Les escribimos con las heridas aún sangrantes

Con las heridas aún sangrantes, tanto en el cuerpo cómo en la psiquis, hemos debido nuevamente revivir esas imágenes nefastas, como consecuencia de la declaración del estado de emergencia, salida nuevamente de los soldados a la calle, instauración del toque de queda, la agresividad y violencia de la represión de las “fuerzas de orden”, que nos indica que en Chile no hemos aprendido nada. Subraya una carta dirigida a los parlamentarios chilenos.

Señor/ Señora Parlamentario/a:

Por intermedio de la presente, la Unión de Ex Prisioneros Políticos de Chile, (UNExPP de Chile) hace llegar a usted la inquietud de las víctimas sobrevivientes de prisión política y tortura de la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet frente a la situación actual. Quienes componemos esta organización, somos portadores del trauma vivido en esa época tan oscura de nuestra patria.

Con las heridas aún sangrantes, tanto en el cuerpo cómo en la psiquis, hemos debido nuevamente revivir esas imágenes nefastas, como consecuencia de la declaración del estado de emergencia, salida nuevamente de los soldados a la calle, instauración del toque de queda, la agresividad y violencia de la represión de las “fuerzas de orden”, que nos indica que en Chile no hemos aprendido nada.

Es de máxima gravedad que estos hechos que rememoran el pasado hayan ocurrido estando en lo que ustedes llaman “democracia y estado de derecho”. Esto agrava esta situación, causando una retraumatización en todas/os las víctimas de atropellos a sus derechos humanos.

Creemos y hacemos responsables de hacer posible estos nuevos acontecimientos a la IMPUNIDAD reinante en nuestro país, tanto en el ámbito penal como civil. Hacemos responsables a todos los Gobiernos post dictadura, de esta situación, ya que en nuestro caso no han sido capaces de honrar los tratados internacionales suscritos por Chile y haber enfrentado y solucionado este tema de verdad, justicia y reparación como correspondería haberlo hecho, de acuerdo a dichos tratados.

Cómo ustedes saben, la presidenta Bachelet dejó un proyecto de ley de última hora en el que se determinaba un mezquino bono reparatorio, el que fue inmediatamente desestimado por el actual Gobierno. Así mismo se cercenó el Plan de Derechos Humanos que se había planteado al país.

Nos preocupa nuevamente cuando ante esta grave coyuntura política y social se hacen propuestas para satisfacer algunas legítimas demandas, entre ellas, subir las pensiones de los adultos mayores de la tercera y cuarta edad. Todos/as las víctimas sobrevivientes de prisión política y tortura pertenecemos a esa grupo etario. Pero, vemos que aunque se logre ese beneficio, nosotros nuevamente seremos excluidos ya que nuestras igualmente precarias y miserables pensiones, por el hecho de ser “no contributivas”, producto de leyes reparatorias, no serían consideradas, sufriendo así una nueva discriminación.

Es por este motivo que exigimos que cualquier medida que se tome en relación a mejorar las pensiones de los más pobres, se considere explícitamente también a aquellas pensiones que otorga el estado como medidas administrativas de reparación a las víctimas de atropellos a sus derechos humanos.

Adjuntamos también nuestra reciente declaración en relación al momento y contexto que enfrentamos como país.

Esperamos que usted, al recibir esta carta, nos responda indicando su posición y sus intenciones respecto de lo que aquí hemos expuesto. Por favor, envíe su respuesta a nuestro correo electrónico unexpp.ong05@gmail.com (luego de ong es cero cinco).

Atentamente.
Nelly Cárcamo Vargas
Presidenta Nacional de la UNExPP de Chile
Santiago, 2 de noviembre de 2019.