con la celulosa SCA, que además ha utilizado el truco de vender y comprar empresas de su mismo grupo. “Seguimos las reglas de impuestos que rigen en Suecia”, sostuvo en presidente de la compañía, Magnus Roth al ser consultado ante la evidencia que su empresa no paga impuestos desde hace 10 años.